Prometo no enamorarme: cine para los que se enamoran al instante

Esta película te hará pensar (y escuchar) el amor de otra manera.

El amor es la motivación que nos lleva a conocer la belleza; pero no sólo la belleza visual, sino también la sonora. El amor es contemplar el paisaje sonoro cotidiano presente en los martilleos de un zapatero, en la licuadora que suena desde la cocina, o incluso en los ronquidos del otro al dormir a su lado. Pero ese afecto, ávido de belleza, puede incluso llevar a romper una promesa, como sucede en la película Prometo no enamorarme del director mexicano Alejandro Sugich.

Esta película nos hace abrir los ojos –pero sobre todo los oídos– a una peculiar forma de expresar el amor. En Prometo no enamorarme, el lenguaje principal del amor está en las ondas sonoras y todo lo que éstas producen en nosotros. Son lo que reúne alrededor de una fuente en la Ciudad de México a dos perfectos desconocidos, amantes de la música al punto de que ésta trastoca sus vidas de peculiares maneras. Ella, Julieta, es una chica española que toca el chelo; él, Iván, es un DJ mexicano coleccionista de sonidos.

prometo no enamorarme pelicula helena cines

Julieta tiene una relación con un músico de fama mundial que, paradójicamente, no sabe escuchar. Iván, en cambio, tiene una carrera en ascenso. Pero decide quedarse a ayudarle a aquella española desconocida a salir de esa desafinación en la que se encuentra. Y aunque entre broma y broma él le promete a Julieta no enamorarse, eso sucede irremediablemente en menos de 24 horas.

Prometo no enamorarme no es una película cliché. Es, en realidad, un retrato perfecto para entender la profundidad del amor platónico y a las personas que, como Iván, idealizan lo que ven –o lo que escuchan– y saben percibir con los sentidos la esencia de lo realmente bello. La originalidad de Prometo no enamorarme reside, entre otras cosas, en el tratamiento sonoro que se le da a este amor platónico trascendente.

Contrario a lo que se piensa, el amor platónico no es el enamoramiento de lo inalcanzable –por ejemplo, de quien nos ha rechazado– sino el enamoramiento de la esencia. Ésta es también inalcanzable, o podría decirse intocable, pero nos permite ponernos en movimiento y sintonía con el otro. Iván lo sabe, y eso le permite en Prometo no enamorarme experimentar el amor como una afirmación, más allá de lo que el futuro depare. Es por eso que rompe su promesa; pero a cambio de ello, logra pegar el corazón despedazado de Julieta.

Curiosamente quizá sea Luis, el amigo de Iván adicto al jarabe para la tos, quien entiende esto de la más simple pero precisa manera:

Si nunca compras un boleto, nunca vas a ganar la lotería.

prometo no enamorarme pelicula helena cines

Y resulta que Luis tenía razón, pero quizá no como se lo imaginaba. Porque el amor no es necesariamente poseer al otro, ni la vida es grabar todo lo que escuchamos para poder repetirlo cuantas veces queramos. La vida es, en realidad, algo que hay que grabar un poco menos y vivir un poco más.

Esas son las preciosas lecciones de esta película mexicana, producida por Fábrica de Cine y Palomino Films, que se estrenará en las salas Cinépolis este 8 de junio. Una buena oportunidad para escuchar el paisaje sonoro del amor platónico más sincero.



La atención es nuestro puente con el mundo

La economía de la atención gana millones robando nuestra atención, pero, ¿cómo podemos recuperarla para alcanzar nuestros objetivos?

Nuestras capacidades cognitivas son nuestro puente con el mundo. Son aquella habilidad que nos permite conocerlo, pero también inteligirlo, memorizarlo y nombrarlo. Más aún: son un aspecto esencial de la conciencia humana.

¿Qué tan importantes no serán estas capacidades, que en la actualidad son explotadas por otros?

economia-atencion-como-prestar-atencion-enfocarse

La información se ha vuelto una mercancía. Y para poder competir, las grandes industrias de todo tipo –pero sobre todo las industrias techtienen que lograr captar nuestra atención, vendiéndonos cierto tipo de información. Lo único que quieren es que demos click y que nos quedemos viendo un video por más de tres segundos. O en el caso de la publicidad, nos siguen bombardeando con mensajes irrisorios y cacofonías estridentes.

