La danza cósmica de junio: Saturno en sincronía con la luna llena y una lluvia de estrellas fugaces

Este miércoles 27 de junio, Saturno será el protagonista de un espectáculo cósmico sin precedentes.

El primer ser humano que pudo admirar los anillos de Saturno fue Galileo en 1610. Pero curiosamente el genial y herético florentino creyó que eran lunas, debido a que su telescopio era de muy baja resolución. Y quizá, también, porque no sabía que el mejor momento para admirar a este planeta es durante la oposición.

La oposición es el momento en el que Saturno está del lado opuesto del sol, en una elongación de 180°.

Se trata de un momento que sólo ocurre una vez al año, y en el que realmente se puede –y se debe– aprovechar para ver este planeta y apreciarlo en toda su majestuosidad, pues se encuentra más cerca de nuestro planeta.

saturno-cerca-tierra-27-junio-luna-lluvia-estrellas

Además, algunas oposiciones de Saturno son inusualmente extraordinarias, como la del 13 de enero del 2005, cuando el planeta anillado se vio como jamás se había visto, fenómeno que se espera que vuelva a ocurrir pronto, y quizá esta sea la ocasión. Así que si quieres ver a Saturno, junio es el momento, pues además lo podrás admirar incluso a simple vista, aunque te recomendamos aprovechar para observarlo con un telescopio.

La oposición se producirá a las 13:00 UTC el 27 de junio.

Es decir, en el hemisferio norte será de mañana (puedes comprobar la hora exacta en un convertidor digital de tiempo).

Pero esas no son malas noticias, ya que las noches antes y después de la oposición siguen siendo las mejores para observar Saturno, y más aún el 28 de junio, pues será la primera luna llena del verano en el hemisferio norte –llamada luna de fresa por los nativos americanos, por estar relacionada a la cosecha de esta fruta– y Saturno estará a 1.75 grados al sur de nuestro satélite, en la constelación de Sagitario: una danza especial que será visible toda la noche.

saturno-cerca-tierra-27-junio-luna-lluvia-estrellas

Por si fuera poco, desde el 22 de junio y hasta el 2 de julio será posible observar la primera lluvia de estrellas del verano.

Estas estrellas son conocidas como Boötidas, por provenir de la constelación Bootes. La lluvia de Boötidas podrá observarse en América desde la media noche y en Europa en la madrugada. Se trata de impredecibles meteoros que caen muy lentamente, a 18km/h, lo que hace que sea muy sencillo verlas.

Con suerte podrás admirar, la noche del 28 de junio, todos estos fenómenos recreando una danza cósmica sin igual en el cielo nocturno.



Investigadores observan cómo se ve la tristeza en tu cerebro

Se trata de una inédita cartografía de la tristeza sobre el vasto territorio del cerebro.

La tristeza es como el clima: un estado psíquico fluctuante, que viene y va, quizá como una tormenta. la tristeza puede llegar en cualquier momento pero, por fortuna y hay que recalcarlo, también siempre pasará. No cabe duda que todos la hemos experimentado, pues se trata de una condición humana primigenia. Más aún, la tristeza es una energía que potencia nuestras capacidades sensoriales y cognitivas, pues nos hace experimentar el mundo de otras maneras.

Es por eso que la tristeza ha sido el sedimento de portentosas creaciones humanas. Y por eso –ya lo decía Virginia Woolf–, hay un tipo de tristeza que algunos no buscar mitigar, sino quizá comprender y aprovechar. Pero esa gran energía que compartimos colectivamente, ¿es asequible? Al parecer, sí.

Científicos estadounidenses pudieron ver cómo se ve la tristeza en el cerebro.

tristeza-depresion-cambia-cerebro-afecta

Un estudio se realizó recientemente en la University of California sobre 21 pacientes de epilepsia, quienes estaban en un hospital esperando una cirugía que tardaría varios días. Los psiquiatras insertaron cables en las cabezas y sienes de los pacientes y midieron su actividad eléctrica durante una semana. De esta forma, los investigadores pudieron observar el tipo de comunicación eléctrica que se generaba en el cerebro de los pacientes.

