La Amazonía es uno de los hábitats naturales más extensos y biodiversamente ricos del planeta, por ello es que su importancia no se limita a su posición geográfica, sino que es primordial para el equilibrio general de la Tierra. Pero su gran extensión también la vuelve más vulnerable ya que recorre 8 naciones que varían en políticas de preservación. Cada una de ellas enfrenta sus propias problemáticas en cuestión de tala ilegal, tráfico de la vida silvestre y la destrucción de los ecosistemas. Desde hace años en la provincia de Sucumbíos, en la Amazonía ecuatoriana, se está suscitando el peor escenario de contaminación, el derramamiento de petróleo. Y como una medida desesperada para salvar a la Amazonía de la región, el turismo bajo el nombre Toxic Tour se ha convertido en una herramienta para dar a conocer al mundo el desastre ecológico provocado por una multinacional.

toxic tour amazonia
UDAPT

Contaminación petrolera

Desde hace décadas, las compañías buscadoras del oro negro suelen invadir regiones de la selva amazónica para la extracción de petróleo. Con esto provocan daños irreparables al ecosistema, afectando también a los pueblos indígenas que viven de los recursos naturales de la región. Entre las provincias más afectadas de la Amazonía ecuatoriana se encuentran Sucumbíos y Orellana. Ambas contaminadas con derramamientos de petróleo ocasionados por la multinacional Texaco (más tarde Chevron).

En 1972, la multinacional comenzó a extraer petróleo en Sucumbíos, desde entonces los ríos y el bosque han visto derramarse millones de litros de agua tóxica en sus áreas naturales. Acorde con cifras de la Unión de Afectados y Afectadas por las Operaciones Petroleras de Taxcon (UDAPT), al menos 64 mil millones de litros de agua tóxica y 650 mil barriles de petróleo crudo se han derramado en la región. El daño se ha esparcido como un cáncer, infiltrándose en el hábitat natural, pero también en los alimentos y el agua consumidos por los habitantes de comunidades indígenas circundantes.

toxic tour amazonia
Gianmarco di Constanzo

Toxic Tour, cuando el turismo es la única salida

La UDAPT ha procedido legalmente en contra de la multinacional, para exigir justicia ante el desastre ecológico que está acabando con la Amazonía ecuatoriana. Sin embargo, en un estira y afloja legal en donde no se han obtenido resultados a favor de la selva, la UDAPT saco la originalidad a relucir. Crearon una nueva forma de turismo conocida como Toxic Tour.

El Toxic Tour consiste en un recorrido por la Amazonía ecuatoriana para sensibilizar y concienciar a los visitantes sobre los desastres ambientales ocasionados por las industrias petroleras. Se trata de una visita guiada a través de las zonas más contaminadas de la provincia, para evidenciar los daños ocasionados a la naturaleza. Permite observar numerosos pozos de petróleo, piscinas de crudo y las zonas más contaminadas.

Una vez más las comunidades indígenas demuestran que son los más grandes defensores de los bosques. Saben cómo gestionar las grandes selvas de manera sustentable y buscan justicia para salvaguardar el patrimonio natural tan importante para el planeta. El Toxic Tour es un claro ejemplo de ello. Sólo dando a conocer las deplorables condiciones en que la Amazonía se encuentra, es que el tema cobrará relevancia para impulsar nuevas plataformas de apoyo.