Aunque la ciencia establecida no suele considerar válida la existencia de la telepatía, la tecnología moderna avanza rápidamente hacia la telepatía electrónica. Actualmente existen numerosos aparatos que pueden controlarse con el poder del pensamiento, y el científico Christopher James ahora ha creado un aparato para comunicarse de cerebro a cerebro directamente.

James quiso jugar a este juego telepático con su hija, y colocó electrodos en su cabeza. En el experimento el emisor imagina una serie de dígitos binarios, los cuales transmite al imaginar movimiento en su mano derecha o izquierda. Los patrones de pensamiento son registrados por luces LED –con una frecuencia que representa el 0 y otra el 1–.

telepatia cerebros conectados

También en Ecoosfera: 3 experimentos que puedes hacer en casa para comprobar tus dones telepáticos

 

La señal de los LEDs viaja al receptor destellando en una parte específica del ojo, y crea una señal óptica que difunde por el córtex visual del cerebro. Esto se lleva a cabo en ambas direcciones y luego se confirma que el experimento ha sido un éxito.

Aunque para poder transmitir señales telepáticas más complejas por el momento sería necesario implantar electrodos en la superficie del cerebro, este divertido experimento entre un padre y su hija revela un enorme horizonte de posibilidades. Específicamente, la capacidad de escribir información directamente en la mente de los demás, un poco como en la película Inception. O como William Burroughs sugería que hacían los sacerdotes mayas con el pueblo, en una transmisión unidireccional de conceptos. La telepatía electrónica abre las puertas a una nueva frontera de programación mental.