El refrigerador es un excelente aliado para conservar la comida en buen estado durante unos cuantos días. Pero si terminas por tirar todo a la basura porque se echó a perder ahí adentro, eso quiere decir que estás cometiendo algunos errores al almacenar y conservar la comida en el refrigerador.

No basta con sólo meter la comida, ya que el refrigerador también puede absorber los nutrientes de tus alimentos. Si no quieres que sólo se produzca una colonia de hongos en tu refrigerador, necesitas ayudarle un poco a la comida para que se mantenga en excelentes condiciones.

La clave está en saber cómo almacenar la comida y en tener un refrigerador pequeño para que detengas la cadena de desperdicio. Salvemos a esas deliciosas verduras, frutas, lácteos y todo lo que puedas tener, evitando estos diez errores al almacenar tu comida en el refrigerador. 

También en Ecoosfera: 3 formas efectivas de conservar alimentos sin necesidad de un refrigerador

 

10 errores al almacenar tu comida en el refrigerador

1. Pones en el refrigerador lo que no va ahí

Saca los jitomates del refrigerador ahora mismo. El frío del refrigerador afecta directamente la textura y el sabor de los alimentos como el jitomate, las papas, el ajo, las cebollas y algunos cítricos. Lo único que podrás almacenar en tu refrigerador serán los aguacates, plátanos y duraznos, si es que ya están muy maduros.

 

2. Lava bien los alimentos antes de almacenarlos

Exacto: los hongos y los malos olores que se crean en el refrigerador pueden ser producto de un mal lavado de los alimentos. Limpia tus verduras y todo lo que vayas a usar en la semana, pero no te olvides de secarlo muy bien. De nada sirve que lo laves si lo dejas húmedo.

Extiende en una toalla los productos limpios y deja que respiren hasta secarse. Por último, dales una pasada con la toalla para que ninguna gota de agua se te escape y estén listos para guardar.

 

3. El pan va en el congelador

No te equivocaste tanto al dejar tu pan en el refrigerador; sin embargo, lo que tienes que hacer es mandarlo directo al congelador. En una temperatura medio fría, la humedad del pan se escapa rápidamente.

En el congelador estará muy bien conservado. En cuanto abandone su fría estancia, la frescura natural regresa sin ningún problema.

 

4. Guarda bien las hierbas

Seguramente tus hierbas se descomponen rápidamente y dejan tu refrigerador manchado de cosas verdes y viscosas. Consigue un vaso o recipiente de vidrio que quepa en el cajón y guarda todas las hierbas ahí; verás que el vidrio ayudará a su mantenimiento.

hierbas-vidrio-refrigerador-almacenar-alimentos

 

5. Quita los lácteos de la puerta

Aleja de la puerta los alimentos que pueden ser más sensibles a una rápida descomposición: la leche, el huevo, los quesos, la carne, el yogur, etc. Envíalo todo a la parte trasera de los estantes del refrigerador, ahí es donde se conserva mejor la comida gracias a que la temperatura es estable.

 

También en Ecoosfera: Las fechas de caducidad no son de fiar: ¿cómo saber cuando la comida está realmente caduca?

 

6. Pon atención a tus verduras

Las verduras generan constantemente humedad, por lo tanto, deberás estar al pendiente de ellas. No las guardes en bolsas o, en todo caso, consigue aquellas bolsas con orificios que se utilizan para ir al supermercado.

Esas bolsas mantendrán oreadas a las verduras, aunque eso no quiere decir que no se puedan echar a perder. Déjalas en un lugar en el que estén a la vista y no se te olviden, eso será importante para no desperdiciar comida.

 

7. Prioriza y evita los errores de almacenamiento

Al almacenar tu comida en el refrigerador deberás poner prioridades de almacenamiento. Esto quiere decir que puedes colocar lo que no usas tanto en la parte de atrás y lo que necesitas diariamente en la parte de enfrente.

Si ordenas tu consumo semanal será mucho más fácil saber qué utilizarás y qué puedes dejar para después. El desperdicio puede llegar a disminuir mucho cuando conocemos las cantidades de alimentos que sí usamor, y además evitamos compras excesivas.

alimentos del mundo familias paises-refrigeradores-neveras

8. Adiós a latas en el refrigerador

Lo peor que le puedes hacer a tus alimentos es mantenerlos en la lata. Si dejas cualquier resto de elotes, chiles, aderezos o lo que sea en el recipiente de aluminio, poco a poco el sabor metálico se hará presente.

Es una mejor opción guardar los recipientes de las mermeladas o mayonesas, lavarlos muy bien y utilizarlos como almacenamiento para los pequeños sobrantes.

 

9. No ocultes las sobras en el refrigerador

Si sabes que no te lo vas a comer o nadie le hará caso, evita guardar esa comida. Guardar sobras es una manera de llenar de residuos tu refrigerador. No esperes a que los hongos aparezcan, si es comida que se puede usar, dónala en el camino a casa. 

 

10. Cajón de sobras

Si te sobra un poco de verdura, otro tanto de tomate o tal vez un pedazo de tortilla, ponlos todos en un recipiente de sobras. Arma en tu refrigerador un pequeño espacio para los cachitos de alimentos. Ojo: no pueden ser cosas que estén a punto de echarse a perder, sólo cosas reutilizables.

Seguramente después de conocer estos diez errores tendrás que ir a ver tu refrigerador y cambiar lo que no esté bien. Aprende a almacenar tu comida en el refrigerador de forma saludable y beneficiosa para tu bolsillo y así disminuirás el desperdicio. 

 

Sigue leyendo: Guía para reducir el desperdicio de comida paso a paso