¿Quién se robó el patrimonio de México? Gael García te ilustra en el nuevo filme “Museo”

Dicen que fue el robo histórico de México pero, ¿quién realmente posee hoy nuestro patrimonio? No te pierdas esta película del director Alonso Ruizpalacios.

A veces tienes que trascender ciertos límites para reafirmar si la vida que tienes es la que quieres… o probablemente no estás ni cerca.

Siendo joven y universitario, siempre nos acompaña un deseo alimentado por la duda y la rutina: salir, descubrir el mundo, desafiar a tu familia y al sistema. Es el caso de Juan y Wilson, dos amigos egresados de la Facultad de Veterinaria que robaron piezas arqueológicas del Museo de Antropología de la Ciudad de México. El ejemplo perfecto de que la rebeldía a veces tiene causa. Y a veces no.

Basada en hechos reales, la nueva película del cineasta mexicano Alonso Ruizpalacios –con la actuación de Gael García Bernal, Museo, nos invita a rumiar en una pregunta franca:

¿Quién se ha robado el patrimonio de México?

El mismo Gael García, en diversas entrevistas, ha confesado que esta película lo hizo reflexionar sobre el tema. Si bien estos chavos se atrevieron a asaltar el Museo que alberga el patrimonio más antiguo de México, no son ellos los “verdaderos” ladrones.

Innumerables piezas del Museo de Antropología fueron extraídas de otros territorios de México, donde los pueblos aún les rendían culto, sin mencionar que muchas de ellas ni siquiera se encuentran en México, como es el caso del penacho de Moctezuma.

Aburridos de “dar la vuelta” en los circuitos de Ciudad Satélite, un fraccionamiento residencial suburbano que fue una especie de ícono del “esplendor” modernista mexicano en los años 60 del siglo pasado, a Juan y a Wilson se les ocurrió una grandiosa hazaña: entrar la noche del 25 de diciembre y robar algunas piezas del Museo de Antropología.

Juan (Gael García), es una especie de antihéroe inconforme y desapegado. Es el primo que en Nochebuena se encierra en su recámara y puede arruinar el “secreto de la Navidad” a los más pequeños. Es también quien convence a su amigo Wilson de hacer aquella locura que planeaban esa misma noche.

 

Dejar todo atrás y lanzarse al vacío…

Sin romper un solo cristal, ambos concretaron el que fue llamado alguna vez “el robo del siglo”. Juan y Wilson hurtan cientos de piezas en una secuencia magistral y musicalizada con la obra original del mexicano Tomás Barreiro.

Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde.

A pesar de ello, podríamos decir que el robo de los jóvenes que participaron en el suceso real, Carlos Perches Treviño y Ramón Sardina García, tuvo consecuencias positivas, ya que dicho acto resonó en la sociedad y enfadó al gobierno a tal grado que, a partir de ahí, se refinaron las medidas de seguridad y protección del patrimonio de las culturas mesoamericanas de México.

Algunas veces, tienes que perder todo para volver a empezar.

MUSEO se estrena este viernes 26 de octubre en todas las salas de Cinépolis. Fue dirigida por Alonso Ruizpalacios (Güeros, 2014) y el guión fue escrito a dos manos, junto a Alonso Alcalá.

 

* Imagen destacada: Variety



Gobierno de Bolsonaro llama “mala brasileña” a modelo por defender la Amazonía

…y con esta sofisticación respondió la defensora ecologista.

Sabemos que Jair Bolsonaro es un peligro para la Amazonia. Pero también lo es para la libertad de expresión.

La supermodelo y activista medioambiental, Gisele Bündchen, es una de las primeras víctimas mediáticas del gobierno de Bolsonaro. Se le intentó callar aunque –por ahora– sólo con sutiles amenazas. La ministra de Agricultura del nuevo gobierno, Tereza Cristina Dias, realizó un acto de censura camuflada al declarar en una entrevista que la modelo no debería “andar por ahí criticando a Brasil sin conocer los hechos”, pues la supermodelo se ha pronunciado en contra de los planes del nuevo gobierno en temas de agricultura y conservación.

Cristina Dias llamó a Bündchen una “mala brasileña” 
y afirmó que Brasil es una “vanguardia de la conservación”.

gisele-bundchen-bolsonaro-brasil-agricultura-mala-brasilena

Lo cierto es que ninguna vanguardia ecologista que verdaderamente lo sea podría tener un presidente que piense que el cambio climático es producto de un “mala planificación familiar y no de, por ejemplo, la deforestación en la Amazonía ocasionada por la tala legal e ilegal. Ni mucho menos aún un “país vanguardia” podría salirse de los Acuerdos de París.

