¿Qué es Mercurio retrógrado y cómo nos afecta?

Las órbitas de la Tierra y Mercurio parecen ir en direcciones opuestas varias veces al año: haz introspección, no compres nada electrónico ni firmes contratos.

Para los astrólogos, Mercurio representa al dios Hermes, que rige las comunicaciones entre los seres humanos y los dioses. Tal vez no sientas que debes regir tu vida por un mito de hace 4,000 años, pero lo cierto es que la intersección entre los mitos y leyendas y la observación moderna de los cuerpos estelares es un pretexto para reflexionar sobre la comunicación y conectarnos con ciertas cosas que son importantes para nosotros.

Se le llama Mercurio retrógrado a la fase en la que la órbita de la Tierra rebasa a la de Mercurio en sus revoluciones en torno al Sol, lo que produce la ilusión de que la Tierra y Mercurio se mueven en direcciones opuestas.

Todos los planetas se mueven de este a oeste en su movimiento de rotación solar, pero Mercurio es un planeta que, por su cercanía al sol, logra el ciclo de su año solar tres o cuatro veces más rápido que la Tierra. Esto hace que, por períodos de casi 1 mes a la vez, la gente hable de que estamos en “Mercurio retrógrado”, cuando las órbitas de nuestros planetas parecen moverse en direcciones opuestas.

Para la astrología y el esoterismo, estos períodos o fases tienen consecuencias directas en los aspectos de la vida diaria que tienen que ver con la comunicación, la tecnología y los viajes.

La astróloga Susan Miller afirma que “este fenómeno es uno de los pocos que afectan a todos [los signos zodiacales] de un modo bastante uniforme, y sus efectos siempre son bastante evidentes. Una vez que empiezas a prestar atención a cómo se desarrollan los eventos en tu vida durante estas fases, pronto verás la importancia de tomar nota de ellas”.

Para 2019, las fases de Mercurio retrógrado ocurrirán:

del 7 al 31 de julio (comienza en Leo y termina en Cáncer), y

del 31 de octubre al 20 de noviembre (comienza y termina en Escorpio).

Muchos creyentes de la astrología recomiendan no comprar aparatos electrónicos durante Mercurio retrógrado (en general, nada que tenga partes móviles), incluidos autos, computadoras y teléfonos. Los retrasos en aerolíneas, carreteras y estaciones de tren parecen ser la norma.

mercurio-retrogrado-2019-2
Hermes, hijo de Zeus, simboliza la velocidad del pensamiento y las comunicaciones entre los dioses y los seres humanos. También es el “patronus” de los magos (cuyo conocimiento es “hermético” o secreto debido a él)

La información sufre un proceso de embotellamiento similar, por lo que tampoco es aconsejable firmar contratos a largo plazo durante Mercurio retrógrado. Es un buen momento para recordar siempre leer cuidadosamente los contratos y acuerdos que hacemos con los demás, pues es posible que no tengamos toda la información a mano para tomar la mejor decisión.

Susan Miller recomienda poner atención en nuestros procesos de comunicación cotidianos, tanto en los dispositivos y aplicaciones que utilizamos, como en tratar de comunicarnos efectivamente. Tener un respaldo de tus archivos en caso de que la computadora falle es tan importante como tener una buena comunicación con tu jefe acerca de las cláusulas de tu contrato.

Ya sea que creas o no en la astrología, el esoterismo moderno es una forma práctica en que muchas personas se involucran en procesos psicológicos compartidos, y es un excelente pretexto para enfocarnos y concentrarnos en aspectos de nuestras vidas que queremos mejorar. 

En ese sentido, Mercurio retrógrado no es una época para estar preocupado y paranoico de que se te descomponga el teléfono, sino para hacer un viaje de introspección y revisar tus prioridades (de cualquier forma, probablemente vayas a pasar mucho tiempo en salas de espera).



