La música, más que sólo sonido, produce sensaciones: mueve, motiva, transforma. Su disfrute estimula todos los sentidos, y sin duda es una parte crucial de la experiencia humana a la que todos deben tener acceso. Consciente de este hecho, la fundación Silencio AC se ha dedicado a asegurarse de que su gozo pleno sea incluyente para las personas sordas e hipoacústicas.

En el marco de un popular festival de música, Silencio AC implementó dispositivos que reciben la señal de audio a través de radiofrecuencias y producen vibraciones para que las personas sordas o con pérdida auditiva puedan percibir la música. 

silencio-ac-livestreaming-2

Los equipos que facilitaron esta increíble experiencia sensorial son similares a mochilas; éstas traducen las señales de audio en vibraciones. Las personas las colocaron en sus espaldas y lograron sentir la música a través de las vibraciones emitidas por las membranas táctiles de los dispositivos. Así, traducida a otras sincronías, la música pudo cimbrar los sentidos de todos los asistentes.

La experiencia se reforzó gracias al trabajo de los intérpretes de Lengua de Señas Mexicana para sumar un contexto ideológico, signar las canciones de los talentos que se presentan en el festival y atender las necesidades de comunicación de los asistentes. 

silencio-ac-livestreaming-3

Silencio AC transmitió la experiencia en vivo, inaugurando el primer livestreaming habilitado para sordos en el mundo. Esta iniciativa, además de ser una innovadora lección de inclusión, lanza un portentoso mensaje social: la cultura es un disfrute universal que no debe negarse a nadie, mucho menos a los cientos de miles personas (700,000 según datos del INEGI) con dificultades auditivas

Si requieres más información acerca de esta asociación y de sus próximas actividades, visita:

Silencio AC (Sitio Oficial)
Facebook 
@SilencioAC en Instagram