Para su sorpresa, la comunicación entre redes específicas del cerebro, involucradas con la emoción y la memoria, coincidió en 13 de los 21 pacientes. La tristeza estaba asociada en ellos a un circuito neuronal particular en el cerebro, el cual conecta la amígdala, una zona del cerebro encargada de regular las emociones, con el hipocampo, principal almacenador de recuerdos.

Esto quiere decir que las emociones modifican cómo dialogan las zonas del cerebro entre sí, y cómo funcionan las redes neronales. Éstas han sido cada vez más tomadas en cuenta en estudios sobre el cerebro y la inteligencia, e incluso se ha develado que compartimos mucho más con algunos animales de lo que creíamos, debido al funcionamiento de estas redes.

Según dijo para NPR Vikaas Sohal, uno de los autores encargados del estudio:

Había una red que una y otra vez nos decía si se sentían felices o tristes.

tristeza-depresion-cambia-cerebro-afecta
Así se ven los mapas de estas redes neuronales

El estudio podría llevar a trascendentes avances para una mayor comprensión de los trastornos emocionales, pues los investigadores cuentan ahora con una cartografía más clara de la tristeza sobre el vasto territorio del cerebro.  Esto podría ser especialmente importante en el caso de la depresión, pues saber más sobre las redes neuronales que activan y desactivan diversos procesos en zonas como la amigdala y el hipocampo puede ayudar a encontrar nuevos remedios a la depresión.

Podrían hacerse tratamientos específicamente para cambiar la actividad de estos circuitos neuronales.

Esta cartografía cerebral de la tristeza es una buena noticia para las millones de personas que padecen depresión, la cual será para el 2020, según la OMS, la primera causa de discapacidad en países como México. Y también es buena noticia para la conciencia contemporánea, pues con este tipo de evidencias científicas es posible cultivar mayor empatía colectiva hacia los trastornos mentales, que sin duda modifican nuestro cerebro de maneras hasta ahora desconocidas, pero que nos atañen a todos.

Imágenes: 1) videohive, edición Ecoosfera; 2) Johnny Keethon; 3) cell



Hoy y mañana toca mirar el cielo: lluvia de estrellas Ariétidas

Esta será la lluvia de estrellas más profusa del año; aquí todos los detalles para no dejarla ir.

Nos encantan las lluvias de estrellas. Ese fenómeno celeste ha sido objeto de numerosas lecturas, poéticas o científicas. Lo que vemos es el efecto luminoso producido cuando un meteoro entra a la superficie terrestre, pero no siempre puede ser observado de la misma manera.

Existen muchos tipos de lluvia de estrellas; la de este 7 y 8 de junio del 2018 pertenece a los meteoros Ariétidas, cuya denominación proviene de la constelación de Aries. 

lluvia-de-estrellas-arietidas-junio-2018-calendario astronomico

¿Y por qué es una lluvia de estrellas especial?

Miles de meteoritos surcan el cielo en estos instantes. Sin embargo, no todos pueden ser vistos a simple vista, pues el sol se encuentra el horizonte cuando estas lluvias son más intensas. Estos fantasmas cósmicos reciben el nombre de estrellas Ariétidas. Se sabe que provienen de la constelación de Aries, pero nadie sabe de qué meteorito han surgido (quizá, incluso, de un cometa gigante que los disparó hace miles de años).

Gracias a la claridad de los cielos en verano habrá condiciones óptimas para mirar con claridad estas estrellas, y según la American Meteor Society (AMS) podremos observar hasta 6 meteoros por hora.

Esta es, también, la lluvia de estrellas más profusa del año.

Esta lluvia de estrellas ha venido aureolando nuestro planeta desde el 14 de mayo. Se piensa que permanecerá hasta el 24 de junio, y tendrá su mayor exposición la madrugada de este 7 y 8 de junio. La mejor hora será justo antes del crepúsculo del amanecer.

 

* Fotografía principal: Reuben Wu