La solidaridad hace que nuestros cerebros se sincronicen (mira por qué ocurre)

Nuestros cerebros se sintonizan ante amenazas colectivas, ¿lo sabías?

La palabra solidaridad tiene raíces que empatan con significados y refieren a algo unido, compacto o sólido. En ese sentido, esta palabra no podría estar más rebosante de significado, pues implica que cuando somos solidarios nos volvemos uno y lo mismo con el otro.

Y quizá nunca la solidaridad reluce en toda su potencia como cuando estamos bajo amenazas colectivas, como pueden ser los desastres naturales o las guerras. Nuestra supervivencia colectiva depende de nuestra capacidad para cooperar y coordinarnos con otros, algo que, como han revlado nuevas investigaciones publicadas en la revista Science, es posible gracias a nuestras ondas cerebrales.

solidaridad-neurologia-cerebro-sincroniza-amenazas-sociales

Los investigadores de un reciente estudio realizaron un experimento en el cual 90 participantes, estudiantes chinos de la Universidad de Pekín, fueron divididos en pares. Primero se les pidió que leyeran algunos artículos que delineaban escenarios específicos de amenaza social, como la creciente presión militar por parte de Japón. Después, cada duo tenía que trabajar para completar un tarea llamada “juego de coordinacioón”, que consistía en contar segundos al unísono sin la ayuda de un reloj.

Mediante electroencefalogramas (EEG por sus siglas en inglés) para monitorear las actividades cerebrales de los participantes, los científicos pudieron observar la frecuencia de las ondas gamma en el cerebro, las cuales están relacionadas con el procesamiento del miedo y las amenazas.

El sorprendente resultado fue que estas ondas cerebrales se sincronizaban, creando una sintonía entre la pareja en cuestión, lo que se cree que también podría suceder con más de dos personas. Así se comprobó que la solidaridad tiene bases neurológicas, que recuerdan un poco la idea de los “campos mórficos”, a través de los cuáles se podría explicar la evolución simultánea de nuestra especie a partir de una energía colectiva invisible.

En palabras de una de las investigadoras, Yan Mu:

Estamos emocionados de encontrar cómo las amenazas sociales se “cerebrizan”.

solidaridad-neurologia-cerebro-sincroniza-amenazas-sociales

Sería muy interesante indagar más en las múltiples formas que puede tomar el cerebro colectivo, en situaciones específicas como el trabajo en equipo o en cualquier otro contexto que no sea de amenaza. Incluso (¿por qué no?) se podría investigar lo que sucede en nuestro cerebro cuando participamos en movimientos sociales, lo que hasta ahora ha demostrado ser algo muy benéfico para los jóvenes, especialmente en términos psíquicos.

Porque este estudio demuestra científicamente que somos aquel zoon politikón del que ya hablaba Aristóteles antes de nuestra era: somos animales sociales desde nuestras bases biológicas, tanto como lo somos por crear sociedades complejas. La cuestión es que eso no deje de traducirse en solidaridad, y no en pulsos de competencia nociva entre los individuos. Así, quizá podríamos evolucionar hasta crear nuevas sociedades futuras basadas en la idea de una comuna.

 

* Imágenes: 1) ABC; 2) S. Martínez (Cuartoscuro); 3) Banksy



La ciencia detrás del éxito de “Rick y Morty” (y su legendaria aparición en los Emmys 2018)

Cada capítulo de Rick y Morty es una divertida (y a veces sádica) lección de ciencia, pero también de entretenimiento fuera de este mundo.

Rick and Morty (AdultSwim) es una de las series de animación más exitosas de los últimos años. Sus protagonistas son, bueno, Rick y Morty, un abuelo/científico loco y su nieto perpetuamente confundido entre la adolescencia y su familia disfuncional. Hasta ahora llevan tres temporadas, pero se han anunciado 70 episodios más. Cada capítulo está cargado de locura, eructos, extraterrestres, eructos, y cameos de otros personajes y series, que incluso los llevaron a hacer acto de presencia en los Emmy 2018, al que también fueron nominados por el ya legendario capítulo “Pickle Rick”:

Con una legión creciente de fans, Rick y Morty se ha convertido en un referente para un tipo de humor que no deja de lado la ciencia ni la diversión (con émulos tan buenos como Final Space, por ejemplo). Pero si el protagonista de la serie es un científico loco, alcohólico y un tanto psicópata, ¿qué tanto de ciencia “real” hay en la serie?

