La red 5G es un paso hacia el alma de la nueva economía mundial. No obstante, parece que los costos son más altos que los beneficios. El mundo globalizado no puede esperar para desarrollar la quinta generación de tecnologías de telecomunicaciones, pero ¿esto qué significa?

Estamos acostumbrados a usar la red de Internet del celular como una herramienta casi congénita. Algunos han tenido dispositivos en sus manos desde pequeños, mientras que otros han tenido que aprender a usarlos a lo largo de su vida. Mientras todos atravesamos el proceso de apropiación de la red de Internet (ya sean datos móviles o wifi), las grandes potencias compiten en la nueva carrera económica mundial.

energia-red-5g-telecomunicaciones

 

¿Por qué una red 5G?

De acuerdo con los entusiastas desarrolladores de las telecomunicaciones, esta red es la clave para dar un salto monumental hacia adelante. La red 5G implicaría ciudades total y masivamente conectadas, dispositivos más veloces y estables, además de una base más efectiva para el desarrollo de algunas industrias.  

Pero si es lo que tanto desea la sociedad moderna, principalmente la asiática y europea, ¿por qué estará disponible hasta 2025? La realidad es que la red 5G tiene sus ventajas y sus desventajas. El problema es que tiene más puntos en contra que a favor, aunque eso es algo que pocos saben (y de lo que otros quieren aprovecharse).

 

Detrás del salto a la red de quinta generación

La red móvil 5G es un nuevo estándar inalámbrico global después de las redes 1G, 2G, 3G y 4G. 5G permite un nuevo tipo de red que está diseñada para conectar prácticamente a todos y todo junto, incluidas máquinas, objetos y dispositivos.

El Internet proviene de redes, específicamente de ondas o frecuencias que navegan a través de dichas conexiones (por cable o por vía inalámbrica). En ocasiones, la red es lenta, no carga muy bien o no está disponible en todo el territorio. Estas son las principales causas que motivan la transición hacia la quinta generación, además de que promete un gran impulso para algunas industrias. 

Pero no todo es tan simple. La señal 5G requiere de una red densa de antenas y transmisores que aumenten el nivel de frecuencia en las estaciones base y otros dispositivos. De esta forma se elimina la obsolescencia y el tiempo de espera de la red actual. La red permitiría que una cantidad mayor de datos se transporte con mayor rapidez, reduciendo el tiempo de respuesta en línea y ofreciendo conectividad inmediata a billones de dispositivos.  

Sin embargo, el hecho de que billones tengan acceso a una red de Internet más rápida no es el principal interés en el desarrollo de la red 5G. Para algunas industrias esta red representa billones en ventas globales, exactamente unos 13.2 billones de dólares para el año 2035.

De acuerdo con un análisis económico realizado por Raconteur, la industria manufacturera estará al frente de las ganancias con un crecimiento estimado en cerca de 5 billones de dólares. En segundo lugar, se colocaría la industria de información y telecomunicación con 1,569 billones de dólares. En la tercera posición llegan las ventas por mayoreo y menudeo, seguidas de los servicios públicos y, en último lugar, la construcción.

dinero-telecomunicaciones-industria-5G-economia

Concentrémonos, entonces, en la industria de la manufactura. Es posible que de aquí surjan las primeras “fábricas inteligentes”, libres de conexiones, mejoradas con procesos automatizados y habilitadas para recopilar más datos. Todo esto se traducirá en una reducción de costos para las empresas.

No obstante, no todos los países se verán beneficiados por esto. Habrá unos cuantos que lideren la lista de beneficios de la 5G, entre ellos China y Estados Unidos. El principal será el país asiático con sus gigantes de telecomunicación: Huawei y ZTE Corporation. Las estimaciones de las ganancias en producción serán de unos 1.3 billones de dólares, mientras se espera un derrame de 11 millones de empleos.

Para Estados Unidos la situación es distinta: tendrá ganancias, pero no en la misma magnitud que China. Se espera que las fábricas automotrices tengan un auge, pero la red 5G no promete mucho para el gigante americano. En este sentido, China será el mayor líder de la red 5G. Lo único en lo que tendrá que poner atención es en los obstáculos que podría enfrentar para colocar sus productos en el resto del mundo.

 

Costos de la 5G (economía, ambiente y salud)  

La infraestructura de la red 5G ofrece beneficios, pero también atrae costos mayores. Dado que la red es más compleja y requiere de una densa base de estaciones para garantizar su capacidad y eficiencia, costará mucho en comparación con las tecnologías previas.

No todos los países serán capaces de cubrir los costos para desarrollar una red 5G que dé auge a su economía. Los gobiernos deberán contemplar la venta de las licencias de las frecuencias, es decir las señales libres de frecuencia o no utilizadas por alguna entidad que se puedan vender a empresas interesadas en distribuir un servicio privado, las cuales pueden costar hasta 150 millones de dólares.

Además, se deben considerar los gastos de la central de datos y las redes de transmisión, entre otras cosas. De acuerdo con la Comisión Europea, se estima que este salto al futuro podría costarle a Europa unos 500 billones de euros.

Aunque se intente hacer de esta red una de comunicación masiva, pocos lograrán tener acceso a ella. Sin embargo, es posible que ningún país quiera quedarse fuera de la próxima carrera mundial económica. Por eso, buscarán las formas de implementar la red 5G.

 

Cuáles serán los impactos de la 5G en el medioambiente

El medioambiente es otro aspecto que pagará grandes costos si la 5G se hace realidad. La fabricación y el mantenimiento de dispositivos individuales, más las herramientas para entregar la conexión a los usuarios, se traducirán en un derroche severo de consumo de energía.

