Hallazgos para cuestionarlo todo: al parecer, la Tierra tiene más de una luna

¿Una suerte de infidelidad planetaria?

En torno al affaire entre la Tierra y la luna han surgido mitologías, se han recitado poemas y se han cantado melodías. Y es que desde el principio de los tiempos nos ha fascinado la luna, que se aparece, con su encanto masivo, como la sempiterna compañera de nuestro planeta.

O eso era lo que se creía hasta ahora. Porque tal parece que nuestro planeta tiene más de una luna: ¿acaso una suerte de infidelidad planetaria?

tierra-tiene-mas-de-una-luna-mini-lunas

En una nueva investigación halló evidencia que apunta a que nuestro planeta captura minilunas de vez en cuando. Estos pequeños asteroides se volverían, según la hipótesis y de manera temporal, una suerte de satélites, como la luna.

Según los investigadores, el descubrimiento de estos satélites llamados “objetos temporalmente capturados” (TCO por sus siglas en inglés) y nombrados “minilunas”, podría implicar importantes avances en el campo de la astronomía y nuestra comprensión del cosmos.

Y es que durante mucho tiempo se creyó que era improbable que objetos geocéntricos naturales –que no fueran los satélites conocidos u objetos artificiales– pudieran entrar en órbita con planetas como la Tierra. Sobre todo porque, hasta ahora, no había evidencia de ningún objeto natural en órbita que no fuese nuestra querida luna.

Ahora se sabe que esto es posible. Sólo que, al parecer, no se había detectado antes una “miniluna” porque son realmente diminutas, ya que apenas llegan a alcanzar el metro de altura.

tierra-tiene-mas-de-una-luna-mini-lunas

Gracias a estos avances podremos saber más de la naturaleza de los asteroides, así como de la relación entre los planetas y sus lunas, y mucha otra data celestial hasta ahora desconocida. Esto será posible mediante el estudio más directo y controlado de los asteroides a partir de las minilunas –por ejemplo, de su estructura interna–, pues se podrá estudiarlas en estado puro, y no como a los asteroides caídos en la Tierra, cuyas condiciones están deterioradas.

Además es probable que, gracias a estos affairs de nuestro planeta con otras lunas, podamos generar nueva tecnología a partir del análisis de estos satélites –por ejemplo, deflectores de asteroides–.

Pero los astrónomos tienen todavía que hallar la manera de detectar las microscópicas minilunas, para lo cual ya está siendo construido en el norte de Chile un telescopio, llamado Large Synoptic Survey Telescope (LSST), cuya misión concreta será ubicar minilunas para su posterior estudio.

Así que habrá que estar al tanto de estos romances cósmicos y lo que implicarán para la astronomía del futuro.



Si eres mujer, la luna llena afecta tu calidad de sueño (incluso días antes 🌕)

Sorpresivamente, los cambios en los patrones del sueño no parecen tener nada que ver con la luminosidad ni con las creencias individuales.

Los diferentes ciclos de la luna han dado lugar a mitos y creencias en todas las culturas acerca de sus posibles efectos sobre las cosechas, las mareas, las fases reproductivas y numerosas supersticiones populares ligadas a su luminosa presencia nocturna.

Pero si adoptamos un punto de vista evolutivo, las fases de la luna y su relación con los hábitos nocturnos del sueño parecen tener un vínculo que delata funciones recesivas de nuestra programación genética.

Un estudio publicado en la revista Current Biology analizó los patrones del sueño y niveles hormonales de una pequeña muestra de 33 personas, hombres y mujeres de entre 20 y 74 años.

En estrictas condiciones de laboratorio, los encefalogramas de la actividad cerebral de los participantes revelaron que, durante la luna llena, el sueño profundo disminuyó en un 30%, el tiempo para quedarse dormido aumentó 5 minutos y la duración total del tiempo de sueño se redujo 20 minutos (aunque tal vez los investigadores no tomaron en cuenta el hecho de que puede ser difícil dormir en un laboratorio lleno de instrumentos durante todo un ciclo lunar, 29.5 días).

