La energía oscura podría estar constituida de una misteriosa sustancia llamada quintaesencia, de ser cierta esta teoría cambiaría la forma en la que entendemos el Universo. 

Los cosmólogos han descubierto un comportamiento intrigante en la forma en que la luz antigua se mueve a través del Universo. Esto podría ofrecer pistas acerca de la naturaleza de la energía oscura. La misteriosa fuerza que parece estar empujando al cosmos a expandirse cada vez más rápido.

A través del análisis de los datos recogidos por la misión Planck de la Agencia Espacial Europea (ESA), identificaron una torsión de la luz sobre el fondo cósmico de microondas o CMB (radiación a menudo descrita como el resplandor del Big Bang). Estos resultados han llevado a postular la existencia de una misteriosa sustancia que impregnaría el Universo en su totalidad, a la que llamaron quintaesencia cósmica.

quintaesencia cmb energía oscura
Fondo Cósmico de Microondas. ESA

Tal descubrimiento requeriría una exhaustiva revisión de las teorías actuales. Ya que el modelo estándar de la física de partículas no predice la presencia de esta quintaesencia. No obstante, los cosmólogos prefieren no hacer tanto ruido por ahora, debido a que la teoría sólo cumple con 2.5 sigma (sobre los 5 sigma que requiere una teoría para ser completamente aceptada).

Según los datos publicados en la revista Nature, la energía oscura estaría constituida por una quintaesencia. Esto significa que el impulso a la expansión de la energía oscura, podría debilitarse o desaparecer lentamente. Los expertos dicen que incluso podría revertirse para convertirse en una energía atractiva haciendo que el Universo colapse en el Big Crunch (contrario de Big Bang).

El físico teórico Sean Caroll del Instituto de Tecnología de Pasadena, California, explica el misterio que esto representa.

 “Estamos de regreso a una situación en la que no tenemos idea de cómo va a terminar el Universo”.

Energía oscura: ¿Constante cosmológica o quintaesencia?

El primer indicio de una fuerza desconocida que tiraba hacia la expansión del Universo, apareció en 1998. A partir de dos estudios separados de supernovas, se postuló la teoría principal de que la energía oscura es una propiedad intrínseca del cosmos. Esto solo suponía una afirmativa; que la cantidad de energía oscura por unidad de volumen de espacio se fija como “una constante cosmológica”.

Pero algunos cosmólogos afirman que la energía oscura podría estar hecha de algo completamente diferente. A esto le llaman un campo de quintaesencia. A diferencia de la teoría principal basada en la constante cosmológica, la quintaesencia “es un medio tangible y tiene sus propias fluctuaciones”, según Robert Caldwell, cosmólogo del Dartmouth College y uno de los primeros en sugerir la existencia de la sustancia en 1998.

quintaesencia cosmica energía oscura
ESA

Según el investigador, la quintaesencia podría tener propiedades intermedias entre las de la materia y las de una constante cosmológica. En aquel entonces, el cosmólogo propuso una prueba experimental, basada en la predicción de que la quintaesencia altera la forma en que se propaga la luz en el espacio.

Un año más tarde, un grupo de científicos de la Universidad John Hopkins, en Baltimore calcularon cómo se podría medir este efecto de alteración en el CMB. Concluyeron que es posible detectar signos de quintaesencia mirando mapas de luz polarizada a través del CMB.

Ahora, 22 años después, los cosmólogos Yuto Minami y Eiichiro Komatsu, han identificado signos en los datos del CMB recopilados por la misión Planck que concluyó en 2013. Si se logra comprobar la existencia de la quintaesencia, presupondría la caída de algunas teorías en efecto dominó. “La roca sobre la que están parados es la constante cosmológica. Si cambia esa piedra, eso podría tener un efecto en todo lo demás”, dice Caldwell.

Sigue leyendo: La NASA publica sonidos siniestros de las profundidades del espacio