Este time-lapse de un frijol germinando podría ser lo más mágico de tu día (Video)

La magia de lo mundano: pocas cosas más literalmente fantásticas que contemplar una semilla germinando.

Hay algo en las cosas más sencillas, sobre todo en aquellas que emanan de la naturaleza, que nos sumerge en las profundidades de la magia y el azoro. Sí: más allá de elaborados discursos misticoides, parafernalia metafísica o intrincado ocultismo, la magia de lo mundano es quizá la vía más genuina para cultivar el asombro y recordarnos la unidad.

semilla-germinacion-frijol-planta

Tal vez por lo anterior es que resulta tan reconfortante, tan honestamente sorprendente, la simple contemplación de este time-lapse que hace desfilar ante nuestros ojos los primeros 25 días de la germinación y crecimiento de una ultraordinaria semilla de frijol. Se trata de un bálsamo visual que apela al sentido originario de la vida y a sus más exquisitas fuerzas: la plenitud, el ritmo y la transformación tiempo-cuerpo-espacio.

Regálate estos 3 minutos de pausa germinal mientras contemplas este video, producido por GPhase y musicalizado con el “Danubio azul” de Johann Strauss; luego, si así lo deseas, puedes continuar con tu vértigo mental. Pero sin importar quién seas, todos nos merecemos poder observar cómo germina una semilla de frijol. 



Las 7 súper semillas que necesitas añadir a tu dieta cotidiana

Sus minerales, fibra y grasas saludables contribuyen a la mejora de la salud intestinal, a prevenir enfermedades crónicas, entre otras.

Las semillas han cobrado gran importancia en la alimentación de gran parte de la población en los últimos años. Gracias a su textura, color, sabor y valor nutricional, las semillas se destacan a la hora de probar un platillo.

La función típica de la semilla es retardar el crecimiento de la planta en caso de que las condiciones no sean favorables, y así darle el tiempo necesario para su dispersión. Cada especie logra su objetivo de maneras diferentes: algunas, producen gran cantidad de semillas a fin de envolverse en capas duras que, con las lluvias y el frío invernal, se van ablandando para germinar.

Por lo que, al integrarlas en nuestra dieta desde ese entonces, es posible gozar de las propiedades nutritivas desde antes de su germinación. Sus minerales, fibra y grasas saludables contribuyen a la mejora de la salud intestinal, a prevenir enfermedades crónicas, entre otras.

En caso que estés buscando las semillas ideales para integrarlas a tu dieta, estas son las básicas que necesitas conocer:

Las semillas de amapola brindan, además de textura, sabor y color, grandes cantidades de calcio, fósforo, hierro, zinc, folato y niacina. Sin embargo, hay que tener cuidado ya que las semillas contienen morfina y codeína.

Las semillas de sésamo (o ajonjolí) son una fuente principal de proteína, vitamina B1, cobre, manganeso, calcio, magnesio, fósforo y hierro. Además, se le conocen como antioxidantes que contienen altos niveles de fitosteroles, los cuales reducen el colesterol. Tienen un sabor similar al almidón, por lo que puede usarse en ensaladas, noodles, tofu, pescado, gallina, entre otros.

Las semillas de chía cuentan con grandes cantidades de hierro, calcio, fósforo y potasio. Sus propiedades nutricionales incluyen niveles altos de antioxidantes, grasas poliinsaturadas, ácidos grasos omega 3, entre otros.

Las semillas de girasol tienen grandes cantidades de proteínas, fibras, vitamina E, cobre, vitamina B1, magnesio y selenio. Son ideales para comerse solas, como snack, ensaladas, granola, cereal, arroz y barras energéticas. Pruébalas con mantequilla de maní en un sándwich.

Las semillas de cáñamo y la marihuana provienen de la misma especie; sin embargo, el primero no contiene tetrahidrocannabinol (THC), la sustancia psicoactiva de la marihuana. Están compuestas por proteínas, ácidos aminoesenciales, vitamina E, fósforo, potasio, sodio, magnesio, azufre, calcio, hierro y zinc.

La planta de lino tiene una abundante cantidad de ácidos grasos omega 3, folato, entre otro. Brinda un sabor único al yogurt, smoothies, cereal, ensalada, pasta, sopa, galletas, crackers, etcétera.



¿Conoces los beneficios de la chía? No lo vas a creer

Uno de los cultivos más importantes para los aztecas, consumir estas pequeñas semillas podría mejorar tu salud y, naturalmente, tu vida.

Los efectos positivos de esta semilla son casi innumerables. Cultivada desde hace muchos siglos en Centroamérica, principalmente en México y Guatemala, la chía alcanzó una popularidad global cuando en 1991, Wayne Coates comenzó a estudiar sus propiedades.

Existen muchas variedades de la chía, pero las más comunes son blancas, negras o cafés. Contienen calcio, magnesio y fósforo, así cómo grasas saludables del tipo omega-3. Los tipos de chía más saludables son los blancos o negros, si las semillas están de color rojo significa que no han madurado todavía.

Es muy fácil incluir la chía en tu dieta, y es ideal para aquellos que quieran consumir más proteína sin comer carne u otros productos animales.

Sus beneficios incluyen:

  1. Combatir la diabetes tipo 2: actualmente los científicos conducen estudios para determinar cómo la chía puede usarse para tratar la diabetes porque al consumirla los ritmos de digestión se vuelven más lentos. Además la capa gelatinosa que la chía desarrolla cuando se sumerge en un líquido controla los niveles de azúcar en la sangre.

  2. Más fibra: por cada 28 gramos de chía que consumas, esta aportará a tu dieta 11 gramos de fibra (más o menos un tercio de la cantidad recomendada por médicos para adultos).

  3. Altas cantidades de calcio: una porción de 28 gramos de chía contiene el 18% del calcio que necesitamos para tener dientes y huesos sanos. Consumirla desde una temprana edad podría prevenir la osteoporosis. Además su alta cantidades de fósforo también ayuda a mantener huesos y dientes sanos.

  4. Mucha proteína de origen vegetal: de manera similar, 28 gramos de chía contienen 4.4 gramos de proteína (10% de la cantidad requerida diariamente).

  5. Abdomen plano: ya que la chía regula los niveles de azúcar en la sangre, también puede ayudarte a control la cantidad de grasa abdominal que acumulas.

  6. Llénate más rápido: la chía contiene triptofano, un aminoácido que también se encuentra en el pavo. Este regula el apetito y el sueño, por lo tanto te mantiene más satisfecho y feliz.

  7. Un corazón más sano: de acuerdo a un estudio de la Clínica Cleveland, las semillas mejoran la presión sanguínea de diabéticos y puede que también incremente los niveles de colesterol sano mientras disminuye los niveles del colesterol dañino.

Puedes consumirla con tu cereal todas las mañanas, usarla para empanizar, echarla en agua de limón o agregarla a tus smoothies.