Barcelona prohíbe las corridas de toros