Las ciudades sobrepobladas sí tienen beneficios

En teoría, las ciudades sirven para centralizar en una misma geografía poblaciones y servicios diversos. ¿Por qué no estamos sabiendo aprovecharlas?

Las ciudades son organismos que crecen sin control, y de entre todas ellas, las ciudades de Latinoamérica están entre las más densamente pobladas de todo el mundo. Y cuando pensamos que ya no cabe nadie más… siguen creciendo.

Pero la alta densidad de población podría ser una ventaja que las ciudades no están aprovechando.

ciudades sobrepobladas-Jeffrey Milstein
Jeffrey Milstein

Según un reciente estudio del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), la centralización de lugares de trabajo, viviendas y servicios de las grandes concentraciones urbanas presenta una ventaja frente a las ciudades “de antes”: al menos en teoría, si todo está más cerca, todo debería ser accesible para todos.

La densidad de población es una escala que mide la cantidad de personas que viven en un territorio dado. Mientras que en zonas rurales mexicanas la densidad de población promedio es de 61 habitantes por kilómetro cuadrado, en la Ciudad de México esta cifra es de casi 6,000 habitantes por kilómetro cuadrado.

El problema es que las ciudades han crecido sin planeación, con transportes públicos deficientes, con mercados inmobiliarios que encarecen y gentrifican zonas a medida que se expanden, además de una ineficacia gubernamental que no ha sabido modificarse para unificar en lugar de separar.

“La capacidad de las ciudades de aumentar la productividad, la riqueza y el bienestar en mayor proporción que el tráfico, la contaminación, el crimen, la informalidad y la pobreza depende de las políticas públicas, y de que éstas logren aprovechar los beneficios de la urbanización”, afirma el estudio.

Un ejemplo de todos estos factores es la megalópolis de la Ciudad de México: luego de que se impulsaron grandes proyectos de vivienda a finales de los años 80 y principios de los 90 en el siglo pasado, la zona metropolitana se convirtió en una especie de anexo a la ciudad.

ecatepec-densidad-de-poblacion-javier-salinas
Vista aérea de Ecatepec, en el Estado de México (Imagen: Javier Salinas)

Las grandes distancias con los centros de trabajo y los deficientes servicios públicos y de salud, sin contar los alarmantes índices de delincuencia, convirtieron a lugares como Chalco, Ciudad Neza y Ecatepec en focos rojos.

 

Grandes distancias, grandes atrasos

A pesar de que, según cifras de la OCDE, los mexicanos son la población que trabaja más horas al año, esto no se refleja en el ingreso general. Las distancias para llegar al trabajo hacen que el trabajo parezca una hazaña aún más titánica.

Si el trabajador latinoamericano promedio tarda 40 minutos en llegar de su casa al trabajo, en la Ciudad de México, en Bogotá, en São Paulo y Lima el 25% de los trabajadores tardan hasta 1 hora en llegar.

¿Cuál es la solución, según el estudio del CAF? Una alcaldía o gobierno metropolitano que transforme las ciudades actuales, hervideros de caos, en metrópolis interconectadas, con servicios de salud eficientes, transporte público a base de energías limpias y suficientes créditos para acceder a viviendas dignas.

¿Pero realmente será una buena solución darle más poder al gobierno? Si estas medidas no se acompañan de mecanismos de rendición de cuentas (como en el caso actual de la Guardia Civil mexicana, propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador), el ejercicio de los gobiernos seguirá atrapando a los ciudadanos en programas costosos y de poca utilidad. De hecho, muchas ciudades latinoamericanas ya cuentan con este tipo de gobierno, y se sigue esperando que ocurran cambios.

Lo que debe cambiar no es solamente la administración pública, sino la idea misma que tenemos de ciudad. Las fronteras políticas entre delegaciones, alcaldías, ciudades conurbadas y zonas metropolitanas hoy son flexibles, no fijas. No solamente en términos de información sino de movimiento de personas, mercancías e incluso de problemas.

