¿Por qué beber más té orgánico?

No cabe duda de que el té orgánico es mejor para la salud que el té convencional. Mira por qué.

Hay bebidas imposibles de separar de la cultura y la historia. El té es definitivamente una de ellas. Desde sus viajes legendarios a través de la ruta del té hasta la taza que más de uno prepara en una tarde tranquila, esta bebida es una forma de vida. 

Los métodos de cultivo del té no siempre son los más sustentables. A raíz de esto existen opciones como el té orgánico, que deberíamos procurar elegir en la medida de lo posible. ¿Por qué?

No sólo es más amable con el planeta: tiene más beneficios que el té convencional, según demuestra un estudio realizado por la Universidad de Montana.

Los investigadores analizaron muestras de diferentes cultivos en China y encontraron que las hojas de este contienen una mayor concentración de polifenol, un poderoso antioxidante. 

por que mejor beber te organico tipos

El polifenol presente en el té protege las arterias, combate efectos del envejecimiento y reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares

Otra sustancia más abundante en estas hierbas orgánicas es el galato de epigalocatequina, conocido como EGCG o más sencillamente, extracto de té verde. Esta sustancia convierte a la bebida en mucho más que un líquido, pues es una fuente de múltiples beneficios comprobados por la ciencia:

Aunque estos beneficios están presentes en todas las clases de té, el té orgánico tiene otro plus: se cultiva utilizando métodos que previenen la erosión del suelo. Además, carece de pesticidas y químicos artificiales nocivos para la salud y el planeta.

La próxima vez que disfrutes el exaltante sabor del té orgánico, recuerda que no sólo deleitas tus papilas, también sanas tu cuerpo y reduces tu huella ecológica.



Cómo usar el té para sobrellevar emociones negativas (y tener más energía positiva)

Tomando té limpiamos no sólo el organismo, sino también la mente.

El es una bebida que invita a tener otros estilos de vida. Porque existe algo en su naturaleza que nos lleva a un mundo de tranquila contemplación de la vida, como dijera el escritor chino Lin Yutang. Pero el té, pese a su sencillez, tiene poderes que algunos ignoran.

Cuenta la leyenda que fue Shennong, el primer agricultor de la mitología china, quien descubrió el té, así como otras cientos de plantas medicinales. Esto sucedió cuando las hojas del arbusto Camellia sinensis cayeron sobre su caldera de agua caliente, produciendo un cambio en el color y aroma del agua. Desde entonces, Shennong experimentó con esta primigenia infusión, que pasaría a ser lo que conocemos como té.

te-tes-mejores-relajar-infusiones-tener-energia

Con el tiempo, este agricultor y alquimista se dio cuenta de que el té era de gran ayuda para curarse de los envenenamientos que él mismo se autoinfligía cuando experimentaba con diversas plantas. Pero el té no lo cura todo: se cree que Shennong murió a causa de un envenenamiento que las hojas de Camellia sinensis no pudieron curar.

No obstante, los beneficios preventivos del té
ya han sido comprobados por la ciencia.

Un estudio de la European Clinical Nutrition comprobó que el té no sólo no deshidrata, sino que tomarlo todos los días puede prevenir enfermedades cardíacas e incluso algunos tipos de cáncer. La clave en el poder del té se encuentra en los flavonoides de los que está compuesto, un pigmento que le da su color a las plantas y que regula su ciclo celular.

En nosotros, los flavonoides –un ingrediente que está presente en otros alimentos muy saludables, como el chocolate– tienen propiedades antioxidantes, aninflamatorias, antialérgicas y antibióticas. Pero también son ansiolíticos y antidepresivos, según comprobó una investigación del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz. Además, tanto el té verde como el negro tienen aminoácidos que estimulan neurotransmisores como la serotonina, lo que ayuda a mejorar el humor, la concentración y el sueño.

Por eso, puedes sobrellevar las emociones negativas (y tener más energía positiva)
tomando té

te-tes-mejores-relajar-infusiones-tener-energia

Sólo hay algunas cosas que tienes que tomar en cuenta para aprovechar al máximo los exquisitos beneficios psíquicos de esta bebida, así como de las infusiones (hechas de otras plantas, como la manzanilla, o de rizomas como el jengibre, que también tienen flavonoides).

