¿Qué sueñan los perros?

La psique de tu perro es más compleja de lo que crees (y definitivamente, sueña con más que un paseo por el parque).

Todos hemos visto a nuestros perros profundamente dormidos, agitando sus patas o moviendo sus narices en señal de que están soñando con alguna actividad. Pero, ¿qué sueñan los perros? Y más aún: ¿por qué sueñan como nosotros?

Estas fotos te muestran cómo ve tu perro el mundo

Según un estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts, muchos mamíferos tienen sueños complejos, pues su ciclo de sueño es muy parecido al nuestro e incluye la etapa del “movimiento ocular rápido” (REM, por sus siglas en inglés).

El ciclo de sueño por el que pasan los perros para llegar a su territorio onírico es muy parecido al nuestro, con etapas de alerta, de somnolencia y de REM; en esta última pasan el 12% de su ciclo de sueño. Es durante ese tiempo que tanto perros como humanos soñamos más vívidamente, pues es el momento de mayor actividad cerebral. Sólo que nosotros estamos en esa etapa durante mayor tiempo (un 25%).

que-suenan-los-perros-tienen-suenos-pesadillas

Los perros y otros mamíferos también tienen acceso al mundo de los sueños, pero ¿qué sueñan exactamente? Al igual que nosotros, los perros sueñan sobre sus experiencias cotidianas: una suerte de regresión producida por el hipocampo, la zona del cerebro encargada del aprendizaje y la memoria. Las investigaciones de Deirdre Barrett, psicóloga especialista en sueños de la Escuela de Medicina de Harvard, apuntan a que lo más probable es que nuestros perros sueñen… con nosotros, más que nada.

Porque los sueños reflejan lo que más nos interesa. En el caso de las personas, los sueños tienen intrincados mensajes metafóricos y simbólicos; en el caso de los perros es de esperarse que sus sueños sean más sencillos, pues además la etapa REM dura menos. Así que seguramente estamos presentes en sus sueños, así como también lo está un jugoso trozo de carne.

Es así que nuestros perros no siempre sueñan con que están persiguiendo alguna presa o que están corriendo por el parque, como se cree comúnmente. Sus sueños son más bien un reflejo bastante complejo de su mundo: de todo lo que aprehenden por vía de la vista y de otros sentidos como el olfato, mucho más desarrollado en ellos que en nosotros, lo que debe hacer sus sueños cualitativamente distintos.

que-suenan-los-perros-tienen-suenos-pesadillas

Además es muy probable que los sueños de nuestros perros sean también reminiscencias de su pasado pues, como se ha comprobado recientemente, cuentan con memoria a largo plazo. Se cree que es por eso que los perros tienen también pesadillas, tanto por experiencias recientes lo suficientemente traumáticas –como una visita al veterinario– como por experiencias pasadas.

Eso sí: los sueños de los perros –o sus pesadillas– pueden ser tan vívidos y estimularlos tanto que los expertos recomiendan no despertar a tu perro si ves que está soñando; menos aún si está llorando o gruñendo, pues podría morderte al no diferenciar entre su sueño y la realidad.

Viendo que soñamos de maneras tan parecidas, ¿será que algún día podremos compartir sueños con nuestro perro? Sin duda, eso sería fantástico.



Nuestra civilización no se resume en héroes de granito: nuestra civilización es civismo y ayuda mutua

La realidad actual exige valorar la civilización desde otras raíces, sin duda, más reales y humanas.

Civilización es un concepto que nos hace sentir pequeños ante la inmensidad de los logros humanos. Nos remite siempre a las grandes hazañas: a los avances, a las potencias, a los héroes. Y a veces también a los cimientos sobre los cuales construimos nuestra civilización tecnológica y tecnocrática.

Pero la civilización no sólo es estructura y memoria. 

civilizacion-que-es-sociedad-futuro

La civilización es una idea asociada a grandes imperios y a monumentos históricos, sin embargo, también proviene de las cualidades humanas, donde civilizado adquiere un papel protagónico social: ya no es el ser independiente, sino un nuevo ser conectado a otros seres en unidad, a través de la cultura, el lenguaje… el modo de pensamiento.

La interacción con los otros es indispensable para las especie humana, y en este sentido nos hemos inclinado, de manera orgánica, a dialogar para habitar espacios compartidos. Estos espacios no sólo han sido creados en conjunto, sino que son el vivo ejemplo de una sentencia que se ha olvidado hoy día: la ayuda mutua y la cooperación social en favor de todos, es decir, la empatía.

De manera que la civilización es, más allá de estructura, memoria y sedentarismo, una suerte de ánima o conciencia que funciona con todos para dar pauta al progreso

Jamás podríamos hacer entender a un hombre de la antigua Grecia, el tipo de civilización actual. Aristóteles sabía que la civilización de la que era parte se cimentaba en la esclavitud, y que sólo así la polis griega podía existir. Para nuestra moral esto es inaceptable, pero de la esclavitud dependía en Grecia la libertad de los llamados ciudadanos: los privilegiados, militares y terratenientes, quienes al no tener que trabajar tenían el tiempo de organizar la sociedad, deliberando y aplicando leyes. Es decir, los ciudadanos podían hacer política, y era sólo mediante ésta que podían mantener su estatus de ciudadanos.

