¿Qué sueñan los perros?

La psique de tu perro es más compleja de lo que crees (y definitivamente, sueña con más que un paseo por el parque).

Todos hemos visto a nuestros perros profundamente dormidos, agitando sus patas o moviendo sus narices en señal de que están soñando con alguna actividad. Pero, ¿qué sueñan los perros? Y más aún: ¿por qué sueñan como nosotros?

Estas fotos te muestran cómo ve tu perro el mundo

Según un estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts, muchos mamíferos tienen sueños complejos, pues su ciclo de sueño es muy parecido al nuestro e incluye la etapa del “movimiento ocular rápido” (REM, por sus siglas en inglés).

El ciclo de sueño por el que pasan los perros para llegar a su territorio onírico es muy parecido al nuestro, con etapas de alerta, de somnolencia y de REM; en esta última pasan el 12% de su ciclo de sueño. Es durante ese tiempo que tanto perros como humanos soñamos más vívidamente, pues es el momento de mayor actividad cerebral. Sólo que nosotros estamos en esa etapa durante mayor tiempo (un 25%).

que-suenan-los-perros-tienen-suenos-pesadillas

Los perros y otros mamíferos también tienen acceso al mundo de los sueños, pero ¿qué sueñan exactamente? Al igual que nosotros, los perros sueñan sobre sus experiencias cotidianas: una suerte de regresión producida por el hipocampo, la zona del cerebro encargada del aprendizaje y la memoria. Las investigaciones de Deirdre Barrett, psicóloga especialista en sueños de la Escuela de Medicina de Harvard, apuntan a que lo más probable es que nuestros perros sueñen… con nosotros, más que nada.

Porque los sueños reflejan lo que más nos interesa. En el caso de las personas, los sueños tienen intrincados mensajes metafóricos y simbólicos; en el caso de los perros es de esperarse que sus sueños sean más sencillos, pues además la etapa REM dura menos. Así que seguramente estamos presentes en sus sueños, así como también lo está un jugoso trozo de carne.

Es así que nuestros perros no siempre sueñan con que están persiguiendo alguna presa o que están corriendo por el parque, como se cree comúnmente. Sus sueños son más bien un reflejo bastante complejo de su mundo: de todo lo que aprehenden por vía de la vista y de otros sentidos como el olfato, mucho más desarrollado en ellos que en nosotros, lo que debe hacer sus sueños cualitativamente distintos.

que-suenan-los-perros-tienen-suenos-pesadillas

Además es muy probable que los sueños de nuestros perros sean también reminiscencias de su pasado pues, como se ha comprobado recientemente, cuentan con memoria a largo plazo. Se cree que es por eso que los perros tienen también pesadillas, tanto por experiencias recientes lo suficientemente traumáticas –como una visita al veterinario– como por experiencias pasadas.

Eso sí: los sueños de los perros –o sus pesadillas– pueden ser tan vívidos y estimularlos tanto que los expertos recomiendan no despertar a tu perro si ves que está soñando; menos aún si está llorando o gruñendo, pues podría morderte al no diferenciar entre su sueño y la realidad.

Viendo que soñamos de maneras tan parecidas, ¿será que algún día podremos compartir sueños con nuestro perro? Sin duda, eso sería fantástico.



Soldaditos de juguete que hacen yoga (y muestran que la batalla es en el interior)

Estas figuras provocarán un glitch en tu concepción de la guerra y la paz.

Es por demás extraño, por lo menos para nuestra concepción contemporánea, que en las disertaciones antiguas sobre la guerra terminara siempre por aflorar un profundo humanismo. Porque curiosamente, libros como El arte de la guerra, de Sun Tzu, no son tanto manuales militares como tratados de filosofía. 

¿Será porque la guerra es inherente a nosotros como especie, y lo mejor que podemos hacer es aceptarle, aprenderle? Suena desalentador, pero también más realista. Porque si lo pensamos brevemente, ¿acaso no es nuestro interior el primer campo de batalla?

En ese sentido, El arte de la guerra es un libro que nos puede ayudar a sortear estratégicamente las trincheras de nuestra psique. Es una reflexión que nos hace ver que la vida es una lucha sin cuartel contra nuestros malos hábitos, y nos plantea un escenario de constante conflicto en donde se pierde o se gana.

Esta misma idea también ha sido planteada en términos no militares, sino psicológicos, por Carl Jung. El pensador suizo pensaba que  todos tenemos un lado oscuro al cual no debemos reprimir, sino aceptar y conocer. Es lo mismo que Sun Tzu plantea para poder ganar guerras:

Si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro.  Si no conoces a los demás, pero te conoces a ti mismo, perderás una batalla y ganarás otra.  Si no conoces a los demás ni te conoces a ti mismo, correrás peligro en cada batalla.
 
soldaditos-juguete-yoga-joe-juguetes-didacticos

 

La colección Yoga Joe nos propone jugar con estas profundas reflexiones a través de una pieza particular: soldaditos de juguete.

Los Yoga Joes son soldaditos –algunos de peculiares colores, incluidos rosa y púrpura–, que libran la batalla en su interior practicando yoga. Son nueve figuras diferentes, cada una realizando un asana distinto, que nos recuerdan inevitablemente las reflexiones de Sun Tzu.

Es por eso, quizá, que estas figuras producen un glitch inmediato en la percepción. Porque es casi imposible asociar a los soldaditos de juguete con algo como la paz o la meditación, cuando los originales no están hechos sino para escenificar la guerra y retrotraer la violencia en la conciencia infantil.

Eso hace aún mejor esta original propuesta, que se antoja para tener en el estudio o como regalo para incentivar el diálogo con los niños… o el diálogo interno. Porque como dice su creador, Dan Abramson, estos soldaditos no buscan promover el yoga, sino que son “guardianes de la paz interna”, lo opuesto a la tradicional idea de “guardianes de la paz global” de los ejércitos del mundo.

soldaditos-juguete-yoga-joe-juguetes-didacticos

Los Yoga Joe Actúan como símbolos de calma y concentración para todo el que lo necesite en su día a día.

Lo malo es que por ahora ya están agotados en la tienda de My Modern Met. Pero puedes pedir que te envíen un correo cuando salgan más figuras a la venta.

soldaditos-juguete-yoga-joe-juguetes-didacticos

soldaditos-juguete-yoga-joe-juguetes-didacticos



¿Qué sueñan los perros? Estudio realiza sorprendente descubrimiento

La Dr. Deidre Barret considera que la mayoría de los mamíferos comparten con el humano el mismo ciclo de sueño.

 Todo dueño de perros ha sido testigo de los sueños de sus mascotas: cómo mueven sus patas y parte de sus hocicos, e incluso hasta emiten uno que otro ladrido. Algunas caricaturas se han encargado de representar este tipo de conducta, aventurándose a deducir que soñaban con comida, a jugar con amigos o a cazar a sus enemigos. Sin embargo, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Harvard, la fantasía quizá dista de la realidad. 

 

Para la Dr. Deirdre Barret, maestra y psicóloga clínica y evolucionista en Harvard Medical School, los sueños de animales es un camino aún poco recorrido; no obstante sus estudios en el ámbito de los sueños, le facilitaron comprender que no había grandes diferencias al respecto. 

Se recordará entonces la investigación fenomenológica de Penny Patterson con los gorilas Koko y Michael, quienes señalaron sueños relacionados con eventos fantásticos, lugares y personas almacenados en su memoria. Inclusive Michael, quien fue capturado por cazadores que mataron a su familia, a veces se despierta y señala “Personas malas matan gorilas”. 

Por ello la Dr. Deidre Barret considera que la mayoría de los mamíferos comparten con el humano el mismo ciclo de sueño, en el cual el cerebro tiene una actividad mucho menor durante el periodo de sueño profundo y una actividad latente llamada Movimiento Ocular Rápido –REM, por sus siglas en inglés– en donde ocurren los sueños. Esto incrementa la hipótesis de que otros mamíferos también sueñan. La diferencia más evidente es que, por un lado, los animales más pequeños, como los ratones, pasan a diferentes etapas del sueño más rápido, por lo que tienen sueños más frecuentes y más cortos; por otro lado, los elefantes tienen un ciclo más largo que el humano, por lo que poseen periodos de sueño profundo mucho más largos. Inclusive se cree que los reptiles y peces no tienen ciclos REM/ no REM, por lo que duermen sin soñar. 

De modo que si los humanos sueñan eventos relacionados con su día, de manera menos lógica y un poco más visual, ¿por qué sería diferente con otros mamíferos que poseen el mismo ciclo de sueño? Dado que los perros tienden estar más unidos a sus dueños –humanos–, podrían incluso soñar con su rostro, su olor o la manera adecuada de complacerlos. 

perro dormido sueno

Por su lado, los gatos, podrían soñar con cazar ratones… Esto se descubrió en el momento en que Michel Jouvet extrajo una pequeña área del cerebro de un gato con el fin de inhibir los movimientos oculares durante el REM, provocando que durante esa etapa se levantara, arqueara la espalda y maullara como si estuviera en plena cacería. 

Todos estas investigaciones podrían evidenciar que si tu perro mueve sus patas como si estuviera corriendo, probablemente estará soñando con que está corriendo. De hecho, mientras más pronunciado y rápido el movimiento, más vívido es el sueño que están teniendo.