Hasta que no entendamos que los problemas de una comunidad tarde o temprano afectarán a las demás, no estaremos listos para enfrentar los retos del siglo XXI desde una perspectiva realmente planetaria.

 

* Imagen principal: Daily Overview 



Revertir el calentamiento global: científicos logran convertir CO2 en fuente de energía

Este carbón producido industrialmente podría alimentar futuros vehículos y utilizarse como supercapacitador.

En una ironía magistral, científicos de la Universidad de Melbourne lograron dar marcha atrás al “reloj de emisiones” y convertir dióxido de carbono (CO2) en una “sustancia sólida similar al carbón”. El doctor Torben Daeneke, uno de los coautores del experimento, explicó a los medios que 

“hasta la fecha, solo era posible convertir el CO2 en un sólido aplicando temperaturas extremadamente altas, lo que lo volvía poco viable a escala industrial.”

Sin embargo, una serie de nuevas técnicas de emisión negativa permitieron la transformación utilizando un metal líquido con nanopartículas del metal cerio.

Las propiedades del cerio le permiten convertir el CO2 en carbón sólido a temperatura ambiente, lo que mejora las probabilidades de hacerlo viable a nivel industrial.

Negocio redondo o solución al cambio climático?

Según el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, la comunidad global debe eliminar entre 100 mil millones y 1 billón de toneladas métricas de dióxido de carbono de la atmósfera antes del año 2030, si es que deseamos evitar una catástrofe climática.

Hasta el momento, sólo 1% de las emisiones de carbón son eliminadas por métodos industriales. Además, los gobiernos del mundo siguen dependiendo en gran medida de los combustibles fósiles, y ven con cierto desdén o indiferencia las propuestas de energías renovables.

El “rebranding” del carbón en carbón, o el eterno retorno del mercado

La explicación de esto probablemente esté en que los gobiernos se han acostumbrado a esperar la iniciativa de los mercados para desarrollar, a partir de ahí, políticas públicas. Y, cambio climático o no, el mercado está determinado a seguir funcionando; y hasta cierto punto eso puede ser la solución.

Dorna Esrafilzadeh, investigadora de la Universidad de Melbourne, explicó que el carbón obtenido por este método tiene la particularidad de ser un excelente conductor de electricidad, lo que podría hacerlo candidato para impulsar supercapacitadores de futuros vehículos.

Esta técnica también produce combustible sintético en una de sus etapas, el cual podría tener aplicaciones industriales.

Tal vez lo que hacia falta para solucionar el cambio climático era que alguien encontrara la forma de comprar y vender la contaminación misma.



¿Cómo puedo reducir el colesterol? Guía rápida y natural

Al reducir el colesterol tendrás un corazón (y un cerebro) más sanos. Suena bien, ¿no?

El colesterol es una sustancia primordial para nuestro organismo. Ésta se encuentra en todas nuestras células, y es necesaria para el buen funcionamiento de las hormonas y la correcta absorción de la vitamina D, así como para ayudar al proceso digestivo. No obstante, altos niveles de colesterol ponen a nuestro corazón en riesgo permanente, ya que provocan la obstrucción de la sangre. Siendo así, te interesará saber cómo puedes reducir tu colesterol…

Porque reducir el colesterol es necesario para evolucionar nuestro corazón…

y también nuestro cerebro.

reducir-colesterol-como-remedios-naturales-alimentos

Por tratarse de una sustancia tan relacionada con la vitamina D, mantener el colesterol a raya es importante para tener un cerebro sano. Y es que la deficiencia de vitamina D está relacionada al Alzheimer, mientras que niveles normales de esta vitamina están asociados con mejores habilidades cognitivas.

¿Cómo reducir el colesterol?

