Parecería que Irlanda, con sus tierras verdes y libre de construcciones, es el único país que no conoce la destrucción de la naturaleza por el ser humano, pero no es así. Irlanda es el único país de toda Europa que cuenta con un bosque íntegramente destruido por la deforestación, de acuerdo con la Autoridad de Agricultura y Desarrollo Alimentario.

reforestacion-mundo-planeta-irlanda-arboles-bosques-climatico

Las actividades del ser humano complican la recuperación de la mayoría de los bosques en Irlanda y otros cuantos en el mundo. Algunos de los que restan, al menos en Emerald, provienen de inversores del sector privado que terminan por tener el control de esas zonas para su propio beneficio o cuidado. 

¿Cuál es el propósito entonces: reforestar o controlar el bosque para el uso que cada quien determine?

Solemos olvidar que los bosques no sólo son necesarios para el desarrollo de varias especies, sino que también funcionan como controladores del clima. 

Para Irlanda, los bosques son el botón regulador del clima de toda la isla, y permiten que la tierra desarrolle vida y un ecosistema completo. Ahora el objetivo es crear nuevos bosques que regulen el clima de todo el país. 

 

Millones de árboles por cientos de años de daño 

¿Cuántos árboles se necesitan para reforestar Irlanda? El país reconoció que se necesitan 440 millones de estos ejemplares, y que serán plantados para 2040 (22 millones cada año), si es que se quieren tomar acciones contra el cambio climático. 

Ésta ha sido una de las estrategias que mejor se han planteado en torno a la reforestación de zonas afectadas, debido a la gran cantidad de árboles que se considera plantar, pero los obstáculos serán mayores. 

Los granjeros tendrán que otorgar áreas para la reforestación, áreas que muy posiblemente les pertenezcan, aunque el diario The Times reporta que los habitantes de la isla están entusiasmados por la plantación masiva. 

Sin embargo, otros piensan que la mejor opción es permitir que la tierra se recupere sola y que la vegetación vuelva a crecer naturalmente y sin ayuda del hombre. 

Ambas son buenas posibilidades: ya sea reforestar con 400 millones de árboles o permitir la regeneración del territorio, pero… ¿tú cuál elegirías?

Estos actos son un pequeño paso hacia la construcción de aquello que se destruyó y se sigue destruyendo, pero falta mucho más por hacer en el resto del mundo, aunque por algo se empieza. 

El objetivo es cuidar las zonas cercanas a nosotros, no importa si son privadas o públicas, finalmente el planeta en el que vivimos está a cargo de todos y si queremos permanecer en él de una forma equilibrada, tendremos que cuidarlo.