Una niña migrante llora desconsolada en la frontera (y es la fotografía ganadora del World Press Photo)

Una muestra visual (y contundente) de las consecuencias que tienen las políticas de “tolerancia cero”.

¿Cuál es el futuro de un mundo donde no nos cuestionamos la existencia de muros y fronteras? Más aún: ¿qué nos espera si no nos conmueven las lágrimas de los niños que son separados de sus padres en la borderline? Es difícil imaginarse un mundo más frío que aquel habitado por seres incapaces de ser empáticos ante el drama que día a día viven miles de migrantes en el mundo.

Por eso, el fotógrafo ganador del World Press Photo de este año, John Moore, decidió dedicarse durante 1 década a cubrir los dramas cotidianos que miles de personas viven en la frontera México-Estados Unidos.

Su labor se ha visto recompensada, pues ahora una de sus tantas imágenes le dará la vuelta al mundo. Se trata de una fotografía tomada el 12 de junio de 2018 en Río Grande, al sur de Texas, una de las zonas fronterizas más mortíferas entre los más de 3,000 kilómetros de frontera que dividen a México y Estados Unidos.

Ahí, una niña centroamericana llora desconsolada ante el arresto de su madre.

primer-lugar-world-press-photo-2019-nina-migrante-caravana

Fotografías como la de John Moore están destinadas a cambiar situaciones concretas. Esperamos que este sea el caso y las políticas de separación de familias dejen de ser toleradas, porque es algo que sólo abona a nuestra deshumanización.

¿La imagen demostrará una vez más su poder?



México deja en la calle al 70 % de sus mascotas

México ocupa el 1 er lugar de América Latina en animales en situación de calle.

Tener animales de compañía literalmente nos regala vitalidad, pero también puede ser difícil. Mucho más difícil que tomar la decisión de tenerlos. Por eso –y porque se trata de un ser vivo–, es importante repensar con seriedad, antes de adquirir una mascota, si podremos cuidarla con todas las necesidades que implica. 

Tan sólo este dato tan desolador como gravoso nos hará pensarlo dos veces: en México, el 70 % de las mascotas son abandonadas, de cuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Y no sólo eso: 

México ocupa el 1 er lugar de América Latina en animales en situación de calle.

mascotas-mexico-animales-abandonados-calle

De acuerdo con la organización Adoptare, se trata de un problema común en las grandes capitales de latinoamérica que obliga a dichas ciudades a enfrentar graves retos en torno a los animales en abandono. Alan Rozz, fundador de Adoptare México, explica que, aunque las adopciones de animales han aumentado en los últimos años, todavía se compran cachorros y se regalan como objetos, por lo que el abandono también continúa aumentando.

El censo del INEGI de 2016, la cifra de perros en el país es de aproximadamente 19.5 millones; por su parte, la Asociación Mexicana de Médicos Veterinarios y Especialistas en Pequeñas Especies estima que este número podría ascender a 28 millones.

También en Ecoosfera: Aliviar el sufrimiento animal es nuestro imperativo ético y moral

perros-depresion-anisedad-depresivas-mejores-razas-terapias

Adopta, no compres

Numerosas investigaciones han comprobado los beneficios mentales, emocionales (e inclusive físicos) que las mascotas pueden detonar en nosotros. Los perros, especialmente, figuran en las terapias contra la depresión y la ansiedad, así como en la sanación rápida de las enfermedades, precisamente por demostrarnos esa fidelidad natural digna de su especie. 

Con tanta dicha que los canes son capaces de ofrecer, resulta difícil entender cómo es que existen tantos de ellos en situación de calle. Se piensa que la razón principal es que no se ha logrado cultivar una cultura de la esterilidad. Sin embargo, la cría de perros de raza sigue siendo un negocio y aún nos queda mucho por hacer en cuanto a la educación colectiva que demanda tener un perro en casa.

Por ello, siempre es importante adoptar en vez de comprar. Darle la oportunidad a un ser vivo que está dispuesto a darlo todo por quien se atreva a cuidar de él.  

En la Ciudad de México, muchos albergues, asociaciones y ONG se dedican a rescatar a estos animales en espera de un dueño. En este link puedes revisar algunos.

perro-olfato-emociones-vinculo-afectivo-perros-huelen-miedo

Existe una arraigada (y muy obsoleta) idea de que los animales no pueden sentir. O que al no poderse comunicar mediante un lenguaje de palabras no tienen conciencia de sus sentimientos, por ejemplo del dolor. Actualmente son muchos los estudios científicos que han desmentido este mito infundado,  y que pretenden informar a la sociedad para que, de una vez por todas, entendamos que se trata de una vida, de la que nos hacemos cargo.



Nos quejamos del muro, pero ahora #SomosElMuro

Una ingeniosa sátira que nos hace ver una cruda realidad (que hay que cambiar).

Las fronteras no solían ser sino una ilusión, sólo real en los mapas. Pero ahora han adoptado la forma de altas vallas que se erigen, petulantes, ante los problemas sociales. Pronto serán más que vallas, para transformarse en el muro fronterizo propuesto por Donald Trump durante su campaña. Un símbolo de desprecio, racismo y xenofobia hacia lo diferente.

Pero nos preguntamos: ¿es un muro fronterizo sólo de concreto?

Algunas personas, con sus actitudes de odio hacia lo diferente, ¿no son una suerte de muro simbólico?

muro-fronterizo-mexico-trump-somoselmuro-racismo-migrantes

Con esta metáfora insospechada juega la iniciativa #SomosElMuro.

Se trata de una red ficticia de personas y organizaciones que trabajan para mantener a raya la invasión migratoria a Estados Unidos, a través de acciones cotidianas y de una nula solidaridad hacia la comunidad migrante. Los participantes de #SomosElMuro llevan como consigna la certeza de que podemos no pagar el muro de Trump… porque nosotros podemos ser el muro.

Con un video de sátira –que da miedo porque podría ser real– un grupo de artistas y activistas mexicanos busca hacernos ver una cruda realidad. Porque antes nos quejamos de que Trump quisiera imponernos el muro fronterizo y hacernos pagar por él. Pero ante problemas migratorios “ajenos”, relucen actitudes hostiles y discriminatorias por parte de los mexicanos. Al igual que hacen muchos estadounidenses con los migrantes mexicanos, nosotros nos comportamos con los centroamericanos como seres superiores.

Los mexicanos se metamorfosean en un muro simbólico en este performance realizado en 2017, el cual se ha vuelto muy vigente ante la actual coyuntura de la caravana migrante de Honduras. Porque las reacciones que la caravana ha destapado tan sólo en las redes sociales demuestran cuánto se está irradiando la cultura hater, la cual es síntoma de una sociedad decadente.

Los artistas detrás de la iniciativa ficticia de #SomosElMuro usaron la sátira para visibilizar las contradicciones sobre las que fabricamos nuestra realidad, y que sin duda caen por su propio peso. Su lúcida crítica es una manera de despertar la conciencia contemporánea sobre el grave problema de la migración. Y es también un urgente llamado para que nos veamos al espejo: para que transformemos nuestras nociones de patria, nación y pertenencia, de manera que no promuevan la discriminación ni ninguna forma de violación de los derechos humanos.