El síndrome de “no puedo, tengo cosas que hacer” o “estoy demasiado ocupado” nos mantiene atados a una cadena interminable de responsabilidad excesiva. Seguramente te ha sucedido que constantemente dices que no a compromisos familiares, sociales e incluso personales porque, para ti, el tiempo libre es una ilusión o simplemente sientes que el tiempo pasa demasiado rápido.

tiempo libre tener estres-filosofia-zen-trabajo mente

Pero, ¿será real que tus tareas jamás se acaban o únicamente es una percepción de tu pensamiento? Es posible que tu mente se sienta ocupada y llena de cosas, pero en realidad el tiempo del día es más que suficiente para lograr cumplir con tus compromisos.  

La filosofía zen ha trabajado durante siglos en el cultivo de la calma y la paz en el alma humana. Kodo Sawaki, divulgador del zen japonés, consideraba que las personas debían deshacerse de las cadenas del mundo material y que esto las llevaría a eliminar los pensamientos obsesivos que les impiden regresar al autoconocimiento.

tiempo libre tener estres-filosofia-zen-trabajo mente

Sawaki afirmaba que “la mitad de lo que la gente hace en su vida no tiene sentido y es un derroche”. Esta perspectiva no busca alimentar la idea de una vida sin propósito, sino que más bien exhorta a considerar que la teoría “a mayor esfuerzo serás mejor” no es una ley de vida.

Es una invitación a trascender las circunstancias que vives día a día para detenerte en aquellas que te otorgan momentos de valor inigualable. No conviertas en realidad la sensación de que no tienes tiempo. Abre las posibilidades y aprende a tener un equilibrio entre lo que no es necesario y lo que suma valor a tu existencia.

tiempo libre tener estres-filosofia-zen-trabajo mente

También en Ecoosfera: El fabuloso hábito de cultivar la calma para enfrentar la frustración (una enseñanza zen)

 

Identifica los componentes del hábito de estar siempre ocupado (o evitar el tiempo libre)

El primer paso para acabar con este hábito será identificar los elementos que te hacen parte de la ola de seres humanos sin tiempo libre. No bastará con que digas sí o no a los puntos de la siguiente lista: fluye hacia una introspección y reconoce el impacto de estos componentes en tu vida.

 

Tú lo arreglas todo

Dices que sí a cualquier compromiso laboral, sin importar que sea una carga mayor para tus posibilidades. Te cuesta decir que no, no porque te sientes incapaz o por las consecuencias, sino porque te duele no ser tú quien lo resuelva o esté a cargo de ello. Ten en mente que menos es más. Hacer mucho no significa que lo estás haciendo bien; concéntrate en poco, pero pon todo tu compromiso en ello. El tiempo libre depende de ti. 

 

Siempre debes estar moviéndote o haciendo algo 

Un momento de descanso puede sentirse como una pérdida de productividad. Si un día tu agenda parece estar un poco libre y manejable, buscas la forma de llenarla con algo. Tu hábito mental de “siempre estar ocupado” no te permite descansar y fuerza la aparición de nuevas cosas para saciar una lista que jamás terminará.

tiempo libre tener estres-filosofia-zen-trabajo mente

 

Evitas conectar con actividades que tengan un significado

¿Cuántas cosas de las que haces tienen un motivo real para tu vida? Cuando el único propósito de tu vida se ha vuelto cumplir con tareas, todo pierde el sentido. Es muy simple tachar y agregar compromisos a la lista sin profundizar en alguno. Te conviertes en una hormiga trabajadora que no cuestiona su comportamiento y sólo actúa por inercia.

No evites la conexión personal con lo que logras cada día.

Una forma de alimentar tu mente y hacer que se sienta satisfecha con el trabajo es recompensándola con actividades que nutren tu felicidad y tu intelecto. No vivas a través de la rutina, encuentra los detalles que pueden hacer más significativa tu agenda y encuentra lo que te llena verdaderamente.

No te sientes satisfecho si no cumples con tus actividades

En este hábito jamás encontrarás un límite. Nunca estás satisfecho porque piensas que pudiste hacer más. Este elemento afecta seriamente tu percepción sobre la capacidad que tienes para hacer las cosas. Como nunca hay un efecto de satisfacción por haber logrado algo, terminas por lamentarte por la falta de cumplimiento. La narrativa mental no te deja reconocer tus logros.

La única manera de limitar este componente es a través de liberar el pensamiento de la narrativa tóxica. Esto no será sencillo, pues vives acostumbrado a trabajar de acuerdo con lo que dicta tu cerebro. La clave es cuestionar si lo que haces es productivo o no para el crecimiento de tu vida.

tiempo libre tener estres-filosofia-zen-trabajo mente

 

Te mantienes ocupado para evitar enfrentar los verdaderos retos

A veces es más fácil desviarnos del camino, en lugar de intentar pasar el obstáculo. Una mente ocupada siempre es buena evitando lo que causa conflicto. ¿Por qué prefieres hacer cosas pequeñas y más sencillas de resolver que tareas más pesadas y que toman más tiempo?

A veces tomarse el tiempo para resolver algo complejo nos enseña más que hacer 1,000 tareas fáciles. No te quedes en la superficie y explora la profundidad de lo que supone un nuevo reto en tu vida. Encuentra una nueva forma de ser tú, de sentir una satisfacción nueva al conseguir algo significativo.

Trabaja en ti mismo, reconoce cada uno de los factores que determinan tu hábito de siempre estar ocupado y transforma a este último en un hábito de libertad y autoconocimiento. Aprende a generar tiempo libre. El poder está en ti, no hay recetas mágicas para un cambio radical. Tú decides hasta qué punto llegar y cómo navegar en las aguas de la vida.

 

Sigue leyendo: Aprende a caminar y respirar como un monje zen