En una entrevista con el escritor y productor de la serie, Mike McMahan, algunas de estas cuestiones se abordan. Por un lado, McMahan dice que “tenemos por cierto que la ciencia no hace a los humanos mejores”, y aunque es cierto que la ciencia nos ha hecho avanzar como especie, “es una novedad comparada con la evolución.”

Otras series de ciencia ficción han tocado esa dicotomía, pues los personajes interesantes siempre están cargados de fallas humanas, demasiado humanas, aunque vengan de otras galaxias. “Star Trek solía tocar eso todo el tiempo. Puedes viajar a través de las dimensiones y aun así ponerte celoso… Aún actúas como algo que evolucionó para treparse a un árbol cuando ves un depredador. Y puedes ver mucho de esto en Rick y Morty y sus aventuras.”

Rick y Morty presentan un “emmy” vivo durante los Emmys 2018

Series legendarias como Los Simpson han sido extensamente analizadas desde muchas disciplinas, pero su valor intrínseco recae en que son buenas series de entretenimiento, es decir, en que son divertidas. En el caso de una serie de ciencia ficción ocurre lo mismo: “lo que es importante no es la ciencia que escojas. Es el respeto que tengas por la ciencia y por los personajes viviendo y lidiando con ella, respondiendo realistamente a ella.”

Al infinito y más allá… pero sin líneas temporales alternas

A pesar de que la ciencia “real” todavía esté lejos de poder traspasar una conciencia dentro de un pepinillo o crear todo un planeta de clones, hay terrenos que Rick y Morty aún no ha tocado. Aunque de alguna manera se ha tocado en la serie, la singularidad tecnológica todavía es una frontera: la preocupante idea de que la super inteligencia artificial lleve a la humanidad al colapso. Una idea que mantiene a McMahan despierto por las noches:

A medida que las computadoras se vuelvan más inteligentes y nos aproximemos cada vez más a la singularidad tecnológica, no me preocupa que se vayan a poner como Terminator contra nosotros, sino que me preocupa que hayan estructurado nuestra sociedad y nuestra economía de una forma en la que ya no vaya a existir más un mercado de masas. Ese es mi horror existencial, pero fuera de eso, la mayoría de nosotros somos bastante optimistas de lo que la ciencia y el futuro tienen para la humanidad.

Otro gran ausente (y clásico del género) es el viaje en el tiempo. Esto obedece no tanto a que falten premisas científicas que lo sustenten, sino a motivos narrativos. “Cuando hablamos de los elementos de ciencia ficción y componentes científicos de Rick y Morty, tratamos de retratarlos del modo más plausible que podemos”, de manera que sean divertidos, pero también salpicados con aspectos de ciencia auténtica. Sin embargo,

Lo divertido del viaje en el tiempo es excelente para un drama, pero para el tipo de narración que estamos tratando de construir, es una montaña que no hemos querido remontar. En la primera temporada, Harmon nos decía, ‘Vamos a hacer todo tipo de historias sobre ciencia, pero no nos metamos con los viajes en el tiempo’, y Justin Roiland, el cocreador del show y productor ejecutivo decía ‘Sí, totalmente de acuerdo.’

Una frontera extraña, sin duda: después de todo las reminiscencias entre Rick y Morty con el “Doc” Brown y Marty McFly del clásico Volver al futuro resultan evidentes. ¿Será posible que la frontera del viaje en el tiempo sea más bien una especie de garantía para que Disney no los demande por apropiarse del concepto? La maniática genialidad de Rick, según McMahan, se debe al cocreador de la serie, Dan Harmon. Una parte de él “cree que hay caos en el universo y que eso es algo que debe respetarse. Él canalizó eso en Rick, la fantasía de un humano que encarne eso y no trate de controlarlo, sino estudiarlo.”

¿Te gusta Rick y Morty? ¿Cuáles son tus series animadas favoritas? Cuéntanos en los comentarios.



Sobre mantequilla y yin yang: cómo utilizar las grasas naturales a tu favor

La dualidad existe también en la alimentación, y las grasas no son todo lo malo que nos han hecho creer.

Tu cuerpo está interactuando justo en este instante con los alimentos que has decidido consumir recientemente. Si eliges bien entonces se consuma un equilibrio perfecto entre cuerpo y nutrientes, por eso es esencial estar bien informado sobre lo que realmente es bueno para tu cuerpo y tu salud.

beneficios mantequilla-grasas-saturadas-buenas-salud

Se dice fácil, pero en realidad no solo hay que estar informados, también es imprescindible actualizar toda esa información que ya sabemos, y contrastarla con la realidad

Existen muchos mitos al rededor de numerosos alimentos, producto de la desinformación, o debido a modas pasajeras, que nos llevan a modificar nuestros hábitos –algo extremadamente importante si recordamos que los hábitos son muy fáciles de aprender–.

Pero a los alimentos no se les puede simplemente etiquetar como “buenos” o “malos”. En realidad tienen un cierto dualismo: una suerte de yin yang que nos confronta con la disciplina que se debe tener a la hora de elegir cómo alimentarnos, y así obtener cada uno de los elementos necesarios para nutrir cuerpo y mente. Ese es el caso de la mantequilla y otros productos de origen animal.

mantequilla-beneficios comer

Por mucho tiempo las grasas animales han sido condenadas: mucha gente –buscando huir del colesterol e incluso de enfermedades como el cáncer–, las han suprimido de su dieta. Pero lo cierto es que las grasas, como aquellas de origen animal presentes en la mantequilla–que no es lo mismo que margarina– son vitales para el organismo.

Pero en realidad, las grasas no sólo realzan el sabor de los alimentos…

Su alto contenido de ácido grasos nos ayuda a transportar vitaminas liposolubles esenciales y prolongan la sensación de saciedad.

El consumo de ácidos grasos debe ser un 20% del total de la ingesta diaria, según la FAO.

La mantequilla es uno de los alimentos que nos puede ayudar a obtener los ácidos grasos necesarios en la dieta, desde formas más puras. Más de la mitad de su grasa contiene ácidos grasos monoinsaturados o de “cadena corta y mediana”. Éstos son los que ayudan a mantener el sistema inmune, nos protegen de infecciones gastrointestinales e incluso ayudan a bajar de peso.

mantequilla-grasas-saturadas-buenas-salud

De ahí que la mantequilla es el alimento perfectopara develar los mitos que rodean a las grasas, pues aunque se trata de un ingrediente vital presente en la dieta humana desde siglos atrás, vivió una campaña de condenas injustificadas que han hecho a la gente prescindir de su delicioso sabor y de todos sus beneficios.

¿Qué grasas contiene la mantequilla y por qué son buenas?

beneficios-mantequilla-grasas-saturadas-buenas-salud

La grasa de la mantequilla es la llamada “grasa saturada”, que se encuentra en productos de origen animal, así como en la grasa del coco. ¡Pero espera! Sigue leyendo: la cuestión a tomar en cuenta con este tipo de grasa es que su exceso puede ser malo, como cualquier exceso.

Por eso, se recomienda un consumo que no exceda el 11% del total de la dieta, pero no su total supresión. La deficiencia de grasas como la presente en la mantequilla tiene consecuencias para la salud, que van desde diabetes hasta hipertensión, según la FAO. Al no consumir suficientes grasas nuestro cuerpo no estará metabolizando vitaminas como la A, la E y la K.  Además, una deficiencia de grasas saturadas implica una deficiencia de colesterol bueno.

mantequilla-grasas-saturadas-buenas-salud

El colesterol es necesario para mantener un correcto funcionamiento de los sistemas digestivo y nervioso. Sólo es “malo” cuando es excesivo o cuando proviene de grasas trans.

¡Pero la mantequilla contiene lecitina, una sustancia que regula el colesterol en la sangre!

Así que te proponemos algo…

Si quieres seguir disfrutando de alimentos de origen animal como la mantequilla, pero sin excederte en el consumo de grasa saturada, te proponemos algo: consume menos carne de res y de cerdo, que son las que más grasa aportan –y que más dañan el medio ambiente y la biodiversidad.

mantequilla-grasas-saturadas-buenas-salud
Erica Lea

Mejor consume más grasas como las presentes en el aguacate, las nueces o el salmón, que junto a la mantequilla forman un combo de distintas grasas que equilibrarán tu organismo (y deleitarán tu paladar).

Y a la par, cuídate de mantener alejadas las grasas trans, como las presentes en la margarina y en otras imitaciones de productos lácteos, pues estas son grasas modificadas que no contienen los beneficios de las grasas naturales y que elevan el colesterol malo. Abstente también de productos que usen aceite de palma, pues aunque de origen vegetal, esta grasa es usada en exceso en los productos industriales, los cuales además contienen altos niveles de azucares, harinas refinadas y otros ingredientes nocivos.

Usa las grasas naturales a tu favor, y devuelve a tu paladar el placer de la mantequilla.