Ahora, la civilización se sustenta sobre otros principios, como el de la igualdad entre seres humanos.

economia-social solidaria que es

Ser civilizado, por lo menos, públicamente, es ser habitantes de ciudades donde “todos somos iguales”. Aquí la gente contrae matrimonio, tiene hijos, casa y automóvil. No obstante, aún existe la esclavitud, que es la que sustenta esos estilos de vida. Pero a diferencia de los griegos, no todos podemos hacer política: vivimos en tiempos de una exacerbada democracia representativa, que suele mutar en regímenes autoritarios y mandatos presidenciales extravagantes, como el de Donald Trump

Pero todos aceptamos, de una u otra forma, esta dinámica, y orgullosos nos proclamamos “civilizados”. No obstante, detrás de la aseveración “somos civilizados” existe, tácitamente, un contrario lógico: no somos bárbaros. Y no queremos ser los bárbaros, nunca.

Pero, ¿y si ya somos los “bárbaros”?

Quizá necesitamos una redefinición de civilización –y de paso de “barbaridad”, para lo que podemos ir pensando en lo que significa que Donald Trump sea presidente del país con más recursos militares del mundo. Porque cada cierto tiempo deben actualizarse nuestros conceptos, esos elementos del lenguaje que nos permiten inteligir el mundo.

Si no estamos de acuerdo con Aristóteles y los griegos, y no queremos naturalizar la esclavitud, ¿qué tipo de civilización tendríamos que construir? Si los postulados modernos sobre la igualdad no se ven reflejados en la realidad, ¿qué tenemos que replantear?

civilizacion-que-es-sociedad-futuro

Podemos seguir pensando a la civilización con las grandes magnitudes que la caracterizan (seguimos pensando en Grecia y Roma, ¡que tienen más de dos años!). Pero vale la pena pensar también en los microcosmos que existen en cada espacio civilizado, y que de hecho lo conforman y lo hacen posible. Porque la civilización son también los grupos excluidos, y erróneamente catalogados como minorías: las mujeres, los negros, las lesbianas, los gays, los indígenas, los jóvenes, los niños, y todos los hombres que transitan por cada civilización. Somos todos, en realidad, los de las grandes hazañas. 

Así que la nueva civilización tendría que empezar por comprender esto, y comenzar a redefinir lo que verdaderamente podrá dar sustento a la existencia humana del futuro. Más empatía, más compasión, más civismo, más activismo digital, más causas, más ayuda mutua; más luchas, más defensas del territorio y la cultura, más diversidad y menos inequidad, más espacios públicos, menos sector privado y cada vez más conciencia colectiva. 

 

 

1) y 4) Douglas Hale, 2) raw stroy

 

 

 



¿Qué sueñan los perros? Estudio realiza sorprendente descubrimiento

La Dr. Deidre Barret considera que la mayoría de los mamíferos comparten con el humano el mismo ciclo de sueño.

 Todo dueño de perros ha sido testigo de los sueños de sus mascotas: cómo mueven sus patas y parte de sus hocicos, e incluso hasta emiten uno que otro ladrido. Algunas caricaturas se han encargado de representar este tipo de conducta, aventurándose a deducir que soñaban con comida, a jugar con amigos o a cazar a sus enemigos. Sin embargo, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Harvard, la fantasía quizá dista de la realidad. 

 

Para la Dr. Deirdre Barret, maestra y psicóloga clínica y evolucionista en Harvard Medical School, los sueños de animales es un camino aún poco recorrido; no obstante sus estudios en el ámbito de los sueños, le facilitaron comprender que no había grandes diferencias al respecto. 

Se recordará entonces la investigación fenomenológica de Penny Patterson con los gorilas Koko y Michael, quienes señalaron sueños relacionados con eventos fantásticos, lugares y personas almacenados en su memoria. Inclusive Michael, quien fue capturado por cazadores que mataron a su familia, a veces se despierta y señala “Personas malas matan gorilas”. 

Por ello la Dr. Deidre Barret considera que la mayoría de los mamíferos comparten con el humano el mismo ciclo de sueño, en el cual el cerebro tiene una actividad mucho menor durante el periodo de sueño profundo y una actividad latente llamada Movimiento Ocular Rápido –REM, por sus siglas en inglés– en donde ocurren los sueños. Esto incrementa la hipótesis de que otros mamíferos también sueñan. La diferencia más evidente es que, por un lado, los animales más pequeños, como los ratones, pasan a diferentes etapas del sueño más rápido, por lo que tienen sueños más frecuentes y más cortos; por otro lado, los elefantes tienen un ciclo más largo que el humano, por lo que poseen periodos de sueño profundo mucho más largos. Inclusive se cree que los reptiles y peces no tienen ciclos REM/ no REM, por lo que duermen sin soñar. 

De modo que si los humanos sueñan eventos relacionados con su día, de manera menos lógica y un poco más visual, ¿por qué sería diferente con otros mamíferos que poseen el mismo ciclo de sueño? Dado que los perros tienden estar más unidos a sus dueños –humanos–, podrían incluso soñar con su rostro, su olor o la manera adecuada de complacerlos. 

perro dormido sueno

Por su lado, los gatos, podrían soñar con cazar ratones… Esto se descubrió en el momento en que Michel Jouvet extrajo una pequeña área del cerebro de un gato con el fin de inhibir los movimientos oculares durante el REM, provocando que durante esa etapa se levantara, arqueara la espalda y maullara como si estuviera en plena cacería. 

Todos estas investigaciones podrían evidenciar que si tu perro mueve sus patas como si estuviera corriendo, probablemente estará soñando con que está corriendo. De hecho, mientras más pronunciado y rápido el movimiento, más vívido es el sueño que están teniendo.