 

Has tus propios tés e infusiones desde el cultivo

Todo el proceso en la realización de una taza de té importa. Incluyendo su cultivo.

Cultivando tus propios tés no sólo estarás garantizando plantas libres de cualquier contaminante, sino que puedes aprovechar para hacer de la práctica de la jardinería un momento de meditación en movimiento. En este enlace puedes ver cómo hacer tés y cultivos desde el inicio.

 

Empéñate en hacer la taza de té perfecta

Si no saber hacer el té correctamente, no sólo puede perder sus propiedades, sino también su encanto. Por es importante hacer los tés y las infusiones con los mejores ingredientes, y por supuesto, con el agua a la temperatura correcta. Ese y otros hacks son los que la ciencia recomienda para que nuestra bebida sea perfecta.

Temperaturas para cada tipo de infusión:

  • Té blanco: 65–75°C
  • Té verde: 75–85°C
  • Té negro: 85–95°C
  • Infusiones: 100°C

 

Toma té como un ritual de sanación diaria

Aprecia su color, su fragancia y su sabor. Y también el vapor que desprende, el cual, al ser inhalado, te proveerá los mismos beneficios que el líquido, sólo que por vía de la vital respiración.

 

…Y tómalo en los momentos precisos

Según Lin Yutang, en On Tea and Friendship, “sería tan desastroso beber té con bebés llorando alrededor, con mujeres de voz aguda u hombres hablando de política, como hacerlo en un día lluvioso o nublado”. Según este bello escrito, lo mejor es beber el té al amanecer, respirando la fragancia del rocío sobre las plantas.

 

Conoce las propiedades de cada té e infusión

Tanto el té verde como el negro, pese a contener cafeína, pueden relajarte debido a las propiedades que ya hemos mencionado. Pero también te ayudarán a mantenerte enfocado. Otras infusiones, en cambio, son especialmente útiles para proveerte de relajación y paz mental. Algunas que son excepcionales para ello son:

  • Manzanilla / Para sedar al organismo
  • Valeriana / Para relajar la mente
  • Hierba de San Juan / Para dormir bien
  • Lavanda / Para calmar los nervios

Mientras que en infusiones para energizar están:

  • Jengibre
  • Yerba mate
  • Té negro
  • Té rojo


Cómo hacer tus propios tés caseros, empezando por el cultivo

El té es de por sí saludable, pero tomarlo es apenas el principio de una práctica orgánica.

El té es una de las bebidas más antiguas y a las que más se recurre en todo el mundo. Esto se debe a todas las propiedades medicinales que tiene, pues la gama de beneficios que un par de tazas al día nos pueden aportar es enorme.

La infinidad de ventajas curativas y de sabores que hay proviene de los cinco elementos naturales con los que puedes hacer una gran infusión. En breve te mostraremos cuáles son, cómo usarlos y hasta cómo cultivarlos, para lo cual basta un jardín, tu cocina o algún lugar de la casa donde puedas tener un muro verde.

te-verde-cultivar-camelia

Plantas

La Camelia sinensis es el arbusto perenne de cuyas hojas se obtienen los tés más comunes: el blanco, el verde, el negro y el rojo, según el grado de oxidación de sus hojas (es decir, de si se someten a la acción del oxígeno, lo cual las fermenta, dando como resultado el té negro). Esta planta es originaria del sur de Asia, y se caracteriza por su excelente aroma. También hay otras plantas, como la menta y la hierbabuena, que se usan en infusiones y mezclas.

Cómo cultivar: Puedes conseguir las semillas de la Camelia en tiendas de jardín o en línea y cultivarlas en una maceta grande, pues se trata de un arbusto grande. Debes mantenerla nutrida con fertilizantes naturales, con la tierra bien hidratada y en un lugar semisombreado.

Cómo hacer té: Tardará en crecer, pero una vez que esté suficientemente frondoso, podrás cortar sus hojas jóvenes. Para hacer el té debes calentarlas durante 1 o 2 minutos con agua caliente, e inmediatamente después, dejarlas reposar en agua fría. Luego haz rollos con cada una de las hojas y colócalas en el horno a 400 durante 10 minutos. Una vez que estén secas y crujientes puedes guardarlas en un contenedor de vidrio, listas para hacer infusiones de té verde excelentes para la salud.

Tip: Las flores blancas que retoñan de la Camelia en otoño pueden ser molidas sobre la infusión de las hojas para realzar el sabor.

 

Flores

Hay flores que se pueden infusionar directamente. Entre éstas se encuentran la rosa, el azahar, la lavanda, la caléndula y la manzanilla, esta última una de las flores más recurrentes para preparar té, que se caracteriza por sus pequeñas flores blancas parecidas a la margarita y por sus efectos buenos para el estómago.

te-manzanilla-como-cultivar

Cómo cultivar: Se recomienda cultivar la manzanilla a finales de invierno para que brote en primavera. Sus semillas, que son muy pequeñas, debes esparcirlas en la tierra de la maceta de tu elección, que puede ser pequeña o, también, una bandeja de celdas. Espolvorea después un poco de tierra de hoja (muy poquita) sobre las semillas, para que broten con facilidad. Cubre la maceta o bandeja con una bolsa de plástico procurando no mover la tierra, y mantenla bajo luz moderada y con la tierra bien húmeda. Una vez germinada, quita la bolsa y asegúrate de que reciban mucha luz de sol directa durante todo el día.

Cómo hacer té: Una vez que broten flores de tu planta, sólo debes cortar algunas flores y dejarlas secar al aire para ir utilizándolas molidas en infusiones (una cucharada de molienda por cada taza).

 

Raíces

Se ha popularizado hacer tés a partir de raíces como la cúrcuma y el jengibre, que tienen grandes beneficios para la salud. Ambos son antioxidantes y ayudan a curar enfermedades degenerativas. El jengibre es, además, un antidepresivo natural, y es muy fácil de cultivar.

te-jengibre-como-cultivar-infusion-fruta

Cómo cultivar: Te recomendamos germinarlo, pues el jengibre germina sin ayuda (y si lo dejas en agua toda la noche, el proceso será más rápido), aunque también puedes comprar las semillas. Si optas por el germinado sólo tienes que plantar una pieza con los brotes más grandes hacia arriba y mantenerlo bien hidratado y alejado de bajas temperaturas, sobre todo los primeros días. Puedes tenerlo en macetas grandes y plantar varias piezas. Su mata es fina y muy bonita, así que es una planta ideal para estar en tu cocina. Mantenlo con la tierra húmeda y siempre en un lugar con luz y sombra.

Cómo hacer té: Debes ir retirando algunas de las plantas y trasplantar en otra maceta las que queden, para no perder tu cultivo. Quítale la raíz a la planta que hayas removido, lávala bien y córtala en rodajas. Colócalas en agua hirviendo durante 5 o 10 minutos y tendrás un sano, delicioso (y algo picante) té de jengibre, excelente para el metabolismo.

 

Semillas

Las semillas esconden propiedades desconocidas, que sueltan al hervirlas en agua caliente. Entre las que puedes convertir en infusión están las semillas de hinojo, de cilantro e incluso de girasol (esta última se recomienda para bajar de peso). También de semillas de frutas puedes hacer té, como de la sandía, aunque esta es una infusión que se toma al tiempo.

te-sandia-como-cultivar-infusion-fruta

Cómo hacer té: Para hacer 1 litro sólo necesitas 40gr de semillas y 150gr de sandía. Muele la semilla con un mortero, añádela al litro de agua y deja que hierva durante media hora. Cuela y deja enfriar, para combinar con la sandía colada. Esta mezcla la puedes guardar en la nevera y tomarla en ayunas y después de las comidas, para limpiar tus riñones.

 

Frutas

Muchas marcas de té comercial venden bolsitas de té de frutas, ya sea combinadas o por separado, como el de moras, frambuesa, naranja, y algunos más exóticos como piña con coco. Aunque también es posible prepararlos en casa, con fruta fresca picada (como piña, durazno, toronja o manzana) y agua caliente.

Si quieres cultivar tus propias frutas, aquí puedes ver cómo cultivar fresa y manzana, dos deliciosas opciones para hacer té.