Luna de trueno y eclipse parcial hoy: transmisión en vivo y todo lo que debes saber

Se trata del último eclipse lunar del año y los espíritus del “rayo” se apoderan de esta enigmática luna llena…

Mucho de las tradiciones nativas americanas circula en torno a la conexión entre los astros y la tierra. De ahí que según algunos de sus mitos, ciertas lunas llenas se encuentran relacionadas con la tierra, especialmente con las cosechas, aunque también con el clima y las estaciones del año. Según la tradición nativa americana, se le llama luna del rayo o luna de trueno a la luna llena que aparece durante el mes de julio. Su nombre, como puede ser obvio, se relaciona con la temporada donde ocurren las tormentas más fuertes. También se le conoce como la luna del ciervo, pues es en esta temporada cuando los cuernos de este animal brotan de su aterciopelada piel. 

En esta ocasión, la luna del rayo o luna de trueno viene acompañada de un suceso especial: el último eclipse lunar de 2019. Si bien este eclipse será parcial, podrá alcanzarse a notar si miras en el horario indicado. 

Aproximadamente 7 minutos antes del pico de la luna llena, nuestro astro favorito comenzará a sumergirse en la sombra de la Tierra, iniciando el último eclipse lunar del año. Mientras tanto, Saturno estará acercándose a la luna en el cielo nocturno.

La luna no se pondrá roja durante el eclipse, pero sí podrá verse una parte de ella que comenzará a lucir gradualmente más oscura a partir de las 22 horas (tiempo de la Ciudad de México) y volverá a su estado inicial a la 01 hora del 17 de julio.

Este eclipse tendrá una magnitud máxima de 0.65, lo que significa que el 65% del diámetro de la luna estará cubierto por la sombra de la Tierra, por lo que diversos medios de divulgación científica le han llamado “eclipse de media sangre”.

La luna de trueno y el eclipse parcial serán visible en casi todo el mundo. Si en tu ciudad no puedes verlo, no te preocupes, aquí te proporcionamos el video de la transmisión en vivo



Mercurio retrógrado y sus efectos en la salud emocional

Mercurio retrógrado ocurre en el signo de Virgo, generando efectos similares a una aparente confusión en la comunicación y conexión.

Del 30 de agosto al 21 de septiembre, Mercurio ha entrado en su ciclo retrógrado –por tercera vez en el año–. Es decir, es una etapa en que Mercurio entra bajo los rayos del Sol, conjugando con el astro y descendiendo, simbólicamente, al inframundo como ocurrió durante el mito de Orfeo. Esto puede generar que las comunicaciones o conexiones sean más lentas, como si fuera una etapa caótica para los vínculos interpersonales. 

Cuando los planetas en el interior de la órbita terrestre, como es el caso de Mercurio y Venus, entran en retrogradación, desaparecen del brillo solar al colocarle en conjunción inferior con el Sol. Es especialmente con Mercurio que su órbita, elíptica, se desacelere e inclusive parece que va hacia atrás para que luego vuelva a estar adelante del Sol. Esto provoca que Mercurio y Venus “desaparezcan” y luego reaparezcan en su nueva fase como “estrella de la tarde” y “estrella del amanecer”en el infamundo. En su momento, a estos dos astros se les llamaba “los vagabundos”, ya que se pensaba que su desaparición realmente sucedía. 

mercurio

En esta ocasión, Mercurio retrógrado ocurre en el signo de Virgo, generando efectos similares a una aparente confusión. Inclusive, un tema que parece enfatizar este periodo es el del orden, la pulcritud y la minuciosidad en la comunicación y vínculos, así como los medios para relacionarnos. Se dice inclusive que es en esta temporada que podrán salir a relucir algunos problemas en el orden, organización y detalle en proyectos laborales, afectivos e intelectuales. Por otro lado, este periodo también potencializa un proceso de introspección, de ir hacia dentro para ser capaces de ver en la oscuridad con justicia y razón. Lo importante es mantener la fe en el proceso. 

Dado que Mercurio es el planeta de la inteligencia racional, la velocidad del pensamiento y la oratoria, de los enlaces, nexos, conexiones y terminales, es el que puede facilitar la articulación. Inclusive se dice que en el sistema tradicional, la Luna y Mercurio son considerados planetas que suelen tomar cualidades de los demás, como amplificadores de los rayos planetarios; afortunados y benevolentes. Es su poder el mantener un alma en movimiento, en una espiral descendente, llena de curiosidad, hacia un significado.