Uzbekistán resguarda en el subsuelo uno de los tesoros artísticos más valiosos de la historia. El metro de Taskent (Tashkent, en inglés) es una joya cultural que antes permanecía en secreto y es el metro más antiguo de Asia Central. En sus paredes se retratan cosmonautas como la primera mujer en el espacio —Valentina Tereshkova— y hay mosaicos de algodón, murales de cerámica, etcétera.

uzbekistan-metro-tashkent-underground-arte
Amos Chapple

Los restos de la época en que los ataques nucleares estaban a la orden del día se reflejan en las instalaciones adaptadas para este tipo de atentados. Es por esto que grandes puertas de acero protegían a los ciudadanos y soldados que debían utilizar el metro de Taskent como refugio.

Letreros recientemente añadidos invitan a la sociedad a reflexionar sobre el simbolismo del metro de Uzbekistán: “La conciencia es un requisito de la era moderna”. No obstante, si antes la amenaza era un ataque nuclear, ahora lo es el terrorismo. En la actualidad, ambas acciones son repudiadas por el ser humano pero perseguidas por el poder. 

Ahora, el metro de Taskent abre sus puertas a la fotografía. La prohibición de tomar imágenes del metro no existe más y el fotógrafo Amos Chapple fue el primer interesado en capturar la magia de este paseo oculto. 

uzbekistan-metro-tashkent-underground-arte-espejos
Amos Chapple
uzbekistan-metro-tashkent-underground-arte-mezquita
Amos Chapple

uzbekistan-metro-tashkent-underground-arte-tren

uzbekistan-metro-tashkent-underground-arte-ceramica

uzbekistan-metro-tashkent-underground-arte-nuclear

 

Sigue leyendo: Esta es la única pieza de arte que existe en la luna