Cada dos días es generada más información de lo que se generó en toda la historia de la humanidad antes de 2003

Lo malo –para las industrias y para nosotros– es que hemos entrado en un circulo vicioso. Mientras más atención nos exigen, menos atención somos capaces de prestar. La demanda por atención nos aletarga, y por eso hoy son usadas insólitas formas para explotar nuestras capacidades cognitivas. Para ello se utilizan todo tipo de recursos: psicológicos, neurológicos, de programación y de diseño.

¿A que grado se está viendo comprometida nuestra atención?

 economia-atencion-como-prestar-atencion-enfocarse

Tenemos distintas formas de prestar atención. Estas se producen en los dos hemisferios del cerebro: en el hemisferio izquierdo está la atención más analítica, mientras que en el derecho está una atención más enfocada a la exploración sensorial. Estas capacidades se complementan: el hemisferio izquierdo es el que le da una representación a la totalidad captada por el hemisferio derecho.

De alguna manera, la atención del hemisferio derecho, que es la más libre, la que no se “engancha”, sino que se mantiene al tanto de todo, es aquella que se está viendo más comprometida debido a la economía de la atención. Porque la atención que reclama el Internet, las redes sociales y los servicios de entretenimiento, es una atención inmediatista, de gratificaciones al instante. Apaga nuestra modalidad de exploración y nos engancha a una sola cosa: a las pantallas.

¿A qué quieres prestar atención?

economia-atencion-como-prestar-atencion-enfocarse

Pero la atención en realidad es una experiencia, no sólo un recurso. Y es una capacidad que nos permite encontrar nuestros intereses y llevar a cabo nuestros propios objetivos. Por eso es urgente que dejemos las pantallas y volvamos a explorar al mundo y a nosotros mismos con él. Quizá la pregunta más pertinente sea: a qué queremos prestarle atención… ¿Lo habías pensado?

Si quieres dejar de ser explotado por la economía de la atención, ya existen algunas propuestas, como el minimalismo digital, que sirven como modelos para tener una vida menos tecnológica y más orgánica. A esto se suman prácticas que podemos adoptar, como la meditación mindfulness, el hacer de la comida un ritual de principio a fin –y dejar de comer frente a las pantallas comida rápida–, o incluso prácticas sin una finalidad aparente, como salir a dar una caminata.

Así podremos conquistar nuevamente nuestra atención consciente y enfocarla en lo que verdaderamente importa.

Imágenes: Piero Fornasetti



Qué tan apasionado eres del fútbol en la escala de ‘Tuya, mía… te la apuesto’ (TEST)

‘Tuya, Mía… Te la apuesto’ es una película para entender hasta dónde estaríamos dispuestos a llegar cuando se nos sube la pasión.

Se dice que la intensidad generada cuando ves jugar a tu equipo de fútbol puede llegarse a desbordar a niveles insólitos. Hay quienes sudan en exceso, lloran, o sus pupilas se dilatan. Estas reacciones tienen que ver con la cantidad de dopamina que está liberando tu cerebro viendo a tu equipo de fútbol jugársela por la cancha, por ti y por todos sus aficionados. 

Sin duda los mexicanos somos muy intensos cuando se trata de defender lo nuestro, y en el caso del fútbol, los límites son una abstracción inconcebible. 

Tuya, mía… te la apuesto es una película para entender precisamente hasta dónde estás dispuesto a llegar cuando se te sube la pasión futbolera. Con ironía, fanatismo y altas cargas de humor negro, el filme nos relata la historia de Mariano Cárdenas, un aficionado que se juega la vida entera por la Selección Mexicana. Los resultados de esto son por demás inesperados, pues unas buenas dosis de confianza, fe y constancia construyen el destino de este aficionado, quien se considera el talismán de su equipo.

tuya-mia-te-la-apuesto-pelicula-futbol-mexico

La carga de pasión y adrenalina catártica es tanta en la vida del protagonista que decidimos utilizarlo como referencia para traerte esta dinámica encuesta y averiguar si tú, al igual que Mariano, estarías dispuesto a todo por tu equipo de fútbol.

¿Listo?

 

 

Si tu resultado fue que, en efecto, eres un aficionado en potencia, te aseguramos que Tuya, mía… te la apuesto es una película para ti, es decir, para los que se la juegan por lo que creen y la felicidad, más allá de buscarla, la llevan dentro. 

Y ahora que sabes qué tanto estás dispuesto a construir o destruir por el fútbol…: