Una pequeña variación en este número podría revolucionar la física (y la realidad) como la conocemos

Una constante con la que los científicos se han topado a lo largo de la historia podría demostrar que la naturaleza también evoluciona a través del tiempo.

Para las ciencias exactas, las constantes representan valores confiables para entender el mundo a nuestro alrededor. La velocidad de la luz, la aceleración con la que la gravedad terrestre atrae los cuerpos en caída libre y muchos otros aspectos de la naturaleza se consideran invariables a través del tiempo.

¿Pero cómo podemos estar seguros de que la naturaleza no cambia? O dicho de otra manera, ¿cómo sabemos que una constante no evoluciona a través del tiempo?

Una de las constantes más misteriosas de la ciencia aparece en los cálculos astronómicos, en el funcionamiento de la química e incluso en la manera en que los átomos se forman. Es un número con el que científicos de diversas disciplinas se topan una y otra vez a lo largo de la historia: 1/137. Descrito por el radical físico Richard Feynman como “uno de los misterios malditos más grandes de la física: un número mágico que aparece sin que podamos entenderlo”, este número aparece en ámbitos como la relatividad, el electromagnetismo y la mecánica cuántica.

La constante de estructura fina del universo, también conocida como constante de Sommerfeld, es una constante que caracteriza la interacción electromagnética entre las partículas elementales cargadas. La importancia de esta constante, representada por la letra griega “alpha” (α), es que dependiendo de su valor es posible descartar o no la existencia de una estructura interna del electrón. Se compone de tres constantes: la velocidad de la luz, la carga electromagnética de un electrón y la constante de Planck. 

Por ejemplo, durante mucho tiempo se creyó que los neutrones, protones y electrones eran las partículas elementales de la materia. Pero tiempo después se descubrió que los protones y neutrones aún pueden descomponerse en elementos más pequeños, llamados quarks.

Actualmente los científicos creen que los electrones sí son partículas elementales y en esa suposición se basa el modelo estándar de la física de partículas elementales, la física mediante la que nos explicamos la mayor parte de los fenómenos macroscópicos a nuestro alrededor. Pero si la constante alpha presentara variaciones, ello podría significar un giro inesperado para la física tal y como la conocemos.

El pasado 13 de abril se realizó la medición más precisa de esta constante, medición llevada a cabo por científicos de la Universidad de California en Berkeley. Por primera vez se utilizaron pulsos láser en lugar de cálculos indirectos para llevarla a cabo. Los resultados confirmaron que las partículas hipotéticas que habían sido nombradas como “fotones oscuros” en realidad no existen.

Si la medición hubiera revelado la existencia de los fotones oscuros, el electrón hubiera dejado de considerarse una partícula elemental, lo cual habría revolucionado por completo la física. Debido a la importancia de esta constante, los científicos no han dejado de hacer pruebas para encontrar variantes en su comportamiento.

Este mismo año entró en operaciones ESPRESSO (por sus siglas en inglés: Echelle Spectrograph for Rocky Exoplanet and Stable Spectroscopic Observations), un instrumento instalado en el Observatorio Astronómico de Paranal con la capacidad de medir velocidades radiales con una precisión de 10 cm/s.

ESPRESSO también es capaz de medir variaciones en escalas de giga años (una unidad de tiempo equivalente a 1,000 millones de años) de algunas constantes físicas, como la constante de estructura fina del universo o la relación de masas entre el protón y el electrón.

Los encargados del programa esperan que para 2019, ESPRESSO revele información inesperada que podría revolucionar toda nuestra concepción del universo.

 

* Imagen principal: Richard Feynman en acción



Poesía submarina: las mejores fotografías del Ocean Art Underwater Photography 2019

Estas fotografías son una invitación a sumergirnos para conocer otros mundos.

Últimamente la fotografía área se ha vuelto la predilecta de los aficionados de la fotografía, ya que los drones nos han permitido ver la Tierra en una hipnótica abstracción. Pero a veces olvidamos que hay otros mundos.

Las profundidades marinas son espacio de la más sublime poesía visual. De una poesía violenta, como siempre es cualquier poesía. Porque en esa suerte de galaxia submarina se libran grandes luchas: confluyen dualidades, como el orden y el caos, la luz y la oscuridad, de una manera apabullante. Algunas veces, las fotografías de National Geographic nos lo recuerdan.

Pero, ¿sabías que existe un concurso dedicado a premiar las mejores fotografías del océano?

Es el Ocean Art Underwater Photography Competition.

Este año, las fotografías ganadoras y las menciones honoríficas te harán sentir que te has sumergido en el océano y estás nadando entre las más extrañas especies que pueblan el ecosistema más grande del mundo,y te harán ver de otra manera el océano.

La selección de este concurso se divide en varias categorías: desde las más técnicas, como Gran angular, Macro y Supermacro, hasta las más educativas, como Comportamiento de la vida marina, y las más artísticas, como Arte submarino y Retrato. Incluso los moluscos nudibranquios tienen su propia categoría –aunque bien podrían tener su propio concurso–.

