Las tormentas en alta mar han sido, desde siempre, inspiración para la mente humana: desde piezas literarias y cinematográficas hasta pensamientos filosóficos interiores y de gran valor. Lo tempestuoso de las tormentas nos atrae de una forma que ningún peligro puede, ya sea por su sofisticado caos que invita a la reflexión interior, por los incontables paisajes de estética fractal que nos regalan los relámpagos o inclusive la idea tan simple de observar su enigmática belleza en el cielo. Y si a esto le agregamos el fantástico espejo que se conjuga entre el mar y el fenómeno tormentoso en el cielo, el resultado debe de ser, para quienes lo han vivido, simplemente fascinante. 

Sin embargo, la gran belleza de una tormenta parece aterradora cuando provoca la inestabilidad del mar y se está tripulando un barco. Hoy día existen barcos que cuentan con diseños que les permiten “cortar” las olas, pero esto no quiere decir que sea 100% viable salir ileso. Para darte una muestra de ello, te compartimos este extraordinario video grabado en primera persona por un hombre que presenció una tormenta en medio del mar

Corey Smith, un técnico de servicios marinos, se encontraba trabajando en un velero cuando una poderosa tormenta azotó Chatham, en Massachusetts. Las olas agitadas se mueven onduladamente en proporciones gigantescas: