Restaurantes reinventan los “buenos modales” quitándoles lo sexista

Hay formas de discriminar con mucha clase, ¿lo habías pensado?

Muchos de los imperativos normativos –o “buenos modales“– que regulaban el desenvolvimiento social hace 100 años siguen apareciendo, cual fantasmas, en nuestras microacciones cotidianas.

Sin siquiera darnos cuenta, nos seguimos relacionando mediante normas cuyo origen desconocemos.

Muchas veces, estos modales de “buena educación” expresan formas de microdiscriminación, por ejemplo, étnica o de género. Por eso es importante sacarlos de nuestro inconsciente, cuestionar por qué los hacemos y si realmente son un gesto empático –u ocultan algo más–.

Un ejemplo positivo de cómo están cambiando los paradigmas de los “buenos modales” son algunos restaurantes en Estados Unidos que están cambiando los estándares tradicionales del servicio que ofrecen los meseros, evitando las etiquetas sexistas.

buenos-modales-sexismo-machismo-discriminacion

La gerente del restaurante Tied House de Chicago, Meredith Rush, cree que omitir el “damas primero” y sustituirlo por un servicio elegante pero equitativo es algo que se ajusta mejor a las nuevas generaciones. Como ella, otros gerentes y dueños de restaurantes están capacitando a sus meseros para dejar de atender primero a la mujer, ya sea al servir los alimentos o al tomar el pedido.

Ahora los meseros se limitan a tomar la orden o servir los alimentos en la dirección de las manecillas del reloj, dejando al azar si le sirven primero a un hombre o a una mujer. Para Rush, estas medidas no implican dejar atrás los buenos modales, sino simplemente quitarles lo sexista. Como expresó para Eater:

“¿Qué le pasó a los buenos modales?”, dirán los inconformes: “los buenos modales jamás lastimaron a nadie”. Claro, y los buenos modales son integrales a un buen servicio. Pero el mundo está cambiando, y así también, la etiqueta basada en el género.

buenos-modales-sexismo-machismo-discriminacion

Las mujeres de hoy, independientes y más libres, ya no necesitan de “menús” especiales donde el precio no se incluya –aludiendo a que ellas “nunca pagan”–, algo que aún existía hace pocas décadas. Esto quizá fue vigente cuando los roles económicos eran distintos, pero ahora las mujeres están tan insertas en la dinámica laboral que realizan el 52% del trabajo mundial.

Además de estas transformaciones a nivel económico, existen otras a nivel cultural que llaman a cuestionar “buenos modales” tan obsoletos como el de ceder el asiento a la mujer en el transporte público o cargar con su bolsa, pues éstos ocultan una concepción de la mujer como menos fuerte que el hombre.

Por eso transformar estas microacciones cotidianas, que son en realidad muy significativas, puede tener un gran impacto en la manera como se conciben los géneros a nivel cultural. Es importante replicar este tipo de acciones en muchos otros espacios y hábitos. Pero también, que sean las propias mujeres quienes lo propongan –pues no falta la mujer a la que sí le gusta que le paguen la cuenta, ¿no?–.

Y a ti, ¿te gustaría ir a un restaurante de servicio no sexista?



Glosario de palabras que toda mujer debe conocer (sea feminista o no)

El lenguaje actualiza nuestra comprensión del mundo, y nos ayuda a navegarlo de maneras alternativas (y menos machistas).

La invención de nuevas palabras y conceptos es el reflejo lingüístico de las necesidades humanas. Y es que muchas veces queremos nombrar, pero no tenemos las palabras para hacerlo; es ahí cuando debe irrumpir la reapropiación del lenguaje a partir de la invención, reinvención y resignificación de sus palabras –algo que muchas mujeres han comprendido muy bien.

terminos-feministas-conceptos-feminismo-lenguaje
Abdiel Ibarra

Porque pocas cosas demuestran lo anterior con tanta vehemencia como el advenimiento de términos que tienen que ver con el género femenino. Nuevas palabras han surgido desde la necesidad de las mujeres por hacerse visibles y por advertir los problemas que afrontan bajo los todavía preponderantes paradigmas masculinos, los cuales siguen permeando –mucho más de lo que quisiéramos– a las sociedades contemporáneas.

Lo que sentimos y creemos las mujeres no había tenido cómo expresarse… hasta ahora.

Habría que empezar este glosario de términos con la palabra feminismo, la cual no es tan vieja como podría pensarse. Este neologismo se popularizó en el siglo XIX, pero fue reconocido por la RAE hasta 1914. Es a través del feminismo –que más que como neologismo debe entenderse como un complejo proceso social–, que se ha enriquecido el vocabulario. Gracias a las feministas es que se han inventado, resignificado y traducido muchas palabras, indispensables para comprender el mundo femenino –que a fin de cuentas es la mitad del mundo.

terminos-feministas-conceptos-feminismo-lenguaje
Anter Blackbird

Por eso te proponemos estudiar, recordar, y sobre todo aplicar este vocabulario. Porque es a través de este arsenal de términos como las mujeres podemos identificar nuestros problemas, luchar por nuestros derechos, hacernos visibles y avanzar en la transformación de nuestras sociedades que, desgraciadamente, siguen siendo profundamente machistas.

Glosario de palabras que toda mujer debe conocer

Androcentrismo

Como puede deducirse de su raíz etimológica (andro es la raíz griega para hombre), este concepto refiere a la visión de la historia y de la humanidad que, consciente o inconscientemente, coloca a los hombres como centro de todo.

Bropropriating

Es la manera de nombrar el momento en el que un hombre se apropia la idea de una mujer.

Cosificación sexual

Este concepto fue usado por el filósofo Karl Marx para explicar por qué las personas se convierten en objetos –o cosas– en el capitalismo, debido a las dinámicas enajenantes de éste. El feminismo retomó el término para explicar el fenómeno a partir del cual a las mujeres se les ve como un objeto –sobre todo sexual.

terminos-feministas-conceptos-feminismo-lenguaje

Doble presencia

Se refiere a que las mujeres tenemos una doble presencia en el ámbito social: tanto en el económico y productivo (el empleo) como en el reproductivo (doméstico y familiar). Esto supone, muchas veces, el doble de esfuerzo para las mujeres, que tienen que trabajar y cuidar el hogar al mismo tiempo.

Feminicidio

Este término es una traducción del inglés femicide que se popularizó en la década de los 70 gracias a la activista Diana Russel. Refiere a un crimen de odio cometido contra una mujer por el hecho de ser mujer, y que conduce a su asesinato por parte de un hombre.

Fue traducido y popularizado en lengua española a partir de los feminicidios cometidos en Ciudad Juárez durante la década de los 90, a partir de lo cual pasó a ser parte de la legislación penal en México –gracias al esfuerzo de muchas feministas, entre ellas Marcela Lagarde.

Género

El género define las diferencias entre sexos: ya no sólo biológicas, sino fundamentalmente sociales. Es decir, a partir del género se definen los roles de mujeres y hombres.

Pero la feminista Julieta Paredes señala que el género no es un término neutral. Es en realidad una categoría relacional que, en nuestras sociedades machistas, siempre termina por develar la supuesta inferioridad del género femenino –de manera consciente o inconsciente. Además, con la categoría de género terminan por determinarse de manera permanente las definiciones de hombres y mujeres, lo cual no concuerda con la manera como muchas personas se definen en la actualidad –más allá del sexo. Por eso Paredes insiste en la importancia que tiene resignificar el género.

terminos-feministas-conceptos-feminismo-lenguaje
Yoann Boyer

Micromachismo

Son todos aquellos actos, gestos y actitudes cotidianas que los hombres tienen para con las mujeres y que, aunque son profundamente machistas, son difíciles de ver por estar tan normalizados. Es un termino que fue acuñado por primera vez en 1991 por Luis Bonino Méndez, y que utilizó para poder explicar, desde la psicología, los problemas al interior de las relaciones entre hombres y mujeres.

Mansplaining

Neologismo anglófono que refiere al momento cuando un hombre explica algo a una mujer de manera condescendiente, dando por hecho que no va a entender una explicación más compleja.

Manslamming

Neologismo anglófono de reciente creación (apenas en 2015 fue popularizado por Bet Breslaw) que refiere al momento cuando un hombre empuja o choca con una mujer en la vía pública, ya sea de manera voluntaria o inconsciente.

Manspreading

Otro de los neologismos anglófonos que refiere al gesto, muy común de los hombres, de abrir mucho las piernas al estar sentados, sin importarles si con ello invaden el espacio personal de las mujeres a su lado.

Manterrupting

Otro neologismo anglófono con el cual se define la interrupción del discurso de una mujer por parte de un hombre, aunque sea sin razón evidente. Fue usado por primera vez por la periodista Jessica Bennet, cuando Taylor Swift fue interrumpida por Kanye West en los MTV Video Music Awards.

terminos-feministas-conceptos-feminismo-lenguaje
Tachina Lee

Misoginia

Es la aversión y odio hacia las mujeres. Quien ejerce la misoginia es llamado misógino, pero también se puede definir a quienes consideran a las mujeres más débiles o menos capaces como misóginos –tal es el caso de muchos filósofos y pensadores, que son considerados misóginos.

Esta palabra tiene su origen en la filosofía griega, pues fue usada por primera vez por el filósofo estoico Antípatro de Tarso para exponer sus ideas respecto al matrimonio y explicar que incluso un hombre que odia a las mujeres elogia a las esposas.

Patriarcado

Es una forma de organización social que ha imperado en todas las sociedades y culturas. Como puede deducirse, refiere a la autoridad ejercida por un varón al interior del clan o la familia, y el cual es denominado patriarca. El patriarcado puede definirse históricamente como la imposición de los hombres sobre las mujeres, no obstante que en las mujeres regía –por naturaleza– un mayor poder sobre las estructuras sociales y las familias –pues la filiación se definía por la desencendia matrilineal, y no patrilineal. Es por eso que se habla de una imposición.

En la actualidad el patriarcado se ha perpetuado como un sistema de opresión de un género a otro, y por eso se entiende a las sociedades contemporáneas como “patriarcales”.

Sororidad

Del latin sororis, hermana; este término se usa para hablar de una solidaridad y una hermandad entre mujeres. Es la inversión genérica de la palabra “fraternidad”, que refiere a una hermandad entre hombres (pues frater es hermano). Fue Miguel de Unamuno quien la utilizó por primera vez, siendo el primero que cuestionó el machismo de la palabra “fraternidad”.

terminos-feministas-conceptos-feminismo-lenguaje
Vonecia Carswell

Violencia de género

Refiere a la violencia específicamente de género, es decir: aquella cometida sobre la base del sexo o género de otra persona, sobre todo de hombres hacia mujeres –si bien no es sinónimo de violencia contra la mujer. La violencia de género puede aludir a violación sexuales, prostitución forzada, discriminación laboral, entre muchos otros tipos de violencia.

Violencia doméstica

Es la violencia ejercida en el ámbito doméstico por parte de las parejas masculinas a las mujeres. Se refiere tanto a violencia física como a amenazas, intimidación, abuso emocional y sexual, e incluso a la utilización de recursos económicos para controlar a la mujer.

*Imagen de portada: Ian Dooley

 



¿Quieres entender el feminismo? Lee más libros escritos por mujeres (aquí hay algunos)

Tal vez, si más hombres y mujeres leyéramos sobre la perspectiva femenina en la historia, lograríamos infinitas formas de vivir nuestra experiencia como especie.

La diversidad es fundamental para la coexistencia. Sin embargo, la sociedad mundial está acostumbrada a que los grandes referentes intelectuales sean hombres, lo cual evidencia enormemente la carencia de perspectivas ante situaciones que nos competen a todos: mujeres, hombres, niños, niñas.

Imagina que toda tu vida es y será moldeada por lo que absorbes: letras, imágenes, ideas. Sin duda, el filtro de la conciencia personal hará mucha labor para seleccionar la información más adecuada para ti. Pero, ¿y si en este universo que llamamos existencia no hemos sido capaces de elegir entre toda la información disponible y, por ejemplo, tomar ideas del universo femenino? ¿Cómo se puede entender una realidad diversa desde una sola lente, la masculina? 

Hay quienes afirman (sobre todo desde la psicología) que la mente humana se debate entre lo femenino y lo masculino. Los hombres tienen un lado masculino más desarrollado y las mujeres desarrollan más el femenino. La idea de equilibrio, en este sentido, radica en alimentar nuestro lado menos desarrollado, a través de la mirada del sexo opuesto. 

En el ámbito cultural, por ejemplo, hace falta que el género masculino se integre al universo intelectual del género femenino; es decir, al vasto universo de las ideas fabricadas por la perspectiva de las mujeres, que han tenido poca exposición o, por el contrario, se han visto obligadas a publicar bajo nombres masculinos, o a través de la figura de sus esposos.

Tal vez si más hombres y mujeres se dieran a la tarea de leer sobre la perspectiva de la mujer a lo largo de la historia, el mundo comprendería muchas cosas sobre la realidad y las mujeres se entenderían cada vez más a sí mismas, mirando a través de la experiencia femenina. 

Sin duda, la cultura, la educación y sobre todo la literatura, son armas para indagar en el proceso de equidad de género, que no fomenta la igualdad de género sino el coexistir con diferencias y que todos podamos tomar lo que nos corresponde, de manera igualitaria. 

Más allá del feminismo obligado de época, las mujeres de esta lista escriben de temas muy diversos y sus ideas fueron radicalmente singulares para su tiempo. Te invitamos a ampliar tu perspectiva en la realidad de este mundo bellamente diverso.

Lee más libros escritos por mujeres; aquí recomendamos algunos:

 

Antonieta Rivas Mercado

Primera mujer moderna mexicana, artista, escritora y mecenas excéntrica, amante de Vasconcelos, defensora de los derechos de la mujer y conocida también por su trágico suicidio con el arma de Vasconcelos en la catedral de Notre Dame, en París. Antonieta Rivas Mercado fue una mujer a quien se le debe, en buena parte, la evolución de la cultura (en especial, la literatura y el teatro) en la Ciudad de México del siglo XX. Para conocer a profundidad la vida de Antonieta se recomienda leer A la sombra del ángel de Kathryn S. Blair, quien muestra, además, algunas de las cartas que Antonieta intercambió con su amado Vasconcelos. Una pluma trágica, pero atestada de belleza poética. 

 

Arundhati Roy

Activista y disidente desde hace muchos años. “Cuando ocurren cosas importantes es necesario parar y respirar”. Defensora de la diversidad en la resistencia, Arundhati Roy destaca en sus obras lo peligroso que resulta cualquier gobierno que utilice a su gente para hacerse propaganda. Ganó el Premio Sidney de la Paz en el 2004 por su trabajo a favor de las campañas sociales y su apoyo al pacifismo. Es autora de obras de ficción como El dios de las pequeñas cosas y El ministerio de la felicidad suprema.

 

Ayn Rand

Es el seudónimo de una gran escritora que tuvo que ocultar su identidad femenina para escribir. Pocos filósofos y filósofas literarios han tenido tanta influencia en los negocios y la política estadounidenses como Ayn ​​Rand, especialmente ahora que Trump ocupa la Casa Blanca. El presidente Trump nombró a Rand su escritora favorita. Es fundamental por haber sido la única autora que defendió de forma inequívoca e incontestable los derechos individuales -el derecho a la libertad, a la propiedad y a la búsqueda de la felicidad únicamente en la realidad-, al definirlos como corolario de la más básica premisa que los soporta, la propia existencia. Uno de sus best sellers, La rebelión de Atlas, fue considerado el más influyente después de la Biblia, según una encuesta del Congreso Americano, y su primer éxito, El manantial, es una de las obras que sin duda debes leer.

 

Diane di Prima

¿Qué pasó con las mujeres de la generación beat? Es irónico que un grupo tan vanguardista y con una mirada más progresista que la imperante en la mentalidad de la época ignorase talentos como el de Diane di Prima, poetisa llena de talento. Sus obras se inspiran en epifanías, las cuales son descritas de manera eufórica en su poesía impulsiva. El extenso Loba, publicado en dos partes (Loba, Part 1 y Loba, Parts 2-8), es su gran obra maestra y tiene un enfoque único y transgresor en cuanto a temas como la percepción de la mujer tanto en la sociedad como en la literatura.

 

Dion Fortune

Violet Mary Firth Evans o Dion Fortune, formó parte de la primera ola de ocultistas a comienzos del siglo XX. “…[Yo] era una mujer, y yo soy una mujer, y parece que me duele porque lastima la feminidad. No puedo decirlo claramente, pero lo siento, lo siento como un dolor para todo lo que es mejor en mí”. Feminista y exintegrante de la Sociedad Teosófica, a lo largo de The Secrets of Dr. Taverner Fortune describe, entre otros temas, su punto de vista sobre la reencarnación, no sólo sobre el hecho de que ocurra, sino sobre cómo las vidas anteriores ejercen una gran influencia en la vida presente. Fortune escribió también un maravilloso libro titulado Autodefensa psíquica, donde explora cómo y por qué las personas somos capaces de lanzar injurias psíquicas a otros de manera inconsciente; el texto es una guía para lidiar con estas fuerzas en el mundo material.  

 

Emily Dickinson

Durante su vida, la poeta Emily Dickinson fue probblemente más conocida por su afición a las plantas y la botánica que por su poesía (incluso cuenta con un precioso herbario que ha sobrevivido al paso del tiempo como un tesoro). Sin embargo, a partir de los 30 años Emily dejó la casa familiar, y pasó el resto de su vida dedicada a su poesía. Reconocida como genio de la literatura universal, con un lenguaje propio hecho de elipsis e intuiciones, Dickinson dejó en todas sus obras la fortaleza que le caracterizaba “Ignoramos nuestra verdadera estatura hasta que nos ponemos en pie”. Para leer: Poemas 1-600, con la traducción de Ana Mañeru y María Milagros Rivera.

 

Leonora Carrington

“En la vida uno debe hacer lo que le da la gana, porque la frase que comienza con ‘hubiera querido’ vale para una chingada”. Según algunos biógrafos, Carrington rechazaba su infancia inglesa privilegiada, que conllevaba una serie de pretensiones y una narración preescrita de cómo debería vivir una mujer. A pesar de que aprendió mucho de él y de los demás surrealistas, ella rechazaba a Max Ernst y los roles que éstos le daban a las mujeres. En la peor época de su vida fue sometida a un severo tratamiento farmacológico y esa experiencia quedó plasmada en Memorias de abajo, libro en el que describió a España como una prisión. Existe un maravilloso libro de cuentos titulado El séptimo caballo, donde puedes encontrar las narraciones más atinadamente surrealistas de su época. La influencia de la alquimia y el ocultismo –al igual que en algunos escritos de Remedios Vario– es innata. 

 

Mary Shelley

Mary Shelley es la autora de Frankenstein o el moderno Prometeo. Con sólo 18 años escribió una de las obras más geniales de la literatura universal. Por ser mujer, no pudo firmar la obra con su nombre. “Libérate y busca tu propia voz”. El consejo de su padre lo aplicó al ser exponente del movimiento romántico en Alemania. La idea de Frankenstein surgió cuando Mary Godwin (su nombre de soltera) fue desafiada a escribir una historia de fantasmas en una competencia con nada menos que Lord Byron y su futuro esposo, Percy Bysshe Shelley.

 

Maya Angelou

Fue poeta, cantante, bailarina y actriz; pero antes de eso fue prostituta, cocinera y regente de un club nocturno de dudosa reputación. Y previo a ello fue una niña negra violada por el novio de su madre y que estuvo 10 años sin hablar después de que el violador fuera asesinado, presuntamente por miembros de su familia. En el libro Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado (1969), un ejemplo brutal de superación por parte de una mujer, Angelou narra cómo una niña descubre el mundo al que debe enfrentarse, en plena segregación racial en Estados Unidos, siendo mujer, negra y pobre, una triple discriminación. Y lo hace no con victimismo, cursilería o falso dramatismo, sino con una prosa inteligente y real.

 

Murasaki Shikibu

Es como la Jane Austen de Japón. La ironía es que Murasaki Shikibu no tiene la fama mundial de Austen, a pesar de que ella escribió 800 años antes. Como Mozart en la corte vienesa y Leonardo da Vinci en la corte milanesa, Murasaki Shikibu era el orgullo de la corte de la emperatriz Shoshi, como dama de honor y una rara escritora. Aprendió chino a través de las clases que le daban a su hermano. Inusual para su tiempo, permaneció soltera hasta los veintitantos y se casó con un amigo rico de su padre. El cuento de Genji es considerado un clásico de la literatura japonesa, la primera novela del mundo y la primera novela psicológica moderna.

 

Muriel Barbery

Autora de La elegancia del erizo, novela que critica las clases sociales, especialmente la burguesía francesa, y analiza la belleza que las personas esconden bajo una capa de púas. La filosofía, la soledad y la cultura japonesa han influido en sus obras. La escritora habla en su literatura de la soledad, de la inteligencia del individuo y de la solidaridad.

 

Nahui Olin

Educada por una madre “clasista, durísima, estricta, formalista, conservadora en extremo”, creció creyendo que la rebeldía era su obligación. Nahui Olin es un nombre azteca que designa el poder con el que el sol hace girar a los planetas. Con ese apodo llamaron a Carmen Mondragón, pintora, poeta, musa y modelo, nacida en una familia de ocho hermanos. Su sensualidad quedó registrada en los murales de Diego Rivera y en la obra de su amante, el pintor Dr. Atl. El hecho de que se autorrepresentara en su pintura se corresponde con su conocimiento del feminismo mexicano, que la impulsó a explorar su creatividad. Su poesía habla de la libertad corporal de las mujeres. Para leer: Óptica cerebral, poemas dinámicos (1922), Câlinement je suis dedans (1923).

 

Nellie Campobello

Es conocida por ser una de las más grandes narradoras de la Revolución mexicana y por fomentar la práctica de ballet en México. Su mayor inspiración fue su madre, que era soldadera en la Revolución. Fundó, junto con su hermana Gloria, Martín Luis Guzmán y José Clemente Orozco, el Ballet de la Ciudad de México; después creó la Escuela Nacional de Danza, de la que fue directora hasta 1984. Hidalgo del Parral y Chihuahua son los escenarios de sus obras más famosas: Cartucho, Las manos de mamá y Apuntes sobre la vida militar de Francisco Villa.

 

Rachel Carson

racher-carson-escritora-movimiento-ambiental-conciencia-ecologismo

Quien dio voz a la naturaleza por primera vez fue una mujer. Su nombre era Rachel Carson y su libro Primavera silenciosa (1960) sería el primer alegato ecologista, el primer llamado urgente contra la destrucción y la degradación de la vida. Este libro ­(por el que “toda la humanidad está en deuda con ella”, según aseguró un senador de EE.UU. en 1964 tras la muerte de Carson) era, en principio, una especie de cuento. Carson no sólo provocó la creación de las instituciones ambientales que hoy conocemos, sino que nos demostró la valía de las acciones individuales.

 

Robyn Davidson

Forastera de los desiertos de Australia. Una trotamundos sin precedentes que durante 9 meses emprendió un solitario viaje, en el cual llevaba consigo nada más que su perro y un par de camellos que tuvo que aprender a domar para que llevasen sus cosas por todo el desierto. Después de este viaje personal y espiritual por los pasajes de su yo interno Davidson escribió un libro, Tracks, donde narra su travesía y pensamientos en el vórtice de la naturaleza salvaje. 

 

Rosario Castellanos

Una de las más importantes escritoras mexicanas, que cargó con un lastre permanente: haber sido la hija mayor y haber nacido mujer, circunstancia que sus padres hicieron patente a tal grado que Castellanos deseó más de una vez la muerte de su propio hermano. Esa pulsión, convertida en culpa, la persiguió toda su vida, y también nutrió de manera importante su obra. Para Rosario Castellanos, Balún Canán “es esencialmente un libro autobiográfico. Es la narración de mi infancia; es, además, un testimonio de los hechos que presencié en un momento en que se pretendió hacer un cambio económico y político en los lugares donde yo vivía”.

 

Simone de Beauvoir

Cualquier hombre o mujer que se interese por entender cómo a lo largo de la historia se han construido las identidades de las mujeres -normalmente con respecto a un hombre: hija, esposa, madre, olvidándose de sí mismas-, debe leer a Simone de Beauvoir. La famosa existencialista francesa explica en El segundo sexo cómo a la mitad de la población se la ha definido en función de la otra mitad. Es la obra fundacional del feminismo, que apunta al beneficio que la igualdad real traería tanto para las mujeres como para los hombres.

 

Sylvia Plath

Una poeta de la posguerra, sin miedo a enfrentar su propia desesperación. Fuera de los detalles autobiográficos más escandalosos (su tormentoso matrimonio con el poeta Ted Hughes, su dramático suicidio), Sylvia Plath es una poeta a la que vale la pena conocer y estimar por su maestría técnica e imaginativa, por su dominio para bajar a las profundidades y describir con acierto lo que medra en ellas. Es conocida por poemas como “Daddy” y “Lady Lazarus”, e incluso el poema radiofónico “Tres mujeres”, una joya de la potencia imaginativa de la autora.

 

Susan Sontag

La ensayista Susan Sontag tenía una habilidad asombrosa para aproximarse a un tema, diseccionarlo con cuidado y llegar a conclusiones radicalmente brillantes. Ante el dolor de los demás es un ensayo crucial sobre un elemento típicamente masculino, la violencia visual, que se ha convertido en una presencia diaria en nuestras vidas. Los libros de Sontag enseñan a pensar, y están a años luz de la autoayuda. El magnetismo intelectual de Sontag es difícil de superar. Escribió sobre el cine, la enfermedad y Walter Benjamin, y su inteligencia siempre fue una forma de placer.

 

Virginia Woolf

Virginia Woolf es la escritora que renovó la novela moderna e impulsó el feminismo. Entre los tantos temas sobre los que escribió, también está la importancia de la lectura. Ella veía la lectura como liberadora, lo cual plasmó en al menos tres ensayos: “Hours in a Library”, “The Common Reader” y “How Should One Read a Book?”, todos de distintas épocas pero con una insistencia en común. En otra temática, Al faro, leído con detenimiento, es un magnífico tratado sobre la frustración de los sueños.