Entre nosotros y los animales no hay tanta diferencia. El abanico de emociones que los animales son capaces de sentir y expresar lo demuestra, así como la empatía que esto nos genera hacia ellos. Es así que el mundo está repleto de historias de amor entre animales y humanos que han tejido vínculos más fuertes de los que a veces pueden tejerse de ser humano a ser humano.

Lamentablemente, hemos fallado como especie.
Por lo menos hasta ahora.

Así lo demuestra el hecho de que millones de especies están hoy en riesgo inminente de extinción, y entre ellas se cuentan decenas de animales. Muchas otras ya se han extinguido, real o técnicamente, como es el caso del rinoceronte blanco del norte, del cual quedan únicamente dos hembras en Kenia, África, llamadas Fatu y Nain. El último macho, pese a haber sido el soltero más codiciado del mundo e inspirar toda clase de estrategias para salvar a su especie ­―incluso “usar” Tinder―, murió en marzo de 2018, según reportó la organización Ol Pejeta Conservancy.

El fotoperiodista Justin Mott ha querido mostrar, a través de su proyecto a largo plazo Kindred Guardians, cómo es la vida de estos últimos ejemplares de rinoceronte blanco. Mott comenzó a trabajar en este proyecto tras la muerte de Sudan, el último rinoceronte blanco macho, motivado por trabajos previos relacionados con la conservación animal.

Retratar la existencia de los rinocerontes lo llevó inevitablemente a retratar la de los cuidadores que los protegen día con día de los cazadores furtivos, y que lo arriesgan todo por mantener con vida a estos majestuosos animales. Alguien podría pensar: ¿tiene sentido esto, si los rinocerontes ya están técnicamente extintos? Sí, porque quien salva una vida, salva el mundo entero. Lamentablemente, no pudimos evitar la extinción de esta especie y de muchas otras, pero podemos hacer de la vida de quienes aún están aquí algo digno de ser vivido. Y eso es lo que estos guardianes intentan hacer cada día, cuidando de estos dos bellos ejemplares con valentía y mucha ternura.

Pero las fotografías te lo contarán mejor que nosotros.

rinoceronte-blanco-norte-ultimos-ejemplares-fotografias-empatia-animal

rinoceronte-blanco-norte-ultimos-ejemplares-fotografias-empatia-animal

rinoceronte-blanco-norte-ultimos-ejemplares-fotografias-empatia-animal

rinoceronte-blanco-norte-ultimos-ejemplares-fotografias-empatia-animal

rinoceronte-blanco-norte-ultimos-ejemplares-fotografias-empatia-animal

rinoceronte-blanco-norte-ultimos-ejemplares-fotografias-empatia-animal

rinoceronte-blanco-norte-ultimos-ejemplares-fotografias-empatia-animal

rinoceronte-blanco-norte-ultimos-ejemplares-fotografias-empatia-animal

rinoceronte-blanco-norte-ultimos-ejemplares-fotografias-empatia-animal

rinoceronte-blanco-norte-ultimos-ejemplares-fotografias-empatia-animal

rinoceronte-blanco-norte-ultimos-ejemplares-fotografias-empatia-animal

rinoceronte-blanco-norte-ultimos-ejemplares-fotografias-empatia-animal