Le llaman el ‘Robinson Crusoe italiano’, Mauro Morandi ha vivido solo durante los últimos 32 años en una pequeña isla remota. Amante del mar y la naturaleza, Morandi decidió abandonar su vida en 1989 para convertirse en el guardián de la playa rosada y desde entonces ha vivido para ella y su cuidado. Pero todo plazo tiene un fin y tras una serie de presiones ha escrito “Me he hartado, me marcho”.

Mauro Morandi

El Robinson Crusoe italiano 

El hombre ermitaño a quien llaman el ‘Robinson Crusoe italiano’ tiene ahora 82 años. Llegó por mera casualidad a la isla del parque del archipiélago de la Magdalena. El exprofesor de educación física de Módena, emprendió una aventura junto a sus amigos cuando compraron un viejo catamarán y lo remodelaron para navegar hasta la Polinesia. Sin embargo, en su travesía atravesaron el archipiélago y desembarcaron en una pequeña isla llamada Budelli.

archipiélago la magdalena

Y como si de una serendipia reveladora se tratara, ahí descubrieron que el entonces encargado de cuidar la isla estaba a punto de marcharse. Así que Morandi pensó que sería una buena idea ocupar su lugar para empezar una nueva vida en soledad, en compañía únicamente de la naturaleza y los pocos turistas que arriban al paraíso de vez en cuando.

Así lo hizo, se instaló en una cabaña que perteneció al antiguo cuidador y desde entonces ha vivido solo entregado al cuidado y la preservación del lugar. Con una superficie de 1.6 kilómetros cuadrado, Budelli es considerada una de las más bellas y paradisiacas del Mediterráneo. Los turistas llegan sobre todo en busca de su playa rosada, formada por diminutos fragmentos de coral que la pigmentan de este color.

Budelli Italia

Sin embargo, Morandi ha procurado durante sus 32 años de cuidado, aleccionar a los turistas sobre la importancia de no tocar el paraíso. A menudo los turistas recogen la arena rosada, pero el Robinson Crusoe italiano ha procurado ayudarles a entender las consecuencias sobre este acto.

Presiones de desalojo 

Pero no todo es color de rosa en esta historia. Desde hace años las autoridades del lugar han estado en conflicto con la estancia de Morandi. Así que han buscado por todos los medios desalojar al ermitaño que cumple con la labor de alejar a los turistas, limpiar los residuos y preservar la naturaleza.

Robinson Crusoe italiano Morandi
Michele Ardu

Tres años atrás, autoridades del Parque Nacional de la Magdalena ya habían decidido el desalojo de Morandi de la isla. Sin embargo, la comunidad italiana creó una petición en Change.org para revertir esta decisión. Los lugareños apoyan la labor de Mauro, ya que gracias a él la isla se mantiene virgen y a salvo del turismo.

Pero finalmente y tras presiones de las autoridades, el ‘Robinson Crusoe italiano’ anunció que tras 32 años de cuidados en Budelli, ha decidido abandonar la isla.

Robinson Crusoe italiano

“Llevo 20 años luchando contra los que me quieren echar, aunque apoyado, psicológicamente y no solo por Budelli, sino por todos los que me animan, ahora me he hartado de verdad y me voy”, escribió en la cuenta de Facebook que utiliza para compartir imágenes del bello lugar.

El exprofesor explicó a The Guardian que se mudará a un pequeño apartamento en una isla cercana de la Magdalena. Su única esperanza es seguir en contacto con su viejo amigo, el mar. “Mi vida no cambiará demasiado, seguiré viendo el mar”.

Sigue leyendo: El hombre con parálisis que recoge pet (historias para inspirar)