Tu guía para una vida sostenible y medio ambiente

Las misteriosas señales del cúmulo de Perseo

Las misteriosas señales del cúmulo de Perseo

Las misteriosas señales del cúmulo de Perseo, el objeto más grande del Universo conocido, que no pueden ser explicadas por la física.

El cúmulo de Perseo es uno de los objetos más grandes que se conocen en el cosmos y eso que hablar del Universo implica per se, hablar de magnitudes extraordinarias. Para darnos una idea de qué tan grande es, los astrofísicos han dicho que si el cúmulo fuera una nube de gas, cada uno de los átomos de gas que la conforman, serían una galaxia. Así de gigantesco es este objeto que se encuentra a 250 millones de años luz de la Tierra. Pero lo más sorprendente es que emite señales extrañas que no tienen explicación hasta ahora, aunque se cree que podrían ayudar a explicar la materia oscura.

Las misteriosas señales del cúmulo de Perseo

Crédito: NASA.

Un elemento desconocido por la física

En 2014 Esra Bulbul del Centro de Astrofísica de Harvard, estaba analizando los datos obtenidos por el observador de rayos X Chandra de la NASA. Cuando de pronto se percató de una misteriosa señal que provenía del cúmulo de Perseo, específicamente de la atmósfera de plasma supercaliente que rodea a las miríadas de galaxias que viajan juntas como parte del cúmulo.

Los astrofísicos utilizan los rayos X para detectar distintos elementos presentes en el Universo. Ya que no tenemos manera de viajar a distancias tan remotas, los captadores de rayos X son capaces de detectar las emisiones de una gran cantidad de elementos, así los investigadores saben de qué están hechos los objetos celestes. Cada una de estas emisiones se encasilla en un cierto lugar definido del espectro electromagnético y de esta manera se sabe qué tipo de elemento es. En otras palabras, cada elemento tiene una firma digital dependiendo de su posición espectral de rayos X, que recibe el nombre de línea espectral.

Las misteriosas señales del cúmulo de Perseo

X Chandra de la NASA. Crédito: NASA

Y aquí es justamente donde se genera el misterio del cúmulo de Perseo y es que la astrofísica Bulbul, se percató de que Chandra había detectado una línea de emisión totalmente desconocida, por lo que no pudo saber a qué pertenecía. El desconcierto fue tal que Bulbul repitió el procedimiento unas cuantas veces más para asegurarse de que no se trataba de un error de captación o de lectura de los datos

“No podía creer lo que veía”, dijo en aquel entonces. “A primera vista lo que hemos encontrado no es explicable por la física conocida”.

Aunque se repitieron los procedimientos e incluso se utilizaron los datos de otro telescopio de rayos X, el XMM-Newton de la ESA, Esra y su equipo se toparon de frente con el mismo resultado cada vez; una línea a 3.56 keV que no corresponde a ninguna transición atómica conocida.

El desconcierto creció todavía más cuando la misma línea espectral apareció en otros 73 cúmulos de galaxias. Sólo entonces Bulbul se convenció de que se trataba de una señal real y publicó sus resultados en The Astrophysical Journal.

Las misteriosas señales del cúmulo de Perseo

Una semana más tarde de la publicación, otro equipo distinto de investigadores dirigido por Alexey Boyarsky de la Universidad de Leiden, logró observar la misma línea espectral pero esta vez desde Andrómeda, nuestra galaxia vecina. ¿Qué era lo que estaban observando? Nadie tenía una respuesta, simplemente se trataba de un elemento completamente desconocido para los físicos.

¿Podría ser la materia oscura?

Ya que ningún elemento de materia descrito por la física podía explicar la emisión captada, los investigadores comenzaron a jugar con las posibilidades de todo aquello que podría estar enviando la misteriosa señal. Así fue como el concepto de materia oscura entró en juego, pues los científicos se preguntaron si esta línea espectral desconocida sería la firma de la materia oscura que tanto se ha buscado y de la que todavía no hay una comprobación.

Las misteriosas señales del cúmulo de Perseo

Los astrofísicos calcularon qué tipo de materia oscura podría enviar señales a exactamente 3.56 keV y al final, dieron con un total de 60 combinaciones diferentes de materia oscura que podrían ser responsables de la emisión.

Uno de los protagonistas que más relevancia cobraron entre los posibles candidatos, fueron los escurridizos neutrinos estériles, que son un sabor de neutrino que es invisible a todas las fuerzas fundamentales excepto a una: la gravedad. Es por esto que se han posicionado como posibles suministros de la materia oscura, que es hasta cinco veces más numerosa que la materia bariónica que emite luz y la única que podemos observar en el Universo.

Las misteriosas señales del cúmulo de Perseo

Pese a que ya han pasado algunos años desde el descubrimiento de Bulbul, todavía no existe una explicación para la misteriosa señal captada en el cúmulo de Perseo. Lo único que sabemos es que es una señal real y que está siendo emitida por un elemento completamente desconocido para los humanos, aunque la sospechosa más grande es la materia oscura. Si en un futuro esto se comprueba, sería un parteaguas para la astrofísica, un verdadero hito histórico, mientras eso sucede tendremos que vivir en la oscuridad y las suposiciones.

Referencias: Bulbul, E. et al. Detection of an unidentified emission line in the stacked X-ray spectrum of galaxy clusters. The Astrophysical Journal (2014), 789 (13). DOI

Total
0
Share