Pero Gisele Bündchen respondió en su cuenta de Twitter con una gran sofisticación. Nos recordó que, ante los arranques de gobernantes como Trump y Bolsonaro –y de sus colaboradores–, nosotros tenemos la cortesía:

Me causó sorpresa ver mi nombre mencionado de forma negativa por defender y manifestarme a favor del medio ambiente. Desde el 2006 vengo apoyando proyectos y me he volcado a causas socioambientales, lo que siempre he hecho con mucha responsabilidad.

Siempre estoy buscando el conocimiento a través de lecturas y el contacto con científicos, pescadores, agricultores, organizaciones corporativas y ambientales, de forma que en mi camino he podido aprender mucho y sigo aprendiendo todos los días. Estoy de acuerdo en que la producción agropecuaria y la conservación ambiental deben juntarse, estar lado a lado. Nuestro desarrollo, prosperidad y bienestar dependen de ese equilibrio y la agricultura, tan importante para nuestro país, también depende de las condiciones climáticas adecuadas para su crecimiento.

Brasil tiene todo para liderar el movimiento en pro de un desarrollo más sustentable, capaz de suplir las necesidades de la generación actual sin comprometer a las futuras generaciones. Hago un llamado a divulgar acciones positivas en este sentido.

Necesitamos entender que los recursos naturales son finitos, que los bosques tienen un papel fundamental en el equilibrio del clima y la tierra. Y, consecuentemente, también en nuestras vidas.

Preservar la naturaleza, por tanto, significa preservar la vida.

Por cierto, Giselle recibirá un premio por su activismo ecologista en febrero, por parte del UCLA Institute of the Environment & Sustainability. Así que mejor que Bolsonaro y su gobierno se preparen. Porque esta agente de cambio cuenta con mucho respaldo y censurarla no será cosa fácil.



Se estrena “Bayoneta”: autoexilio bajo cero (Cine) 🎬

Luis Gerardo Méndez interpreta a ‘Bayoneta’, un boxeador de Tijuana que resiste sus penas a kilómetros de casa.

Llevas meses sin mirar el sol. Entrenas sobre la nieve y bajo cero a kilómetros de casa. Parece una locura. Tienes tantas ganas de volver que harías lo que fuera, incluso subir al ring de nuevo, aunque eso te lleve al fondo otra vez.

¿Qué lleva a un boxeador tijuanense al autoexilio en Finlandia? ¿Buscamos o huimos cuando queremos irnos lejos de casa?

Éstas y otras preguntas llegan a la cabeza al ver Bayoneta, la más reciente película del realizador mexicano Kyzza Terrazas. La historia que relata habla del boxeo, sí; pero también habla sobre la migración y la soledad.

Miguel (Luis Gerardo Méndez) es padre, esposo, boxeador, mexicano y campeón. En algún momento de su vida  profesional fue conocido con el apodo de ‘Bayoneta’ por su ataque afilado que machaca, antes de que su vida diera un giro radical.

Buscando escapar de sus fantasmas y mantener a su hija, se une al equipo de un boxeador en un pueblo de Finlandia y, al mismo tiempo, se hunde en recuerdos que pasan mejor con un poco de licor.

A pesar de todo, llega un punto en que uno no puede hundirse más. Sólo queda salir y tirar otro jab.

 

¿Por qué Finlandia?

La ubicación geográfica tiene un peso brutal en la película. Es protagonista y es escenario. Terrazas y Rodrigo Márquez Tizano, guionistas, sabían que no sería lo mismo si la historia se ubicara en Estados Unidos, tan cerca de Tijuana. Tenían que llevarla a una cárcel bajo cero.

bayoneta-pelicula-cine mexicano-2018-estreno-cinepolis

Pocas películas deportivas tienen un acercamiento tan íntimo y diferente como Bayoneta. Se aleja de las clásicas narrativas heroicas y de superación tan populares en el box y alumbra territorios que vale la pena repensar en el marco de un deporte que ha perdido credibilidad por sus promotores, pero que mantiene su dignidad gracias a los boxeadores.

Bayoneta se estrena este viernes 9 de noviembre en salas Cinépolis.