Los cráteres son ventanas al pasado milenario de la Tierra que posibilitan el estudio de las entrañas del planeta. Aunque en muchos casos pueden resultar impresionantes de observar y más cuando se sabe que continúan expandiéndose dejando al descubierto grietas de gran tamaño. La Puerta al Inframundo ha ganado notoriedad alrededor del mundo conforme el derretimiento del permafrost la hace más visible.

Siberia es una región que se caracteriza por circundar al Ártico, así que los grandes paisajes de nieve no faltan en aquella zona del globo terráqueo. De hecho, mucha de su superficie está cubierta por lo que los expertos en geología denominan permafrost. Que es la capa permanente de hielo bajo la cual ha quedado congelado el pasado de hace millones de años. Sin embargo, con el paso de los años y la ascensión del calentamiento global, parte del permafrost ha venido derritiéndose dejando al descubierto zonas que no se conocían, tal como la Puerta al Inframundo.

puerta al inframundo siberia

Nombrada así por su visible imponencia, se trata del cráter de Batagaika, el más grande de su tipo hasta ahora conocido, ubicado en Siberia. Es de tal dimensión que el pueblo local de Yakutian lo ha nombrado como la Puerta al Inframundo, un nombre muy ad hoc considerando que resulta imponente de observar.

De hecho, los pobladores cercanos prefieren evitar pasar cerca de semejante cráter por el miedo que causa. Pero los científicos se sienten especialmente atraídos por él ya que aseguran que es una ventana hacia el pasado de planeta. Uno que se remonta a al menos unos 200 mil años en la historia geológica.

El cráter continúa creciendo

Actualmente la Puerta al Inframundo ha alcanzado el kilómetro de ancho y supera los 85 metros de profundidad. Dimensiones que presuponen el asombro ante cualquier espectador por más conocedor que este sea. Y no para ahí, sino que continúa en crecimiento. Una investigación de 2016 del Instituto Alfred Wegener de Alemania, determinó que el cráter ha estado creciendo a razón de 10 metros por año en la última década. En los años más cálidos esta cantidad se elevó hasta los 30 metros anuales, debido al derretimiento del permafrost.

puerta inframundo cráter batagaika

Es de esperarse que el permafrost guarde entre sus capas más internas, evidencia de la vida tal como era en el pasado. Piense en él como un refrigerador permanente que gracias al frío logra conservar todo lo que yace dentro del hielo. Por esta razón es que los científicos estiman que la Puerta al Inframundo guarda dentro una ventana hacia 200 mil años en el pasado. También creen que no existe forma alguna de parar el crecimiento del cráter, sólo la naturaleza dictará el destino de esta apertura a las entrañas de la Tierra.