El amor… ¡el amor! Es complicado, ¿no? Las relaciones afectivas están llenas de estereotipos, convencionalismos y hasta implícitas “reglas” que, si las rompemos, nos vemos “mal”. A veces, incluso es la propia presión social la que dicta la manera como debemos llevar nuestra vida en pareja. Nos quieren decir cómo amar, a quién amar, ¡y hasta cuándo debemos casarnos! Porque ser soltero, en teoría, no es una opción… Pero muchos somos solteros, ¿y qué?

solterashorarios

La verdad es que la soltería no es tan mala –y hasta dicen por ahí que los solteros son mejores parejas–. Aunque a veces parezca que la soltería es lo peor que nos puede pasar, lo cierto es que, con el tiempo, aprendemos que puede ser una etapa divertida. ¿Te ha pasado? Bueno, eso es precisamente lo que le sucede a Ana, la protagonista de Solteras, la segunda película del mexicano Luis Javier M. Henaine, que se estrenó el 7 de junio en todas las salas Cinépolis.

Porque ser soltera no es tan malo… ¿o sí?

Ana, interpretada por Cassandra Ciangherotti, es una mujer que no se imagina llegar a los 30 años sin estar casada. Toda su vida gira en torno a su pareja, y sólo espera que llegue por fin el día de su boda… hasta que su pareja la corta.

solteras cinepolis cine mexicano

Tras el traumático suceso, Ana no puede sino ver con desesperación cómo todas sus amigas son exitosas en el amor y se casan, como ella soñaba. Ella se encontrará cada vez más sola y, quejándose todo el tiempo, sólo hallará consuelo comiendo pizza fría en su departamento de soltera.

Pero en lugar de dejarse llevar por la tristeza, Ana buscará la manera de encontrar pareja sin importarle nada. Su convicción la llevará a un curso donde una casamentera orienta a varias mujeres que están en la misma situación que Ana. En un principio, Ana intentará poner en práctica lo aprendido, aunque sin mucho éxito. No obstante, después descubrirá que hay cosas más importantes que encontrar marido a toda costa.

El grupo de “solteronas” que Ana encuentra en el curso resultan ser peculiares, divertidas y carismáticas. ¿Por qué, entonces, están solteras? Bueno, los hombres sabrán. Pero ellas terminarán convirtiéndose en entrañables amigas de Ana. En las buenas, en las malas… y en las situaciones más extravagantes: Ana se dará cuenta de que, más allá de sus fracasos para encontrar marido, sus amigas siempre están ahí, por lo menos para sacarle una sonrisa.

Así, Solteras parte de un aparente cliché para terminar dando un giro tan cómico como inesperado, a partir del cual Ana dejará de sentir que la soltería es una maldición. Solteras se convierte de esta forma en una fresca invitación para repensar la soltería y todo tipo de convenciones respecto al amor. Esta película no sólo te arrancará varias risotadas, sino que te hará descubrir, junto con Ana, que estar casado, soltero, arrejuntado o divorciado es una situación que se vive diferente cuando se valoran otras formas de amor, y no sólo el estereotípico amor romántico de pareja y sus convenciones.

No te pierdas Solteras, que ya está disponible en todas las salas Cinépolis.