Aquí te mostramos una selección de fotografías del Ocean Art Underwater Photography Competition, que bien podrían despertar tu empatía por el mundo submarino, al que hemos llenado de espantoso plástico.

La mejor fotografía

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography
“Devil Ray Ballet”, Duncan Murrel

Fotografías ganadoras por categoría

Wide-Angle Category

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography
“Gentle Giants” François Baelen

Macro

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Ancistrocheirus” Jeff Milisen

Cold Water

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-5
“Grey Seal Face”, Greg Lecoeur

Nudibranchs

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Inside the Eggs”, Flavio Vailati

 

Supermacro

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Hairy Flames”, Edison So

Novice DSLR

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Special Encounter”, Alvin Cheung

Mirrorless Wide-Angle

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Atlantic Spotted Dolphins”, Eugene Kitsios

Mirrorless Macro

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2

Mirrorless Behavior

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“My Babies”, Fabrice Dudenhofer

Compact Wide-Angle

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Dancing Jellyfish”, Melody Chuang

Compact Macro

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2-66
“Hairy Shrimp”, Sejung Jang

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Chimaera”, Claudio Zori

Compact Behavior

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Cannibal Crab”, PT Hirschfield

Underwater Art

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Disco Nudi”, Bruno Van Saen

Reefscapes

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Mangrove”, Yen-Yi Lee

Algunas menciones honoríficas

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Waves”, Stefano Proakis
mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Croc in the Mist”, Christina Barringer
mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Sheep on the shot”, Chun Ho Tam
mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Porcelain Plume”, Wayne Jones
mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Seal face” Greg Lecoeur.

 



Prevenir suicidios con luz ✨: el caso de Japón

¿Cuál es la premisa de esta extraña prevención luminiscente?

Sabemos que la luz es energía, y hasta un lenguaje. Pero, ¿puede prevenir suicidios?

Una investigación publicada en 2013 en Science Direct probó que sí: las luces azules previenen el suicidio. Y otros estudios han probado que hasta en un sorprendente 84%.

El impacto de los ambientes en el estado de ánimo

Estas investigaciones han comprobabo que la medida de colocar luces azules en el metro de Japón, que comenzó a principios del año 2000, realmente funciona. Las compañías ferroviarias de Japón implementaron esta curiosa medida preventiva debido a los altos índices de suicidio que, según la OMS, colocan a este país asiático en la posición 30 de 182, en una lista que mide las tasas de suicidio por país.

La premisa del gobierno japonés y las compañías ferroviarias partió de la psicología. Desde esta disciplina se manejan técnicas de control de comportamiento que, aunque son aparentemente sutiles, pueden tener un portentoso impacto.

Es el caso del color de los entornos, que pueden provocar
estrés, hambre, tristeza o relajación.

Un estudio realizado en 2017 y publicado en Science Daily también comprobó que la luz azul proveía de una mayor y más rápida relajación a quienes habían experimentado gran estrés previamente. Pero, tomando en cuenta que la luz azul también ha probado ser nociva cuando viene de nuestros gadgets –pues inhibe la producción de melatonina, entre otras cosas–, ¿qué tan buena idea es esta medida preventiva?

Recientemente se realizó otro estudio, por parte de la Waseda University, el cual analizó la información sobre suicidios que se cometieron en 71 estaciones subterráneas  en Japón de 2009 a 2019. Las fuentes estudiadas por la investigadora Michiko Ueda pertenecían a las compañías ferroviarias, y arrojaban el mismo resultado: una reducción de 84% en la tasa de suicidios.

Pero otro investigador, Masao Ichikawa de la University of Tsukuba, consideró importante que se indague en este efecto, ya que los resultados están basados en datos estadísticos, cuyo margen de error está entre el 14 y el 97%. También Mishiko Ueda sigue siendo escéptica hacia esta medida, y piensa que deberían adoptarse otras formas de prevención.

Lo que es seguro es que es importante el color de los entornos, y por ende de las luces –sobre todo aquellas sobre las que posamos nuestros ojos–, ya que esto tiene un impacto en el estado de ánimo. Y puede ser positivo o negativo. Es algo sobre lo que se debe indagar, pues podría ser una hoja de ruta para planear mejor los ecosistemas urbanos.

Además, es importante repensar otros modelos de bienestar social, pues la gran tasa de suicidios en Japón se debe, en gran parte, al acelerado modo de vida que han adoptado, y también a la nocividad de los ambientes urbanos que perturban la salud de sus habitantes. No es casualidad que los baños de bosque como remedio contra el estrés hayan nacido en este país.

Pero quizá deberíamos empezar por algo mucho más simple: ¿cómo podemos ser más felices, individual y colectivamente?

*Imagen principal: railway technology