La promesa de la 5G es expandir el número de dispositivos que funcionen con una red más estables y eficaz. No obstante, del otro lado de la moneda está el consumo de energía más amenazador para el planeta en toda la historia.

De acuerdo con las últimas cifras que la asociación GSM analizó, la industria de telecomunicaciones consume alrededor del 3% de la energía mundial. Con el despliegue de la red 5G, este porcentaje aumentaría potencialmente hacia un 170% para 2026. Asimismo, un estudio liderado por Vertiv proyecta que en 2030 la tecnología de la información consumirá una quinta parte de toda la electricidad global. 

energia-red-5g-impacto

A medida que las personas tengan mayor acceso a una red más grande y rápida, el ciclo de consumo se va a expandir. Los dispositivos antiguos serán descartados por los actuales, lo cual significa que estaremos maximizando la presencia de basura tecnológica. Además, las empresas seguirán alimentado la obsolescencia programada con el objetivo de crear una demanda de nuevos productos innecesaria y continua. Pero pocas personas se han detenido a reflexionar sobre esto, sólo se han concentrado en los beneficios económicos.

Si la red 5G se expande, se estima que se utilizarán unos 50,000 millones de nuevos dispositivos. En consecuencia, se consumirá más energía.

Por otro lado está el desecho de infraestructura. Al adquirir nuevas tecnologías, las celdas de las redes anteriores serán inútiles para soportar la red 5G. Por esta razón será necesario colocar más celdas para asegurar una conexión continua y el mantenimiento de éstas implica un mayor consumo de recursos renovables para producir estos dispositivos.

En pocas palabras, el medioambiente tendría que enfrentar tres problemas al mismo tiempo: el consumo estratosférico de energía, la explotación de recursos para sostener la red y los desechos tecnológicos provocados por la obsolescencia y la creación de nuevos dispositivos. 

 

¿Hay peligros para la salud?

En cuanto a la salud humana, mientras las frecuencias utilizadas por esta red son investigadas por su posible potencial negativo y su impacto biológico, cientos de expertos han reunido trabajos de investigación que proponen actualizar los límites de exposición a la radiación que adoptó la FFC a finales de la década de 1990. 

Hoy el manifiesto que se ha planteado a partir de más de 400 investigaciones recientes exige que la comunidad internacional reconozca que la radiación:

“5G afecta a los organismos vivos a niveles muy por debajo de la mayoría de las pautas internacionales y nacionales. Los efectos incluyen un mayor riesgo de cáncer, estrés celular, aumento de radicales libres dañinos, daños genéticos, cambios estructurales y funcionales del sistema reproductivo, déficit de aprendizaje y memoria, trastornos neurológicos e impactos negativos sobre el bienestar general en humanos. El daño va mucho más allá de la raza humana, ya que hay una creciente evidencia de efectos nocivos para la vida vegetal y animal”. – (llamamiento de científicos del EMF).

Los campos electromagnéticos que emplea la red 5G son áreas de energía invisibles que se miden en Hertz (Hz). En este sentido, existen las ondas largas que tienen menor frecuencia, lo cual las hace débiles en términos de energía, mientras que las ondas cortas tienen mayor frecuencia y por ende son más poderosas.

tabla de ondas
Polina Kudelkina

 

Dependiendo de la frecuencia de onda (alta o baja), hay dos categorías de radiación: ionizante y no ionizante. La ionizante incluye frecuencias de medias a altas, es decir, rayos ultravioletas, rayos X y rayos gamma. Este tipo de radiación puede dañar las células humanas y causar cáncer. Por su parte, la radiación no ionizante únicamente produce efectos térmicos, además de calentamiento del tejido si se está a un gran nivel de exposición de la radiación. Por ejemplo, el microondas tiene radiación no ionizante y produce ondas cada 30 centímetros.

La red 5G crea ondas con una separación de milímetros para aumentar la fuerza de la frecuencia. El rango es muy corto, lo que resulta en una exposición constante a la radiación.

 

El debate continúa 

Sin embargo, sin llevar a cabo una evaluación formal de riesgos o una revisión sistemática de la investigación sobre los efectos de la radiación en la salud, la FDA reafirmó recientemente los límites de exposición de 1996 de la FCC, afirmando que la agencia había “concluido que no había cambios en los estándares actuales están garantizados en este momento” y que “los hallazgos experimentales de NTP no deben aplicarse al uso de teléfonos celulares humanos “. En la carta donde se expuso esto también se señala que “la evidencia científica disponible hasta la fecha no respalda los efectos adversos para la salud en humanos debido a exposiciones en o dentro de los límites actuales”.

Los hechos científicos son insuficientes para ponderar el uso de una red que podría tener consecuencias graves, pero que al mismo tiempo promete hacer realidad el mundo moderno que se supone que todos queremos. ¿Pero realmente es así? Las empresas se han detenido muy poco a pensar en las verdaderas necesidades de la sociedad e incluso los gobiernos han sido arrastrados por los intereses comerciales. 

Esto sólo nos hace preguntarnos: ¿esta tecnología de punta es lo que la humanidad necesita con urgencia? ¿Acaso la red 5G promete eliminar los problemas de hambre o crisis climática? Pensemos por un momento qué tipo de sociedad queremos para los próximos 2 o 3 años y si una red 5G es lo que realmente necesitamos. 

 

Sigue leyendo: ¿Cuánto contamina Internet? La huella del monstruo digital