Olvida unos instantes el mundo: mira a los perritos de Tilda Swinton correr por la playa

Nadie podría negarse a perder la noción del tiempo viendo a estos adorables cachorros…

No ha sido una semana, un mes, ni un año fácil para existir en este planetaTenemos hasta 2030 para evitar una catástrofe global, mientras que la contaminación, las fake news y el fascismo están a la orden del día. En fin, es larga la lista de razones que tenemos para sentirnos mal. Pero, contra todo pronóstico, hay cosas en este mundo que siguen siendo bellas. Una de ellas es el arte, en especial la música. La otra son los perritos, y más aún los de la actriz Tilda Swinton, que fueron protagonistas de este encantador video.

Todas estas cosas se juntan en Glass Handel, una instalación de arte multimedial que combina danza, ópera, teatro y video. Esta obra rebosa de estrellas: Phillip Glass, Justin Peck y James Ivory son algunos de los nombres famosos involucrados en ella. La siempre magnífica Tilda Swinton nos trae ahora el gusto de haber codirigido el siguiente video junto con su pareja Sandro Kopp, en el que las mascotas de ambos son los protagonistas. 

Los cachorritos son plenamente alegres en esta obra; se divierten en cámara lenta al ritmo de un aria (pieza musical), y se multiplican sutilmente gracias a algunos efectos psicodélicos.

Sabemos que ver este video probablemente no te haga sentir mejor, y quizá no debería: es importante seguir preocupándonos por lo que ocurre en nuestro planeta. Pero también es cierto que ver a un montón de hermosos perros correr felices por la playa no te quitará demasiado tiempo y te traerá algo de paz interior. ¿Para qué negarse?

Observa el video aquí y, de paso, admira algunas fotografías de la instalación en este enlace.

 



El origen de la vida es poesía pura y demuestra que todo está conectado

Un experimento demostró cómo la vida se originó en el fondo del mar (a partir de moléculas provenientes del espacio).

Tenemos cuentas pendientes con nuestro más remoto pasado. La idea de encontrar nuestros orígenes nos sigue fascinando, quizá porque simbólicamente sería como un regreso a lo natural. Y vaya que nos hace falta reconectarnos con todo eso que fuimos hace mucho, mucho tiempo. Porque además, en nuestros orígenes está la prueba de que todo está conectado.

Pero, ¿cómo empezó todo?
No sólo la vida humana, sino la vida en la tierra.

Al parecer, la respuesta está en el fondo del mar. Un estudio publicado en la revista Proceedings imitó las condiciones del océano para observar cómo las moléculas inertes cobraban vida.

origen-vida-oceano-donde-origino-2

 

El agua caliente que generaban estos respiraderos hidrotermales en el océano antiguo crearon condiciones químicas que permitieron la formación de aminoácidos. Estos fueron los componentes básicos de las proteínas, encargadas de las primeras funciones metabólicas. Tales condiciones, así como la composición del océano, es lo que los investigadores de la University of Southern Denmark imitaron.

Su maqueta era una mezcla de agua alcalinizada, calentada a 70 grados y que constaba de minerales y moléculas como el piruvato y el amoníaco, que fueron precursores de los aminoácidos y abundaban en la Tierra primitiva. También agregaron “óxido verde”, el término común para el hidróxido de hierro.

El equipo pudo observar la formación de un par de aminoácidos tan pronto como se introdujeron pequeñas cantidades de oxígeno en el agua, un elemento escaso en aquel entonces.

Así, podemos saber de qué tipo de entornos específicos surgió la vida.

Si el océano tuvo tanto que ver con la formación de primigenias moléculas orgánicas, estaríamos ante un fenómeno por demás poético y casi mitológico. Una correlación de sucesos que demostraría cómo todo ha estado conectado desde el origen.

Y es que tanto el cielo –la atmósfera– como lo más profundo de la Tierra –el océano– hubieron de trabajar en conjunto para que surgiera la vida. Incluso el universo conspiró para crear vida en nuestro planeta, ya que más de la mitad de los átomos que conforman nuestro cuerpo podrían provenir de galaxias más allá de la Vía láctea. En eso acuerdan la mayoría de los astrónomos. Así también, es probable que el origen del agua sea cósmico. De hecho, este líquido vital es más antiguo que el sol y la luna, y podría tener más de 4 mil millones de años en caso de que esta teoría esté en lo correcto.

Es así que la vida no puede pensarse sino como un auténtico milagro natural, cuyos orígenes nos hacen pensar que si todo nació conectado, el futuro depende de que todo siga en sintonía.

 

 

*Imágenes: 1) un modelo de protocélula, NSF (edición Ecoosfera); 2) Richard Bizley/SPL