Últimamente, rara vez tomamos con calma la vida. Incluso sentarnos a ver la televisión se convierte en un viaje lleno de series de acción, programas de violencia o historias dramáticas. Ahora, podemos darle un giro de 180 grados a esto: ¿te imaginas ver la televisión y al mismo tiempo relajarte?

El slow TV o entretenimiento contracultural proporciona aquello que pocas veces nos da la vida moderna: relajación. Digamos que es algo así como la versión zen de la televisión. Este experimento es todo un éxito en Noruega y nos ha llevado a preguntarnos si funcionaría en el resto del mundo.

paisaje-tren-noruega-television

 

Cómo es la televisión relajante o slow TV

Todo comenzó con la transmisión de un viaje en tren desde la ciudad costera de Bergen hasta Oslo: la perfecta mezcla entre las cámaras de un tren, el paisaje y algo de música. La gente podía sintonizar este programa de relajación en el canal de la emisora pública noruega NRK2.

Para sorpresa de los creadores de la televisión relajante, Rune Moklebust y Thomas Hellum, una cuarta parte de los noruegos sintonizaron el viaje del tren. Gracias a que es televisión abierta no hubo comerciales, lo cual permitió disfrutar del espectáculo.

barco-television-relajacion
NRK2

También en Ecoosfera: “Radio Garden”: descubre nuevos paisajes sonoros de todo el mundo

 

Un nuevo estilo de entretenimiento

Este canal es algo único en el mundo. Ciertamente contamos en algunos lugares con programas sobre naturaleza, pero ninguno incluye un viaje en tren con música y que sea reproducido durante 18 horas seguidas.

La clave de este tipo de televisión es crear una línea de tiempo sin interrupciones, donde todas las cosas emocionantes y aburridas de los paisajes estén ahí. En la rutina actual solemos tener muy pocos momentos de aburrimiento y nos la pasamos apurados o estresados.

Este programa es una especie de apertura o escape de la televisión común. Ese ritmo rápido que existe en ella actualmente se transforma en tranquilidad y sorpresa. No todos los programas serán de naturaleza, también pueden ser períodos históricos o paseos en barco.

El propósito es salir de la cápsula, encontrar un espacio inspirador en esa caja de señales. Ya sea un paisaje tranquilo, un recorrido con un oso o una charla en un barco ajeno, casi cualquier escenario es adecuado mientras busque ser contracultural.

 

Sigue leyendo: Paisajes de la naturaleza: el terapéutico azul hielo de la Antártida