Se cree que cuidar de los otros es –y ha sido– un gesto que mucho tuvo que ver con la forma como evolucionó nuestro cerebro. En ese sentido, los actos de apoyo mutuo y la solidaridad pueden concebirse como potentes agentes de cambio social y de transformación de la conciencia, no sólo individual sino colectiva. El ejemplo más reciente de lo anterior está en la oleada de apoyo colectivo que se ha suscitado en México. 

“Si te sientes insegura, acércate. No estás sola”.
#SafePlaces para mujeres en México.

A raíz del aumento de los niveles de violencia que enfrentan las mujeres en todo el país, y dado que la respuesta gubernamental al problema ha sido por demás insuficiente, lo que han hecho ciudadanos de diversos estados es brindar su apoyo a las mujeres, de manera espontánea y empática.

En la Ciudad de México y otros estados, más de 90 negocios –desde cafeterías hasta restaurantes y hostales– han puesto sus locales al servicio de las mujeres que se sientan en riesgo inminente y que necesiten ayuda al transitar las calles de la metrópoli.

Aquí puedes consultar la lista de estos negocios, ubicados en diversas colonias de la Ciudad de México. Otros estados también se han sumado a la iniciativa. 

Así como los dueños de estos negocios, y a raíz de los secuestros en el metro de la ciudad, usuarios de redes sociales se sumaron a la solidaridad y crearon un mapa que muestra las estaciones en las cuales  se han registrado más agresiones a mujeres, con el fin de visibilizar esta problemática y alertar a las usuarias de este transporte.

Además de estos empresarios y usuarios de redes sociales, diversos clubes de motociclistas se han puesto a disposición de las mujeres en la ciudad, como el club Unbroken Heads MC, que anunció vía su cuenta de Facebook su apoyo:

En otros estados de la república, como Acapulco y Puebla, empresas automotrices como Kia y Honda también brindan resguardo y traslado para las mujeres que se sientan amenazadas, como lo anunciaron también vía Facebook:

 

Hazte parte de la red de apoyo #SafePlaces en México

Este y otros ejemplos nos demuestran que no todo está perdido. Mientras exista la solidaridad –que es capaz de sincronizar nuestros cerebros–, seguiremos avanzando y evolucionando hacia un futuro compartido que redefinirá la utopía.

Consulta aquí los negocios que en la CDMX y el área metropolitana brindan este servicio. Y comparte con nosotros en los comentarios los que conozcas que se estén sumando a esta causa –y que no se encuentren en la lista–, para crecer esta red de solidaridad.

Si quieres sumar tu negocio, utiliza el hashtag #SafePlaces y comparte vía redes sociales tu solidaridad.