 

A la luz de la luna

Curiosamente, las condiciones de este estudio dejaron fuera los factores subjetivos y creencias particulares de los participantes, a quienes se les informó que estaban en un estudio sobre el sueño, pero no sobre su relación con la luna.

De esta manera, el brillo de la luna no fue un factor a tomar en cuenta, dado que el laboratorio no tenía ventanas; además, dejar fuera este factor permitió que la investigación sobre la percepción subjetiva del propio descanso no afectara las muestras de actividad cerebral y niveles hormonales.

Los investigadores incluso notaron una pronunciada caída de melatonina, la hormona que nos incita suavemente a los brazos de Morfeo. ¿Pero por qué reaccionan así nuestros cuerpos?

 

La luna las mantiene despiertas

Una teoría es que, al igual que otras especies de animales, los humanos primigenios tenían un ciclo circadiano y reproductivo estrechamente vinculado con las fases de la luna, por lo que se trataría de un factor recesivo ancestral, aunque la existencia de este rasgo se encuentra en medio de una disputa.

Por otra parte, gracias a un estudio de la Sociedad Europea para la Investigación del Sueño, fue posible comprobar, en una muestra de 205 personas, que las mujeres vieron reducidos sus ciclos de sueño profundo, incluso días antes de la luna llena. 

En el estudio participaron 91 hombres y 114 mujeres de entre 20 y 84 años y razonablemente sanos. Se tomaron pruebas clínicas durante el sueño (nuevamente en laboratorios alejados de ventanas) donde:

los análisis diferenciados para hombres y mujeres indicaron que el tiempo total de sueño en mujeres, en la fase 4 de sueño profundo y el sueño REM, se redujo cuando el sueño ocurrió cerca de la luna llena, mientras que en los hombres, el sueño REM aumentó al rededor de la luna llena.

luna-llena-sueño-mujeres
El magnetismo lunar sobre nuestros sueños despierta nuestra imaginación, ¿pero qué tan comprobable es?

 

A pesar de esto, los autores se muestran conservadores en cuanto a concluir que existe un vínculo exacto, pues por ahora contamos con “evidencia limitada para [comprobar] el efecto de la fase lunar sobre el sueño humano”.

¿Sientes que la luna afecta tu descanso, tus sueños o incluso tu estado de ánimo? Nos encantaría leerte en los comentarios.



Esta es la única pieza de arte que existe en la luna

Esta pequeña escultura fue depositada por un astronauta sobre la superficie de la luna en 1971.

El impulso artístico del ser humano ya ha llegado al espacio exterior en más de una ocasión. Por ejemplo, tenemos un nanosatélite que emite canciones mexicanas mientras navega el cosmos. Sin embargo, en la luna, el sugerente satélite natural al que llegamos por primera vez hace 50 años, apenas hemos depositado una pincelada de arte.

El inventario de objetos humanos que habitan suelo lunar es amplio. Hasta la fecha hay más de 800, incluidos sensores soviéticos y pelotas de golf. Pero entre todos, hay uno que destaca por ser la única pieza de arte. Se trata de la figurilla de un astronauta, creada por el artista belga Paul Van Hoeydonck. 

Atlas Obscura señala que Carolyn Russo, curadora de arte de la NASA, escribe en su libro Artifacts of Flight:

En Apolo 15, la cuarta misión que aterrizó en la luna, los astronautas David Scott y James Irwin, dejaron en la superficie lunar un tributo para los heroicos soviéticos y estadounidenses que arriesgaron y perdieron la vida dentro de programas espaciales.  

obra-arte-luna-astronauta

La pequeña pieza de aluminio, que se mantiene ahí desde 1971, se acompaña de una placa con los nombres de los 14 caídos en misiones espaciales. Por cierto, llama la atención que aunque el memorial fue colocado justo durante la rivalidad espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética, esta pequeña pieza tributa tanto a unos como a otros. El arte puede unir a los seres humanos, incluso en otros planetas.