Hay distintas formas de producir efectos de placer en la mente sin recurrir a los pensamientos eróticos, y una forma bastante sencilla es a través de producir estimulaciones sensoriales con sonidos ASMR.

El ASMR es una experiencia auditiva que se conoce como una respuesta sensorial meridiana autónoma, es decir, una sensación que recorre el cuerpo: comienza como un hormigueo en la cabeza para seguir con la parte trasera del cuello hasta llegar a la columna vertebral. Algo muy parecido a los escalofríos.

boredpanda

Al exponer a  nuestro cerebro a una sesión de sonidos ASMR por unos minutos (y con los ojos cerrados), lo más probable es que logremos experimentar sensaciones de euforia psíquica que se transformarán en ligeros cosquilleos en la piel.

Este sería un orgasmo mental inducido por las ondas sensoriales de los sonidos ASMR, el cual no está relacionado en ningún momento con las experiencias sexuales que pueda vivir un ser humano, sino que es provocado por estímulos detonantes que pueden ser desde una voz suave hasta el crujir de algún alimento.

Experimenta un viaje sensorial psíquico auditivo con estos sonidos ASMR:

 

Sigue leyendo: Cómo el sonido se vuelve pensamientos en nuestro cerebro (la “odisea del oído”)