Lo que alguna vez fue un personaje ficticio hoy toma forma como ingenio electrónico. El androide, robot y cyborg fueron en sus inicios inspiración para cautivadoras películas de ciencia ficción. Hoy en día, estas máquinas inteligentes son una realidad y en muchos lugares se mezclan entre los humanos como un nuevo tipo de sociedad. Pocos saben las diferencias entre un androide, un robot y un cyborg, pero al contemplar su integración a la humanidad estos son aspectos que debemos conocer.

Aunque en muchos sentidos la esencia humana es una forma de vida extraordinaria y hasta ahora irremplazable, la naturaleza nos otorgo una curiosidad muy particular. Desde tiempos antiguos el ser humano ha impulsado los límites de la exploración y la experimentación a lugares (y cosas) que jamás habríamos imaginado posibles.

Ahora somos capaces de descubrir los colores del universo, la composición de los planetas, exploramos las profundidades inciertas de los océanos y creamos personas robóticas. Las máquinas humanas diseñadas a partir de la tecnología fueron alguna vez una idea que permanecía en las historias cinematográficas, pero hoy son una realidad.

Los robots o personas robots nacieron de la idea de simplificar las actividades humanas ¿cómo podemos hacer más con menos? La respuesta inmediata fue tecnología y, muy específicamente, los robots.

¿Qué es un robot?

Un robot es una máquina programable, capaz de realizar operaciones que antes se creían únicas de los humanos. Por ejemplo, un robot puede servir agua en un vaso o bien levantar objetos del suelo.

El término “robot” como tal nació en los años 20 y fue gracias a la obra de ciencia ficción R.U.R. Robots Universales Rossum, se dice que la palabra apareció por primera vez ahí y proviene de la palabra checa “robota”, la cual significa “trabajo”.

robot diferencias androide

En esencia, el robot nació como una máquina de apoyo a diversas actividades humanas. Pero rápidamente, antes de que los robots se hicieran demasiados famosos, Isaac Asimov determinó las tres leyes de la robótica, las cuales consisten en identificar las normas que los robots siguen en su universo (hablando desde la literatura, claro).

  • Un robot no puede dañar a un ser humano o permitir que un humano sea dañado.
  • Un robot debe obedecer las órdenes de los humanos, excepto si éstas entran en conflicto con la 1ª ley.
  • Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta no interfiera con la 1ª y 2ª ley.

¿Qué es un androide?

Una vez que se determinó el rol del robot en la humanidad, pronto los seres humanos buscarían mejorar el aporte de la tecnología en la vida humana. Esta búsqueda trajo consigo al androide, el cual según la RAE se define como “autómata de figura de hombre”.

En cierto sentido, el androide es una construcción tecnológica que no sólo realiza actividades humanas, sino que es capaz de imitar conductas humanas e incluso su aspecto es casi igual al de un humano, al menos en el exterior.

androide robot cyborg
Science Museum

Películas como Yo, robot presentan a androides como “Sonny”, pero si buscamos algo con aspecto más humano entonces encontramos mezclados en la sociedad a algunos androides. Están Otonaroid y Komoroid, androides que viven en Tokio y que lucen físicamente igual a una persona. Por ahora estos androides se encuentran en exposición en el Museo Nacional de Ciencias emergentes e Innovación en Tokio y distan mucho de convivir con los seres humanos. No obstante, hay otra androide que si se mezcla a la perfección con la sociedad.

Alex Cruz es una androide diseñada para vivir en las redes sociales e interactuar con todos aquellos que, más allá del físico robótico, están interesados en conocer el comportamiento de un androide. 

¿Qué es un cyborg?

Finalmente, están los cyborg. En la definición otorgada por los científicos Manfred E. ClyneS Y Nathan S. Kline, el cyborg es una mezcla entre cyber y organism. Es decir, que el cyborg es un mecanismo que no depende al 100% de la tecnología, en origen es un cuerpo humano que se transforma con ayuda de elementos externos. El ejemplo que mejor ilustra a un cyborg es Robocop, un ser humano que se complementa de la tecnología para convertirse en un servidor público.

En general, podrá haber diferencias entre el robot, el androide y el cyborg, pero todas son máquinas reflejo de las ambiciones y deseos del ser humano. En ocasiones deseamos ser indestructibles, más eficientes y moralmente incorruptibles. La tecnología se convierte en la herramientas ideal para arreglar todo aquello que nos incomoda de nuestra propia naturaleza, pero ¿qué tanto podremos perfeccionarnos? ¿o nos perderemos intentándolo?