Conabio te reta a observar la naturaleza y a fotografiarla, ¡participa!

Una oportunidad para volverte experto en biodiversidad (y un guardián de la naturaleza urbana).

No hay mejor guía que la naturaleza. Observarla nos puede hacer entrar en un trance relajante, sintonizándonos así con aquello que nos trasciende y que más importa. Por eso celebramos –e invitamos– a ser parte del Reto Naturalista Urbano CDMX, del 26 al 29 de abril.

reto-naturalista-urbano-cdmx-2019-como-participar

Se trata de un “maratón naturalista” impulsado por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), que hace un llamado a quien quiera reconectar con la naturaleza, observando y fotografiando la flora y fauna que los rodea. Esto, además, será una contribución para la preservación de la biodiversidad mexicana. 

El Reto Naturalista Urbano 2019 está inspirado en el City Nature Challenge, al cual se sumará este año la CDMX, y en años siguientes se sumarán también otras ciudades de México –hasta ahora, 39 están en espera–. El reto es subir la mayor cantidad posible de fotografías que, juntas, formen un compendio visual de nuestro patrimonio ecológico.

 

¿Qué hay que hacer?

Es simple: del 26 al 29 de abril ve a un lugar conocido –parques, camellones, calles, cerros–, toma fotografías de todo lo que veas y súbelas al sitio Naturalista.

 

¿Cómo subirlas?

  1. Debes abrir una cuenta en Naturalista, aquí, y buscar el proyecto: Reto Naturalista Urbano Ciudad de México, aquí, y unirte a él.
  2. Tomar fotografías de todas las cosas vivas (ojo: que sean silvestres), del 26 al 29 de abril. Podrás subirlas desde el 26 de abril y máximo hasta el 4 de mayo.
  3. Si eres identificador, habrá un período para identificar del día 26 de abril al 5 de mayo.
  4. El día 6 de mayo se publicarán los resultados.
  5. Apoya difundiendo la información y participación a través de tus redes sociales.
  6. Recuerda que además de ser un reto, estás contribuyendo con información sobre la biodiversidad de nuestro país.

Sin duda, es importante que los habitantes de las ciudades aprendamos a distinguir entre los muy variados organismos que conforman el ecosistema urbano. Porque no todo es ladrillo y concreto: hay muchos tipos de insectos, aves, plantas, flores y árboles que podemos conocer. Esto facilita, a su vez, nuestra tarea como defensores de la naturaleza en la urbe, misma que suele verse afectada por la urbanización desmedida y desregulada.



Una pareja reforestó todo un bosque como proyecto de vida (este fue el resultado) 🌲

Y ahora es refugio para cientos de animales en peligro de extinción.

La vida en pareja es indisociable de los proyectos a mediano y largo plazo. Toda relación requiere de que se forme un proyecto de vida en común que dé sentido a la existencia compartida.

Pero existen muy pocos casos donde un compromiso de amor muto se vea nutrido por una labor tan noble como la realizada por Léila y Sebastião Salgado, una pareja que en 20 años reforestó un bosque tropical en Minas Gerais, al sureste de Brasil.

Ahí había vivido Sebastião durante su infancia y juventud. En la preparatoria conoció a Léila, y ambos llegaron a vivir en París y en Londres, ya que su país pasaba por tiempos convulsos. Durante ese tiempo Sebastião estudió economía y estuvo a punto de trabajar para el Banco Mundial. Pero intempestivamente decidió que lo suyo era la fotografía, y su trabajo como fotoperiodista lo llevó a África, donde documentó el terrible genocidio de Ruanda.

Cuando por fin la pareja pudo volver a Brasil tras el fin de la dictadura, y desgastado de tanto documentar el sufrimiento humano, Sebastião se encontró con que en su antiguo hogar también había ocurrido un genocidio. Sólo que éste fue perpetrado contra la naturaleza: ya no había bosque en Valle del Río Doce. Quedaba un yermo territorio sin vida animal a la vista.

Pero cuando todo parecía perdido, Léila le propuso a su compañero hacer de la reforestación de Valle del Río Doce su proyecto de vida. Y así fue como dieron inicio, en 1998, a un proyecto que implicó la creación de una organización ambiental, llamada Instituto Terra, la cual ha fomentado, desde entonces, el desarrollo sustentable de esta zona.

Antes y después del bosque en Valle del Río Doce:

pareja-reforesta-bosque-reforestacion-masiva-brasil-conservacion-ambiental

Casi 3 millones de árboles fueron plantados.

Ahora, este santuario es hogar de cientos de especies en peligro de extinción, entre ellas aves, mamíferos, anfibios y reptiles, además de casi 300 árboles distintos. Pero nadie los llevó ahí: ellos simplemente regresaron al bosque que les había sido arrebatado debido a la deforestación masiva y otras intromisiones humanas.

La labor de esta pareja se ha extendido más allá de los confines de Valle del Río Doce y Minas Gerais, y ha permeado hasta otros estados de Brasil que comparten este gran territorio natural que es el bosque atlántico, y que se extiende hasta Paraguay y Argentina. Además, desde el año 2002 cuentan con una escuela medioambiental, y hasta diciembre de 2012 se desarrollaron más de 700 proyectos de desarrollo sustentable, conservación y restauración.

En el siguiente corto documental puedes ver más de este proyecto, que sin duda es un hermoso ejemplo de cómo dar sentido a la existencia compartida. Si quieres saber más de la labor fotográfica de Sebastião Salgado –y en caso de que no lo hayas visto–, puedes ver el maravilloso documental La Sal de la Tierra, hecho por su hijo, Juliano Ribeiro Salgado.

 

*Imágenes: 1) Luiz Maximiano; 2) Instituto Terra



Estos son los ganadores del National Geographic Travel Contest 2015 (FOTOS)

La imagen ganadora: una ballena jorobada y su cría en una increíble composición nos habla de su vida magnética.

En el ya 27 concurso de National Geographic Travel Contest, el ganador fue un mexicano que captó a una impresionante ballena jorobada y su cría. Viajar quizá sea uno de los actos más liberadores, ahí uno se encuentra con perfiles de uno mismo que quizá desconocía, se aprecian los lugares tanto naturales como urbanos de una manera más objetiva, e incluso a las personas; se abre la mente y el espíritu… Por ello viajar puede ayudar, incluso a los no expertos, a descubrir las mejores imágenes casi de manera permanente.  Este concurso hace un tributo a lo anterior.

Te presentamos las 10 fotos ganadoras de esta competencia; encontrarás desde paisajes como de las hadas, campesinos, cielos impensables, niños en la naturaleza jugando con animales etc., Una serie que muestra un mundo vasto allá afuera en hermosura.

 

1.Ballenas susurrantes (Whale whisperers):

El mexicano Anuar Patjane Floriuk, radicado en Tehuacán, tomó la foto de esta ballena con su cría en las islas de Revillagigedo, debajo de un lugar conocido como Roca Partida.

3049513-slide-s-01-grand-prize-national-geographic-photo-winners-shell

2. Trabajador de Grava:

Tres trabajadores miran por una ventana hacia su sitio de trabajo. Esta última, llena de suciedad y lodo.

3049513-slide-s-02-second-place-national-geographic-photo-winners-shell

 3. Camellos de Ardah:

Los camellos, aunque llevan siglos domesticados, pueden tornarse salvajes en cualquier momento. Camellos de Ardah es el nombre que se le da a una curiosa carrera de camellos, que más bien es una ecoreografía, pues aquel que se adelante y pierda la línea en la que deben correr los camellos, será el perdedor.

3049513-slide-s-03-third-place-national-geographic-photo-winners-shell

4. De noche en Deadvlei:

Un momento precioso en una noche en Deadvlei, donde sus árboles tienen más de 900 años pero no llegan a desintegrarse por el clima tan cálido. La luna alcanza a iluminar las nubes del cielo y las estrellas innumerables cubren el horizonte.

3049513-slide-s-04-merit-national-geographic-photo-winners-shell-1

5. Cachando un pato:

Dos niños tailandeses intentan atrapar a un pato que vuela cerca de una fresca caída de agua en Tailandia.

3049513-slide-s-05-merit-national-geographic-photo-winners-shell

6. Lucha libre Hindú:

Luego de una sesión de lucha, suele hacerse un ritual en el que los participantes, como un acto de respeto mutuo, se llenan ambos de arena; con una mezcla de barro, sal y ghee.

3049513-slide-s-06-merit-national-geographic-photo-winners-shell-1

7.Rinocerontes Blancos:

Fotografiados en un santuario en Uganda. Los rinocerontes, especialmente en los últimos años, han afrontado un grave peligro de desaparecer.

3049513-slide-s-07-merit-national-geographic-photo-winners-shell-1

8. Sauna en el cielo:

Un increíble sauna al noreste de los Alpes italianos en el corazón del Monte Lagazuoi.

3049513-slide-s-08-merit-national-geographic-photo-winners-shell

9. Montañeses:

Un recolector tradicional de heno en Polonia. Muchas personas continúan viviendo como muchos años atrás y recolectando su heno con palo y pico.

3049513-slide-s-09-merit-national-geographic-photo-winners-shell

10. Rumania, tierra de cuento de hadas:

Escarcha blanca sobre el poblado de Pestera.

3049513-slide-s-10-merit-national-geographic-photo-winners-shell-1