Un cambio de hábitos, comer deliciosos alimentos altos en grasas poliinsaturadas y fibra, así como uno que otro ritual, bastarán para que puedas reducir el colesterol y tener una vida más longeva y feliz. Y es que muchos de los alimentos para reducir el colesterol son los que están presentes en las dietas de las personas más longevas. Seguro que no es casualidad.

Sustituye grasas saturadas por grasas buenas

Las grasas saturadas –e incluso las grasas trans– están presentes en muchos alimentos de origen natural y animal. Mientras que sus versiones industrializadas suelen ser las más nocivas, lo cierto es que tampoco es bueno excederse en las grasas saturadas provenientes de carne y lácteos. Lo mejor es dejar todos los alimentos y bocadillos industriales –bollería, cremas, chocolates, postres, embutidos–, y comer alimentos altos en grasas poliinsaturadas, las cuales ayudan a reducir el colesterol, entre muchos otros beneficios.

  • Salmón y pescados
  • Nueces (almendras, pistaches, avellanas, cacahuates)
  • Semillas (de girasol, de chía, de calabaza)
  • Aguacate
  • Aceite de olivo

Extra hack: No dejes el huevo. Se ha comprobado que comerlo a diario no sube los niveles de colesterol malo sino al contrario: eleva el colesterol bueno. Además, su yema está repleta de la proteína de mejor calidad, ya que contiene aminoácidos, según doctores de la UNAM.

reducir-colesterol-como-remedios-naturales-alimentos

Come mucha fibra

La fibra ayuda a prevenir enfermedades del corazón, y los alimentos con más fibra pueden incluso ayudar a bajar el colesterol. Un adulto debe comer, en promedio, 30 gramos de fibra al día. Pero, ¿qué alimentos la contienen?

  • Pan integral artesanal
  • Frutas
  • Vegetales
  • Cereales de grano entero (avena, amaranto)
  • Leguminosas (frijoles, lentejas y chicharos)
  • Nueces y semillas
  • Arroz integral
  • Espirulina (un superalimento que tiene muchos otros beneficios)

Extra hacks: puedes tomar una cucharadita de linaza molida por las mañanas, espolvoreada en fruta o licuada en cualquier batido. Así, pase lo que pase, ya habrás consumido una cuota de fibra al día.

También puedes hacerte una súper bebida con 10 superalimentos, incluyendo espirulina, jengibre y moringa, tres ingredientes con mucha fibra y que ayudan a evolucionar el corazón.

En vez de freír o rostizar con aceite, considera antes:

  • Cocer
  • Tostar
  • Hervir
  • Calentar en microondas
  • Asar a la parrilla

Realiza ejercicios que activen tu corazón

Si sólo quieres conservar estables tus niveles de colesterol, no tienes que hacer una pesada rutina de ejercicio todos los días. Basta con que camines 30 minutos –lo que también fomentará tu creatividad–, que hagas un poco de yoga o vayas en bicicleta a tu trabajo.

No obstante, si tienes el tiempo y tus niveles de colesterol se resisten a bajar, será necesario que hagas ejercicio aeróbico un poco más intenso, esto es: lo suficiente para que suba tu ritmo cardiaco. Dos horas y media a la semana de ejercicio aeróbico serán suficientes para reducir el colesterol. ¿Qué tal ir en bicicleta al trabajo?

Has rituales relajantes

Los niveles de colesterol pueden elevarse debido al estrés, ya que el cortisol –la hormona del estrés– fomenta la liberación de triglicéridos y ácidos grasos libres, que con el tiempo pueden aumentar el colesterol malo.

Para evitar esto, puedes hacer algunas aromaterapias con aceites esenciales –aquí te decimos cómo–, ya sea para empezar tu día o antes de dormir. También debes probar alejarte un poco de las pantallas y la conmoción de las redes sociales –puedes probar un poco de minimalismo digital–. Y por supuesto, es importante que aprendas a respirar en el día a día, para lo cual también es recomendable que practiques un poco de meditación.

 

*Imágenes: 1) Teepublic; 2) Health; 3) CC