Tendencias en comida que están evolucionando la manera en que comemos

Este 2018 han ocurrido grandes cambios en las tendencias en comida. Y esto es lo que viene.

Las formas en las que obtenemos alimentos y los comemos están moldeadas por el tiempo. Y podría decirse que cada cierto tiempo se presentan grandes cambios de época, donde una tendencia en comida sustituye a otra.

Podría decirse, también, que pocas son las industrias en las cuales esos cambios son tan vertiginosos y veloces como lo son actualmente en la industria de los alimentos. Pero antes no era así.

tendencias-comida-2018-industria-alimentariaHace mucho tiempo, la disponibilidad de alimentos dependía de lo que el propio ecosistema proveyera, hasta que los viajes posibilitaron el intercambio de nuevos y exóticos alimentos. No obstante, los viajes dependían de costosas y a veces peligrosas expediciones, hasta que la industria alimentaria creció conforme el mundo se globalizaba y se tecnologizaba.

Con ello, las posibilidades de saborearlo todo se potenciaron cada vez más. Pero comer es más que un placer: los cambios en las tendencias alimenticias han sido siempre contundentes, y siempre han tenido un fuerte impacto sobre la evolución humana. Y no termina ahí: nosotros mismos moldeamos también los cambios en la industria alimentaria debido a cómo comemos.

tendencias-comida-2018-industria-alimentaria

En la actualidad, el factor consumidor es más decisivo que nunca, y está provocando una transformación a gran escala en la industria alimentaria. Según la revista Forbes, 17 CEOs de grandes compañías de comida cedieron su lugar a mentes más jóvenes para renovar sus mercados; quizá porque gran parte de los cambios sobre las tendencias en comida provienen de las frescas ideas de la generación millennial.

Esta generación es la que ha impulsado una nueva manera de consumir, a partir de una genuina preocupación por la procedencia de los productos, así como una indagación exhaustiva por verificar que éstos sean hechos de manera ética y responsable. Esto y muchas otras cosas han revolucionado nuestra relación con la comida.

A continuación te mostramos algunas de las más positivas tendencias que ya han hecho eco, y que podrían crecer para el año 2019.

 

1. Tacto, textura y sonido

tendencias-comida-2018-industria-alimentaria

La textura de los alimentos ha aparecido como una atrayente tendencia en Instagram, y parece que se volverá importante en la producción y el empaque de alimentos. Este es un fenómeno relacionado también con la tendencia de los orgasmos cerebrales, mismos que son estimulados por ciertos sonidos. Además, las impresoras 3D podrían revolucionar muy pronto la experiencia táctil de la comida –así como ayudar a solucionar la hambruna global–. Todo esto hará de la experiencia culinaria algo con muchas más posibilidades, y podría atraer nuevas miradas juveniles al universo de la comida y su potencial.

 

2. Simpleza y originalidad

tendencias-comida-2018-industria-alimentaria

Hace no mucho, una bella tendencia en comida invadió el mundo digital: congelar flores y frutas para embellecer los hielos y lograr que le dieran un sabor a las bebidas al derretirse. Ahora también se ha convertido en tendencia el acto de adornar la comida con flores. Y aunque en esto no todo es un aporte nutricional, es síntoma de que las nuevas generaciones quieren embellecer aquello que cocinan –a sí mismos o a otros– y, con ello, mostrar cuán estimulante puede ser la preparación de los alimentos.

 

3. Ingredientes sencillos pero infalibles

tendencias-comida-2018-industria-alimentaria

Buscar mejores maneras de alimentarse ha llevado a muchos jóvenes a indagar en los beneficios de cada alimento, según lo que se esté buscando. Quizá la mayor tendencia es buscar una mejor salud, lo que se comprueba con la incursión de ingredientes medicinales, como el jengibre o la cúrcuma, a la dieta occidental. Estas tendencias en comida, estéticas y saludables, indican que las nuevas generaciones sienten curiosidad por el hábito de cocinar, lo que nos lleva al siguiente punto.

