Convertirse en árbol: la nueva experiencia en realidad virtual

¿Qué se siente ser un árbol? Esta experiencia en realidad virtual te permitirá saberlo.

La realidad virtual le ha abierto las puertas a nuestras capacidades cognitivas para experimentar otros mundos, y hasta otros cuerpos. Así, la tecnología puede ser una mediación entre nosotros y el mundo que potencie nuestra empatía –en lugar de aletargarnos y escindirnos del mundo–.

Mediante la realidad virtual podemos ser testigos de la muerte de una estrella, o incluso tecnologizar nuestra conciencia para experimentar un desdoblamiento corporal.

Ahora, el proyecto Tree te permitirá saber qué se siente ser un árbol.

realidad-virtual-arbol-arboles-tree-videojuego-cambio-climatico

Los artistas neoyorquinos Milica Zec y Winslow Porter crearon una plataforma inmersiva en 3D. Con ella buscan expandir la empatía y revelar los impactos del cambio climático sobre los bosques.

Con Tree, estos artistas visuales esperan despertar algunas conciencias, a través de la experiencia personal y lo que ésta llegue a provocar en las emociones de los jugadores.

Y es que no cabe duda de que el cambio climático tiene también sus repercusiones emocionales. A raíz de esta reflexión, el filósofo Glenn Albrecht inventó un término para el dolor psíquico que experimentamos debido al cambio climático. Solstagia es un término que conjuga palabras en griego y latín y cuyo significado combina las emociones de la desolación y el sufrimiento. Según Albrecht, la “solstagia” es el resultado de una erosión de nuestro sentimiento de pertenencia, y de nuestro desarraigo de la naturaleza.

Así, el dolor psíquico que nos puede ocasionar el cambio climático puede ser nombrado como “solstagia”.

El proyecto inmersivo Tree hará sentir a los usuarios la solstagia mediante la tecnología, colocando el índice en lo personal que se vuelve el problema de la deforestación.

En Tree empiezas siendo una semilla y terminas siendo un frondoso árbol.
Pero en algún punto, tendrás que enfrentarte a los leñadores industriales.

Con ayuda del Media Lab del MIT, los artistas pudieron llevar su realidad virtual un paso más allá. Y es que Tree no sólo provee de estímulos visuales y auditivos, sino que incorpora también efectos de viento, vibraciones, temperaturas y aromas.

Gracias a estos efectos, los jugadores experimentar con todos los sentidos el ciclo de vida de uno de los seres más majestuosos que pueblan la tierra: el árbol kapok.

Según dijo Miliza Zec para el portal de VIVE:

Durante los últimos momentos de la experiencia, varios jugadores lloraron o se quitaron el equipo, e incluso más individuos nos dijeron que la pieza les hizo sentir el cambio climático como algo personal por primera vez.

Tree estará disponible para su descarga esta semana, y será compatible con VIVE, VIVE Pro y Oculus Rift.



Mira el mundo como lo ven algunos animales con este video

Con material recopilado por drones sobrevolando los bosques ingleses y tecnología de realidad virtual, verás el mundo a través de sus ojos.

Una de las bondades de la tecnología actual es la realidad virtual, usada para recrear escenas tridimensionales que dan la sensación de vivirse físicamente. Este tipo de herramientas podría ser una inspiración tangible para detonar la empatía, o así lo cree al menos Bradley Steel.

Steel es creador de Marshmallow Laser Feast (MLF), un proyecto que anteriormente ya había creado materiales audiovisuales de realidad virtual para ver el mundo a través de los animales. Con la pieza “En los ojos de los animales” ahora nos acerca una pieza para conocer cómo ven algunos animales los bosques ingleses Grizedale  de la zona del Distrito del Lago.

Primero como una libélula, luego como una rana, y finalmente como un búho, conocerás cómo es que a través de sus sentidos perciben este hermoso paisaje.

Steel cree que este tipo de experiencia podría ponernos en el lugar de los otros, de personas de nuestra misma especie, o bien de otros seres vivos, para entender cuán determinante es nuestra forma de percibir la realidad según las propias capacidades y los sentidos evolutivos con los que hemos sido proveídos. Asimismo, este tipo de tecnología es un pase filosófico para cuestionarnos la naturaleza ilusoria de la misma realidad.