El sol podría capturar nuestra mirada por horas, aunque su brillo inmenso sería dañino para nuestras retinas. Pero gracias a que la ciencia busca desesperadamente acercarse a este monstruo de calor, recientemente se obtuvo la que hasta ahora es la mejor foto del sol.

Para captar la grandeza de este cuerpo celeste se necesitan grandes aparatos tecnológicos, y el Telescopio Solar Daniel K. Inouye ubicado en Hawái es el dispositivo que logró un acercamiento increíble a esta estrella.

mejor-foto-sol-telescopio

La imagen podría asemejarse al movimiento de bacterias observado a través de un microscopio, pero la realidad es que este primer plano del sol está conformado por algo parecido a células de plasma que se mueven alrededor de toda la superficie de la estrella extrayendo el calor del centro.

Como burbujas en ebullición, las células mantienen el plasma en su centro para repetir un ciclo en el que se hunden y vuelven a la superficie. Toda esta capa está formada por cápsulas de calor más grandes que Francia, y estos son los detalles que componen al sol.

Nunca antes se había logrado una imagen tan clara de las estructuras solares, y mucho menos se había expuesto su comportamiento en un video. El siguiente paso es medir los campos magnéticos de las burbujas solares. Si los científicos logran tener el control sobre los campos magnéticos, el ser humano será capaz de predecir las erupciones solares, las cuales en ocasiones afectan a los satélites y redes eléctricas de la Tierra.

Por ahora, nos toca disfrutar de un espectáculo lleno de movimiento y fuerza. Imaginar el poderoso calor que yace debajo de esta capa de plasma es tan sólo una parte de la magia: lo que podríamos descubrir sobre esta maravillosa estrella de fuego en el espacio.

sol-imagen
NSO/NSF/AURA

 

Sigue leyendo: Así suena el sol (y sus sonidos son hipnóticos)