 

4. Volver a la cocina

 tendencias-comida-2018-industria-alimentaria

Instagram y otros medios donde se difunden nuevas formas de conciencia contemporánea han ayudado a que los jóvenes vean la importancia de regresar a la cocina, y ello como un hábito no sólo entretenido, sino necesario para su salud y la del mundo. Entre otras cosas, ha sido importante el papel de la improvisación, en estos tiempos donde “no hay tiempo de nada”. Por eso, “reutilizar” los alimentos para inventar platillos se ha vuelto una tendencia. Asimismo, hay una creciente demanda de fuentes confiables que nos proporcionen guías para comer mejor, lo que también es síntoma de que la tendencia es –y será– volver a la cocina, pero con una conciencia renovada.

 

5. Volver al campo

tendencias-comida-2018-industria-alimentaria
Eva Verbeeck

Se estima que, para el 2050, el 90% de la población mundial vivirá en ciudades. Esta problemática ya ha generado que cada vez más gente opte por tener sus propios huertos urbanos, los cuales les ayudan a tener una dieta más verde y autónoma. A la par, existe una nueva generación de jóvenes interesados en la agricultura que están dispuestos a volver al campo. En el futuro, es muy probable que muchos de ellos cuenten con estudios en agronomía y otras ciencias que revolucionen la manera en la que se cultiva, lo cual podría volver a acercarnos a una dieta más basada en plantas que en productos animales o industriales.

 

6. Transparencia

tendencias-comida-2018-industria-alimentaria 

Las grandes compañías ya no se pueden escapar. Las nuevas generaciones están sumamente preocupadas por lo que consumen, no sólo por su salud, sino por la salud colectiva y por la del planeta entero. La exhaustiva verificación de los productos es una tendencia que ha puesto en el mercado nuevos productos sustentables, mientras que las prácticas de compañías como Monsanto están siendo cada vez menos toleradas. Adicionalmente, esta tendencia ha hecho que en muchos países, como en Chile, la información nutrimental en las etiquetas sea mucho más accesible, lo que ha generado que la gente deje de consumir alimentos industrializados repletos de azúcar e ingredientes nocivos.

 

7. Proximidad

tendencias-comida-2018-industria-alimentaria

Lo que las nuevas generaciones demandarán, como ya lo están haciendo movimientos contemporáneos, es que pensemos de manera global pero comamos de manera local. Preferir productos locales será parte de las tendencias debido a los cultivos urbanos, pero también a una mayor conciencia sobre el daño que le hemos hecho al planeta al comer globalizadamente, así como a las economías de los lugares que habitamos.

 

Por último (y entre otras cosas)…

tendencias-comida-2018-industria-alimentaria

El aguacate y el coco seguirán siendo los superalimentos consentidos, la comida vegana seguirá estando entre las más populares –sobre todo si es morada– y los bowls serán la opción de quienes gustan de experimentar y comer variado.

También habrá muchas fusiones de elementos extraños, como los tacos de sushi, y uno que otro desastre, como la sopa ramen servida en tarros con cerveza, mientras que alimentos antes despreciados, como el huevo, volverán a ser consumidos por su valor nutrimental.



Millennials invierten más en productos sustentables (lecciones desde las mentes más frescas)

Esta generación está dispuesta a gastar más dinero en productos y marcas sustentables que de cualquier otra categoría.

Las nuevas generaciones limpian la historia para construir una nueva. La generación millennial es un ejemplo que anula la idea de que los jóvenes son inexpertos y no aportan a la sociedad.

En ese sentido, los consumidores que tienen entre 23 y 41 años son una fuerza dirigida a la sostenibilidad corporativa.

No compran si no comparten los valores de la empresa. La integridad es la nueva moneda con la que los jóvenes están dispuestos a pagar a las marcas y contribuir a la sociedad.

millennials-invierten-sustentabilidad-futuro-medioambiente

 

Dime cómo lo haces y te diré si lo compro (o no)

Según un estudio de Nielsen, empresa dedicada a la investigación de mercados, la generación millennial, que se carateriza por ser más consciente del impacto ambiental y social, basa sus decisiones de compra en un producto que resuene con sus valores personales.

No sólo es el ‘me gusta’ que pueden manifestar en Facebook, sino que existe un auténtico interés en conocer el origen, proceso y sentido de aquellos productos y marcas que consumen:

La activista Melanie Curtin escribe en Inc.:

Cuando busco productos de belleza, mi primera pregunta es “¿Es libre de crueldad?” y no “Qué lindo es el rubor”. Si quiero café, primero quiero saber si es parte del comercio justo. No quiero apoyar a las empresas que no se preocupan por cómo se trata a los animales y/o trabajadores, y quiero apoyar a las que sí lo hacen.

Y así como Melanie, seguro hay más personas de esta generación que se identifican con esa forma de pensar. Basta con observar la realidad en la que se han desarrollado para entender el origen de su filosofía.

Habiendo crecido en un mundo progresivo de globalización y disrupción económica, esta generación tiene una cosmovisión muy diferente en comparación con las generaciones anteriores. Los millennials buscan significado, se reúnen en torno a causas importantes y buscan cada vez más autenticidad.

millennials-invierten-sustentabilidad-futuro-medioambiente

 

Perfil millennial, o los naturalmente obstinados

Son escépticos, naturalmente obstinados, y filtran constantemente cantidades abrumadoras de fuentes, contenido engañoso y fake news. O sea que, si una compañía quiere que los millennials compren su producto, primero necesita venderles su historia:

“Hace poco gasté 38 dólares en una camiseta de una marca a la que le confiaría mi vida: Janne Robinson. Es una poeta feminista joven y fuerte, una inspiración, y confío en su producto porque me compartió cómo obtuvo los materiales para ello”, detalla Curtin; “ella acepta que cuesta mucho más que las camisas de una compañía como H&M”, pero eso es porque sólo usa “material sostenible y prácticas éticas con sus trabajadores”.

Los millennials quieren que la sostenibilidad sea una prioridad. No les gustan las empresas que eligen los beneficios por encima de los objetivos. Pero eso no significa que puedan ser engañados… Las empresas deben tener cuidado al elegir un problema social solamente para verse bien.

El mismo estudio de Nielsen arroja que nueve de cada diez millennials cambiarían las marcas comunes por una que esté asociada a una causa y que están dispuestos a hacer sacrificios personales para tener un impacto en los temas que les importan, aunque eso implique que paguen más por ello.

 

Ser verde millennial: ¿comportamiento o actitud?

millennials-invierten-sustentabilidad-futuro-medioambiente
Foto: Laurel Golio

Los millennials no viven en la verde pradera del bosque. Usan smartphones y son grandes consumidores de tecnología, lo que implica renovación constante, uso de Internet y tiempos muy rápidos. Además de la sostenibilidad, los millennials valoran su tiempo y atención.

A pesar de que adoran las causas con sentido, es necesario preguntarse:

¿ser verde es un comportamiento o una actitud?

Esa pregunta implica una aparente contradicción y es una espada de doble filo. Esto significa que las compañías necesitan ser sostenibles, pero no puede pedirse a los consumidores, en aras de la sostenibilidad, que inviertan más tiempo del que están dispuestos a dar.

A los millennials les gusta la transparencia y detectarán una empresa que no respalda una causa que tenga sentido; en cambio, respetan a las empresas que tienen causas que realmente les importan, y que no sólo las utilizan como una estrategia de marketing ‘ecológica’.

millennials-invierten-sustentabilidad-futuro-medioambiente

 

De clientes a empleados: la decepción

A partir de la última encuesta millennial hecha por Deloitte se puede concluir que la generación está decepcionada, no está conforme con lo que la economía les ofrece.

Las opiniones positivas de los millennials sobre las motivaciones y la ética de los negocios, que habían crecido como tendencia en los últimos 2 años, retrocedieron dramáticamente, al igual que su sentido de lealtad.

Actualmente, sólo una minoría de la generación cree que las empresas se comportan éticamente (48% frente a 65% en el 2017) y que los líderes empresariales se comprometen realmente a ayudar a mejorar la sociedad (47% vs 62% en el 2017).

Aunque la millennial sea una generación polémica y quizás incomprendida, vale la pena profundizar en sus determinaciones y hacer una crítica de ciertos hábitos -como el uso de la tecnología, que puede contaminar o aislar socialmente-, sin dejar de lado las posibilidades que ofrece para mejorar el mundo y a sus habitantes.



Protegido: Muchos dicen que a los millennials no nos importa lo que comemos: demostramos lo contrario

No hay extracto porque es una entrada protegida.

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación: