Silencio AC: disfrutando la música a través de sus vibraciones

Porque todas las personas tienen derecho a disfrutar la música, Silencio AC facilita dispositivos especializados para personas con problemas auditivos.

La música, más que sólo sonido, produce sensaciones: mueve, motiva, transforma. Su disfrute estimula todos los sentidos, y sin duda es una parte crucial de la experiencia humana a la que todos deben tener acceso. Consciente de este hecho, la fundación Silencio AC se ha dedicado a asegurarse de que su gozo pleno sea incluyente para las personas sordas e hipoacústicas.

En el marco de un popular festival de música, Silencio AC implementó dispositivos que reciben la señal de audio a través de radiofrecuencias y producen vibraciones para que las personas sordas o con pérdida auditiva puedan percibir la música. 

silencio-ac-livestreaming-2

Los equipos que facilitaron esta increíble experiencia sensorial son similares a mochilas; éstas traducen las señales de audio en vibraciones. Las personas las colocaron en sus espaldas y lograron sentir la música a través de las vibraciones emitidas por las membranas táctiles de los dispositivos. Así, traducida a otras sincronías, la música pudo cimbrar los sentidos de todos los asistentes.

La experiencia se reforzó gracias al trabajo de los intérpretes de Lengua de Señas Mexicana para sumar un contexto ideológico, signar las canciones de los talentos que se presentan en el festival y atender las necesidades de comunicación de los asistentes. 

silencio-ac-livestreaming-3

Silencio AC transmitió la experiencia en vivo, inaugurando el primer livestreaming habilitado para sordos en el mundo. Esta iniciativa, además de ser una innovadora lección de inclusión, lanza un portentoso mensaje social: la cultura es un disfrute universal que no debe negarse a nadie, mucho menos a los cientos de miles personas (700,000 según datos del INEGI) con dificultades auditivas

Si requieres más información acerca de esta asociación y de sus próximas actividades, visita:

Silencio AC (Sitio Oficial)
Facebook 
@SilencioAC en Instagram



Mira a esta célula convertirse en un organismo (video 📽️)

Admira las maravillas de la diferenciación celular.

Los misterios que esconde la biología son infinitos y su explicación nunca dejará de ser fascinante. ¿Cómo es que una simple célula puede convertirse en un organismo entero? ¿Cuántos microorganismos no habitan ahora el cambiante universo de nuestro cuerpo? Hay veces que la naturaleza tiene todas las respuesta, sólo basta con prestar atención. 

Este video muestra, en tan sólo 6 minutos, el nacimiento de una larva a partir de un zigoto. Más allá del resultado final, lo más bello del cortometraje de Jan van Ijken es su énfasis en el proceso de diferenciación celular, capturado en microscópico detalle. Su nombre es Becoming, gerundio que en inglés describe el estado permanente de convertirse en algo. Incluso su final es el anuncio de un devenir más largo. Esa larva se transformará en un tritón, un organismo que, como nosotros, no dejará de cambiar hasta el día en que deje de serlo.

Esa es, finalmente, la naturaleza de todos los seres, animales y humanos: el cambio. Tómate unos minutos para apreciar este milagro en movimiento y deja que fluyan tus propias reflexiones.

 

 

 



Esta mujer tocó una pieza de Bach a 3,000 metros de altura

Ruth Boden llevó su pasión por la música de Bach al punto más alto…literalmente.

Ruth Boden se toma muy en serio su pasión por la “música de altura”. Tan es así, que decidió escalar los más de 3,000 metros de altura que tiene la Montaña Wallowa en Oregon con su violonchelo amarrado a la espalda. ¿Su propósito? Tocar música de Johann Sebastian Bach desde la cima; y más allá de sobrevivir en el intento, esta mujer logró una improbable fusión: música clásica + adrenalina.

“Quiero trascender los lugares comunes de la música”: precisamente este espíritu documental Andante, que sigue a Ruth en su curiosa travesía. El título juega con el término musical y la extenuante caminata que esta mujer emprendió, acompañada de su preciado instrumento y del director Gavin Carver, quien dio más de una pirueta para proteger su cámara del viento. 

Hay que admitir que Ruth logró su cometido de ir más allá de lo común. En el entorno de la música clásica, que a veces puede resultar algo rígido, su aventura es un giro refrescante y una muestra de que no hay límites para llevar más lejos aquello que nos apasiona. Mira un fragmento aquí: