Geometría sobre horizontes nos recuerda el encanto de la sencillez (Fotografía)

“Aeroglyph” es un proyecto hecho con drones que nos invita, simplemente, a entregarnos a la contemplación.

Los símbolos más característicos de la geometría tienen el peculiar encanto de su sencillez. Pese a que cada signo geométrico implica una cierta complejidad matemática y a que un simple círculo encierra la historia de un gran hallazgo para la humanidad, su forma es siempre la del minimalismo.

Será quizá porque el arte de la simplicidad es, en realidad, un laberinto de complejidad. Y eso es lo que la hace fascinante.

En la naturaleza esto sucede también. No sólo en donde la geometría es apreciable a simple vista, sino también en los más despejados parajes que esconden la complejidad del cosmos. En ellos, lo más intrincado se presenta en forma de simplicidad.

fotografia-drones-geometria-naturaleza-reuben-wu

Tal vez por eso el artista Reuben Wu fusionó los símbolos más elementales de la geometría con los horizontes más limpios de la naturaleza, en una preciosa serie fotográfica titulada Aeroglyph.

Esta bella conjunción nos invita a contemplar la sencillez de dos mundos, y nos recuerda la importancia de lo simple y su inherente levedad.

Resulta por demás atrayente la técnica de este fotógrafo, quien utilizó modos de larga exposición para capturar los trazos de luz, los cuales eran hechos en el cielo por drones equipados con soportes para luces.

Aeroglyph es la continuación de una serie llamada Lux Noctis que es tan bella como el resto del trabajo de Wu, el cual te invitamos a conocer en su sitio y en su Instagram.

Mientras, disfruta de contemplar el encanto de esta minimalista serie.

fotografia-drones-geometria-naturaleza-reuben-wu

fotografia-drones-geometria-naturaleza-reuben-wu

fotografia-drones-geometria-naturaleza-reuben-wu

fotografia-drones-geometria-naturaleza-reuben-wu



Las mejores fotografías tomadas por drones en el 2017

SkyPixel reunió en este concurso de fotografía aérea sorprendentes imágenes tomadas por drones.

La fotografía aérea endiosa la mirada. La foto con drones capta la superficie terrestre, la espuma del mar, la extensión inconmensurable de la nieve. Conforme la amenaza del cambio climático se cierne sobre el planeta, apreciar el registro que un dron puede hacer no sensibiliza en relación con el tema de preservar la extraordinaria belleza del mundo salvaje. A fin de cuentas, esa posibilidad de “otra mirada” es una invitación para revalorar lo que tenemos como planeta. 

“A vista de pájaro” de SkyPixel, una de las comunidades más numerosas de amantes de los drones, reunió las mejores fotografías del 2017. En la categoría de historia, paisaje y retrato se premió a los ganadores del 2017 Photo Story Contest.

El premio especial se lo llevó Florian Ledoux, de Francia. Su dron Phantom 4 Pro registró el momento en que un oso polar salta un río helado en mitad de la nieve.

En este certamen participaron 44 mil personas de 141 países. Aquí puedes ver las imágenes premiadas en la última edición del concurso lanzado por SkyPixel:

Above the polar bear, Florian Ledoux

 

Balmoral Ball, Petra Leary

 

The sun is busy

 

Sun’s up nets out, Zay Yar Lin

 

Santa Maddalena Village in front of the Geisler, Valentin Valkov

 

Dancer, Cocoanext

 

Raisin ducks, Cao Kỳ Nhân

 



Recomendación audiovisual: disfruta de esta sugerente danza de esferas acompañada de música de Bach

Esta animación canadiense de 1969 nos recuerda que en la aparente sencillez de la geometría reside un equilibrio indescriptible.

spheres-corto-animado-canada-geometria

Spheres es una oda a la geometría. Se trata de un corto animado hecho por el estudio National Film Board of Canada, pionero en la incursión de animación a computadora durante los años 70 y ganador de múltiples premios por sus cortos animados.

El corto es menos ambicioso que algunos de los trabajos posteriores de este estudio, sin embargo, su sencillez es digna de evocar grandes pensamientos. Muestra de ello es la aparente sencillez de una esfera que aparece en la animación pero que se multiplica  en un movimiento tan complejo como exquisito.

Esta animación, musicalizada con las cadencias de una melodía en piano de Bach, nos hace testigos del equilibrio oculto en las esferas y de su maravillosa ligereza (algo que el arquitecto Bucky Fuller explotó en todo su potencial arquitectónico). Éstas van y vienen en un espacio cósmico desconocido, como si cobraran vida: colisionando, regenerándose, reagrupándose, en una danza dialéctica que bien podría definir el movimiento del cosmos y de la vida en su totalidad.

Te invitamos a ver este deleitante corto, y a encontrar en la sincronía de esta danza esferoidal un poco de equilibrio mental: