Mantener sanos los bosques del mundo es crucial para resguardar el equilibrio planetario. En ellos no sólo viven miles de especies de animales y plantas que forman parte de una cadena perfectamente organizada para mantener en funcionamiento al planeta. Estos majestuosos ecosistemas también son los grandes pulmones del planeta. El complejo sistema de la atmósfera depende de los bosques y selvas tropicales para mantener los niveles de elementos propicios para que continúe la vida. No obstante, estos ecosistemas enfrentan grandes desafíos para subsistir. Una de las selvas más grandes, la selva tropical de la República Democrática del Congo está en riesgo y podría enfrentar una deforestación inminente por un cambio en la ley de tala del país.

Los pulmones de África 

La selva tropical africana de la cuenca del Congo, es la segunda más grande en el mundo. Se trata de un bosque primario que actúa como los pulmones de África. Es capaz de capturar el equivalente a 10 años de emisiones de dióxido de carbono y es esencial para regular la lluvia en aquella región y con ello, alimentar el agua del Río Nilo Azul. En otras palabras, esta selva tropical es de vital importancia para la estabilidad del continente africano. Sin ella, caerían como en cascada una serie de consecuencias inminentes. 

tala selva del Congo

Pese a esto, el gobierno del Congo está considerando la posibilidad de levantar la prohibición de tala que se estableció en 2002. En aquella ocasión se prohibió la deforestación en la selva de la cuenca africana, con el objetivo de conservar 70 millones de hectáreas de bosque. Casi 20 años después, las autoridades de la República Democrática del Congo, cavilan la posibilidad de levantar dicha prohibición para buscar recaudar un total de mil millones de dólares en fondos.

Los conservacionistas ya han comenzado a lanzar sus protestas en contra de esta acción que según la viceprimera ministra de Medio Ambiente, Eva Bazaiba, fue temporal desde un inicio. Acorde con las declaraciones de Bazaiba, no se está aprobando ningún proyecto de tala para resolver desacuerdos sobre la gestión de las tierras de la selva del Congo. Sino que la moratoria, será reemplazada por esfuerzos de protección forestal de mayor profundidad y más permanentes.

La contradicción de la tala en la selva del Congo

Los ambientalistas, por su parte, creen firmemente que la República Democrática del Congo, no debería levantar la prohibición de tala en la cuenca africana. Sobre todo, sabiendo que es capaz de capturar del medio ambiente grandes toneladas de dióxido de carbono. Y con esto, ayudar a combatir el calentamiento global. Su opinión es que antes debe encontrarse una solución más viable y permanente para proteger la segunda selva tropical más grande del mundo. De lo contrario, se pone en riesgo la subsistencia del ecosistema, la tala a gran escala sería devastadora para la jungla africana. Pero este no sería el único afectado, la población que de por sí ya enfrenta situaciones precarias de acceso a alimento y fuentes de agua, se verían doblemente afectados si la selva entra en deterioro.

tala en selva del Congo

La decisión de las autoridades de la República Democrática del Congo está por resolverse antes de llegar a la Conferencia Sobre el Cambio Climático (COP26), de la cual el Congo es miembro activo. Los conservacionistas esperan que se reconsidere la decisión, ya que sería una contradicción directa de las intenciones de la COP26.