Títulos de libros ficticios que expresan exactamente lo que sientes y quieres

El original compendio incluye títulos de filosofía, de autoayuda y extensos tratados sobre los sentimientos.

Los títulos de los libros definen, y a veces resumen, una infinidad de cuestiones humanas –y no tan humanas–. Existen buenos títulos y malos títulos: los que no dicen nada o dicen todo; así como también existen los títulos que son una abierta invitación a la lectura, mientras que otros nos repelen inmediatamente.

Realmente es increíble cuánto puede comunicar un título: cuántas metáforas puede contener y cuantas dudas puede despertar. ¿Es la levedad del ser insoportable? ¿Realmente el coronel no tiene quien le escriba? ¿Por qué una comedia es divina? ¿Quién es ese Don Quijote?

Pero pocos títulos nos confrontan tan directamente como los que creó Johan Deckmann, un artista que vive en Copenhague y que vio la fuerza expresiva que puede tener un título, pese a ser tan sintético –o quizá, precisamente por eso–.

titulos-libros-ficticios-arte-contemporaneo-lenguaje

Deckmann creó una serie de libros con títulos ficticios que en realidad expresan emociones que todos hemos sentido o pensamientos que todos hemos tenido, demostrando cuán poderosa puede ser esa síntesis del lenguaje que caracteriza a los títulos.

Este original trabajo es además una meticulosa creación, pues Deckmann pintó y encuadernó los libros a mano. Pero quizá la característica más singular –y adorable– es cómo el tamaño de los libros está vinculado con el mensaje del título, lo que hace de la espacialidad otra forma de expresión en esta obra.

Cabe mencionar que Deckmann es también practicante de psicoterapia, lo cual lo ha aproximado al uso del lenguaje y lo ha hecho ver cuán complejas se vuelven las ideas durante las terapias. Quizá por eso decidió usar el lenguaje con con la ironía confrontativa que caracteriza a esta obra.

Pero mejor mira tú mismo un poco más de esta interesante propuesta –y ve con cuántos títulos te identificas–:

titulos-libros-ficticios-arte-contemporaneo-lenguaje

titulos-libros-ficticios-arte-contemporaneo-lenguaje

titulos-libros-ficticios-arte-contemporaneo-lenguaje

titulos-libros-ficticios-arte-contemporaneo-lenguaje

titulos-libros-ficticios-arte-contemporaneo-lenguaje

titulos-libros-ficticios-arte-contemporaneo-lenguaje

titulos-libros-ficticios-arte-contemporaneo-lenguaje

titulos-libros-ficticios-arte-contemporaneo-lenguaje

titulos-libros-ficticios-arte-contemporaneo-lenguaje



Estas son hoy las 5 ciudades más creativas del mundo

Estas ciudades están atrayendo a creativos y artistas de todo el mundo, y se han convertido en iconos de inspiración contemporánea.

Más allá de un fenómeno individual, la creatividad es también un pulso colectivo. Incluso podríamos hablar de ella como un proceso social, en el cual participan numerosas fuerzas. Hay ambientes, geografías o momentos históricos que, sin duda, favorecen el cultivo de esta cualidad humana.

Considerando lo anterior, la BBC se propuso definir las cinco ciudades que en la actualidad presumen de más ingredientes necesarios para estimular la creatividad. Las causas son seguramente varias, pero evidentemente hay algo magnético en cada una de estas urbes aconteciendo justo en este instante, y que está atrayendo a creativos de alrededor del mundo.

 

Ciudad de México (México)

Quizá nunca antes en su historia (o por lo menos no durante varias décadas) la Ciudad de México había manifestado tal energía creativa como ahora. Su eclecticismo cultural, además de su vibrante vida cotidiana e historia, han hecho de esta capital una de las urbes consentidas de la creatividad contemporánea.

cdmx-arte-contemporaneo-mexico

 

Belgrado (Serbia)

Juvenil, vibrante, intenso, así podríamos definir el momento actual por que el que atraviesa la capital de Serbia. Tras décadas en el olvido, esta ciudad comienza a manifestar nuevamente un algo único, inspirador, que está atrayendo cada vez más movidas culturales. 

belgrado-arte-galerias-actualidad

 

Dakar (Senegal) 

Una explosión juvenil se registra en este lugar desde hace unos años. Gracias a la visita frecuente de surfistas de todo el mundo, aunado a una boyante escena de moda y diseño, la capital de Senegal es uno de los sitios más inquietos y dinámicos en la actualidad. En pocas palabras, aquí confluyen los ingredientes perfectos para detonar una poderosa escena creativa.   

dakar-arte-moda-senegal

 

Bangkok (Tailandia)

Bangkok fue alguna vez famosa por su distrito rojo. Afortunadamente, la atracción que éste generaba ha ido transformándose gracias a una exótica industria creativa. Caos, grafiti, rap, gastronomía y muchos espacios artísticos, son hoy los elementos que atraen a cientos de miles de personas cada año, la mayoría jóvenes, que buscan disfrutar o incluso alimentar la cara artística de la capital tailandesa.
bangkok-arte-cultura-museos

 

Sharjah (Emiratos Árabes Unidos)

En contraste con otros estados de los Emiratos Árabes, por ejemplo Abu-Dhabi, Sharjah ha cultivado una escena sustentable, consciente y más artesanal. Así que si lo tuyo son las pequeñas galerías y pulsos creativos por sobre los grandes museos y fastuosas casas de arte, esta ciudad árabe te va a fascinar. 

sharjah-arte-contemporaneo-creatividad

 

 

*Foto principal: ciudad de Sharjah //Radisson Blu Blog



El error puede ser un arte (y estas fotografías lo celebran)

Los errores son fundamentales en nuestra existencia y evolución; por eso hay que celebrarlos.

Pocas propiedades más humanas que errar. No importa tu edad o personalidad, seguramente te has equivocado, y sin duda te volverás a equivocar. Y aunque culturalmente nos han enseñado a percibir este acto como algo lamentable, lo cierto es que hay pocas herramientas más educativas a nuestra disposición que equivocarse

Para celebrar el arte del error, qué mejor que recurrir a la fotografía, una técnica que supuestamente capta la realidad “tal como es”. Por eso, atestiguar cómo el error, a través de la foto, distorsiona la realidad, es absolutamente aleccionador. La realidad, si es que podemos hablar de ella así, en singular, es naturalmente falible.

Una nueva exposición, Don’t! Photography and the Art of Mistakes, reúne una serie de imágenes capturadas por artistas que explícitamente decidieron ignorar las reglas ópticas para asegurar así fotografías “erróneas”. Y, hay que admitirlo, el error se revela como algo seductor o, al menos, sugerente. 

Pero esta muestra, que se exhibirá en el Museo de Arte Moderno de San Francisco, no sólo despierta reflexiones como las que incluimos en las primeras líneas de esta nota; también representa una suerte de arrojo contracultura en la era de la masificación de la fotografía (cortesía de smartphones y redes como Instagram), fenómeno que le rinde culto a la “perfección” de las imágenes y de sus protagonistas (vía filtros de Photoshop) y, en resumen, al afán de cumplir cabalmente con los cánones de belleza y estatus.

Celebremos, pues, el error y la imperfección.

fotos-errores-fantasmas

errores-fotograficos-glitches

imagenes-errores-defectos

 

*  Imágenes: 1) Sarah Cwynar, 2) Ralph Eugene Meattyard,

3) Lee Friedlander y Jacques-Henri Lartigue