Desde diversas disciplinas se ha intentado indagar en aquello que hemos dado por sentado desde hace décadas. Por ejemplo, que la realidad existe, y que es material y objetiva. Pero cada vez hay más pruebas de que lo que concebimos como realidad podría ser algo muy diferente.

Asimismo, las concepciones científicas sobre lo que es el espacio-tiempo están cambiando. Antes podríamos haber asegurado que el espacio que habitamos es tridimensional, mientras que el tiempo avanza linealmente. No obstante, semejantes aseveraciones parecen ahora, a la luz de la física cuántica y otros avances científicos, demasiado deterministas

 

Dos realidades caben en el mismo espacio-tiempo

Una investigación reciente de la Universidad Cornell pudo comprobar un experimento mental llamado “el amigo de Wigner” y que fue propuesto por primera vez en 1961 por el Nobel Eugene Wigner.

Este experimento parte de un sistema cuántico que tiene dos estados en superposición. Dado que en la física cuántica la realidad depende del observador, el sistema cuántico seguirá teniendo dos estados –dos realidades– hasta el momento en que sea medido. Según la paradoja mental de Wigner, la polarización de un fotón (es decir, el eje sobre el que gira) será el que genere dos realidades simultáneas, ya que dicho eje será al mismo tiempo horizontal y vertical.

realidades-coexisten-fisica-cuantica-experimento-wigner

Los dos observadores propuestos en este experimento son Wigner y su amigo, mientras que el espacio clave es el laboratorio. Mientras que el amigo de Wigner está en el laboratorio realizando el experimento para medir la polarización del fotón –lo que hará que el fotón se fije en uno de los dos estados–, Wigner está afuera. Wigner no puede observar el fotón, pero sí a su amigo. Así, aunque el amigo observe el fotón y determine sobre qué eje gira, para Wigner el fotón seguirá en superposición.

Así, las dos realidades coexistirán en el mismo espacio-tiempo.

 

Pero, ¿por qué no se había podido hacer este experimento?

Los científicos que elaboraron este experimento tuvieron que construir las condiciones para reproducir a la perfección las leyes de la mecánica cuántica. Este sistema consta de cuatro observadores enlazados –inteligencia artificial– y seis fotones con tecnología de punta, lo cual demostró que, si bien una parte del sistema produjo una medición, para la otra la medición no se realizó. Lo que era la realidad para unos, no existía para los otros.

Esto abre una pregunta:
¿Qué grandes cambios filosóficos no traerá consigo la física cuántica?

realidades-coexisten-fisica-cuantica-experimento-wigner

En términos sociales, el pensar en realidades simultáneas podría contribuir a nuestra evolución. Porque de esta forma podríamos construir un mundo más allá de verdades monolíticas, sustituyéndolo con la riqueza de la diversidad y pluralidad que caracteriza a la vida en general. En este sentido es curioso pensar que no todas las culturas han concebido de la misma manera algo tan complejo como la realidad, ni tampoco el espacio-tiempo donde ésta se sucede.

Para los pueblos originarios, por ejemplo, el tiempo no es lineal, sino cíclico, como lo son también los cultivos. Esto los hace organizarse colectivamente de maneras muy distintas a la nuestra, así como generar un pensamiento único en el cual rara vez se presentan perspectivas deterministas o reduccionistas. De esta rica cosmovisión surge un principio que rige su existencia: el buen vivir.

En vista de todo esto, habrá que seguir indagando en el mundo nanométrico y nanotemporal. No sólo con afanes científicos, sino incluso filosóficos y hasta pragmáticos, que nos puedan ayudar a repensar el mundo y las formas como lo habitamos.

 

* Imágenes: 1 y 3) ) Mariano Peccinetti 2) MIT