En 1824 se obtuvieron las primeras imágenes fotográficas, un evento inédito a manos de Joseph Nicéphore Niépce. El químico, litógrafo y científico francés necesitaba un poco más de 8 horas de exposición, a plena luz del día, para obtener sus imágenes. Para la época, era un proceso sofisticado de experimentación al que más adelante le dio seguimiento Daguerre, regresando al uso de las sales de plata que habían sido desestimadas por Niépce. Unos años después, Louis Boutan decidió sumergirse bajo el agua para tomar el primer retrato submarino. 

Si la miras de reojo, es posible que la imagen que ves arriba se confunda con un fotograma de una de las fantásticas películas de Georges Méliès. Sin embargo, esta onírica imagen es la fotografía que Louis Boutan, biólogo y pionero de la fotografía, le tomó a su colega rumano Emil Racovitza (posiblemente en 1899), quien sostienen un cartel que dice “Photographie Sous Marine” o “Fotografía submarina”.

A pesar de que el entorno de la época vibraba con creatividad, es difícil imaginar que a alguien se le hubiera ocurrido hacer algo tan extravagante. Uno de los primeros retos, por supuesto, es la falta del elemento central que hace posible a la fotografía: la luz. Esto requirió del desarrollo de lo que Laurence Bartone de Petapixel llama una “loca plataforma de fotografía con un flash subacuático”. Una plataforma lo suficientemente poderosa como para “funcionar fácilmente como una bomba. La creación involucró una lámpara de alcohol en un barril lleno de oxígeno. Luego, una bombilla de goma para soltar una bocanada de polvo de magnesio sobre la llama, creando un destello”. Este dispositivo le permitió reducir a Lous las largas exposiciones de 30 minutos a sólo unos segundos.

También en Ecoosfera: Poesía submarina: las mejores fotografías del Ocean Art Underwater Photography 2019

 

Retrato submarino moderno (o selfie bajo el agua)

Si eres un entusiasta de la fotografía, es muy probable que comprendas la magnitud del logro de Boutan (realizado con la ayuda de su hermano Auguste y un técnico de laboratorio llamado Joseph David). En algunos casos, el entusiasmo ha sido tal que se ha buscado replicar el experimento. Uno de estos esfuerzos se puede apreciar en el siguiente video del Barcelona Underwater Festival. No sólo hay peces y otras criaturas marinas nadando por todas partes, una característica del entorno no visible en la toma original de Boutan, sino que los recreadores enfrentan la presión de los transeúntes curiosos, jóvenes y viejos, que caminan a través de un túnel submarino transparente del acuario. 

El éxito revolucionario del retrato submarino de Boutan se produjo 54 años después de que un químico de Filadelfia, llamado Robert Cornelius, se enfocara por primera vez con su cámara.

 

Sigue leyendo: Las mejores fotografías submarinas