La magia del pan: si te gusta este superalimento, te tenemos una buena noticia

El pan es el ingrediente mágico de tus alimentos favoritos. Aquí te explicamos por qué deberías comerlo sin culpa.

Desde su descubrimiento, el pan ha conservado la esencia de sus ingredientes nutritivos: agua, sales y cereales, pero sobre todo trigo y centeno. Más tarde llegó la levadura para darle una textura esponjosa y abrir la puerta a la imaginación de los panaderos. Se estima que hasta el momento existen alrededor de 300 variedades de este superalimento, que ha sabido adaptarse a todas las partes del orbe. 

por-que-comer-pan-deberias-beneficios-carbohidratos

Hoy, la vida moderna ha puesto en duda el valor nutritivo del pan y éste ha sido señalado como responsable de provocar diversos efectos negativos en el cuerpo humano. No es el primer alimento que pasa por algo así: la tortilla, la leche y el huevo también han sido blanco de prejuicios. Pero, ¿qué hay detrás de esto? ¿De verdad cualquier tipo de pan hace daño? ¿De verdad es un alimento universalmente dañino para nuestros cuerpos?

O ¿es sólo un chivo expiatorio para justificar los hábitos y costumbres de nuestra vida acelerada?

por-que-comer-pan-deberias-beneficios-carbohidratos

Como en cualquier aspecto del universo, la clave está en el equilibrio, que radica en llevar una dieta (y una vida) lejos de los polos extremos y más cerca de un punto medio. Sobre todo, es importante disciplinar la alimentación, pues es la base de nuestro estado de ánimo. Además, es un elemento que moldea nuestra perspectiva de la vida. 

 

Claro que nutre

por-que-comer-pan-deberias-beneficios-carbohidratos

Ni el pan moderno es malo, ni el pan antiguo era más nutritivo. Las harinas de hoy en día vienen enriquecidas con vitaminas (B1 y B12) y minerales, y algunas se hacen especialmente para veganos. 

Otro poder del pan es su cantidad de fibra, presente en su presentación integral, que se prepara con el grano entero. Incluir fibra en tu dieta mejora la digestión y reduce el riesgo de diabetes y cáncer de colon.

El pan con un toque de semillas y especias te dará un extra de sabor y energía. Tienes muchas opciones para elegir: ajonjolí, quinoa, linaza, semillas de girasol o las deliciosas pepitas de calabaza.

 

Variedad de pan, variedad de platillos

por-que-comer-pan-deberias-beneficios-carbohidratos

México tiene una amplia cultura panadera influenciada por España, Francia, Italia y más recientemente, por Alemania y Estados Unidos. Birote, bolillo, cemita, fleym, son algunos tipos de pan que alegran nuestros almuerzos en forma de tortas ahogadas, cemitas poblanas o un sándwich de pechuga de pavo y vegetales.

Las opciones son casi infinitas y la pregunta ya no es si comer pan es bueno, sino ¿cómo comerlo de la forma más nutritiva y saludable?.

Simple: al ser un alimento del grupo de los carbohidratos amiláceos, debe limitarse a 1/3 de tu dieta. Sácale magia y combínalo con alimentos de otros grupos, en especial frutas, verduras, leguminosas y carne. Acá te dejamos algunas ideas.

por-que-comer-pan-deberias-beneficios-carbohidratos

Conclusión: No, el pan no hace daño si eres capaz de moderarte, de mirar las etiquetas nutricionales de sus empaques y de informarte cada vez más sobre qué necesita tu cuerpo, para que no lo elimines de tu dieta.

 

Fuentes:

American Heart Association

Medical News Today

Health Line

WHO



¿Comer pan es bueno o malo para la salud? Una infografía de mitos vs verdades

Conoce estos mitos y realidades del pan y elige lo mejor para el bienestar de tu cuerpo. 

Sin importar dónde hayas nacido, al pan lo vas a encontrar en casi todos los desayunos, comidas y cenas del planeta. 

Es el invento del milenio, y una forma de darle a nuestro cuerpo los granos que necesita desde formas, por supuesto, más deliciosas, y que han podido ser compatibles con todo tipo de alimento dulce o salado. 

Por eso, su versatilidad y diversidad han dado vida a platillos indispensables, pero también a algunos mitos alrededor de su impacto en la salud.

¿Qué tan ciertos serán estos dichos? ¿Acaso los cientos de años de hornear pan y acompañarlo con tus alimentos preferidos no han tenido ningún beneficio?

Para que elijas lo mejor para tu cuerpo, te compartimos la siguiente infografía con datos extraídos de la perspectiva científica (puedes ver las fuentes al final de la misma). ¿Qué es mito y qué es verdad? Acá te decimos:



Si eres de las personas que aún cree que comer pan es malo, te invitamos a leer esto…

Tenemos algunos buenos argumentos que te harán revalorar el pan (y que te harán querer comer uno ahora mismo).

La comida es eso que te metes a la boca acompañado de pan. Tan versátil y delicioso, este acompañante milenario nos vincula –de un bocado– con casi todas las personas del mundo, a pesar de sus diferentes dietas, y al mismo tiempo masajea nuestro antojo y nos nutre. ¿No es maravilloso?

beneficios de comer pan

¿Quién podría no comer pan? Pues aunque no lo creas, existen personas que han dejado de comerlo por mitos sin fundamento. 

Muchas de ellas han optado por eliminarlo de su dieta –y seguro no sin sufrimiento de por medio–, ya que desde hace un tiempo comenzó a ponerse de moda prohibir los carbohidratos en las dietas para bajar de peso, una tontería si reconocemos que, por ejemplo, deberíamos estar haciendo ejercicio para obtener buenos resultados, y para hacer ejercicio, necesitamos de mucha energía que el cuerpo destila desde los carbohidratos. 

pan beneficios-comer carbohidratos son buenos

Entre estos datos que, más allá de ayudarnos, desinforman, se dice que

comer pan engorda, que inflama o que se puede sustituir fácilmente.

Pero lo cierto es que no es tan fácil. Así que te invitamos a seguir leyendo para que te enteres de por qué SÍ deberías comer pan o seguir acompañando tus comidas con él (claro, con inteligencia y moderación), si es que eres de los que aún guarda sus dudas. 

 

¿De dónde surgió la idea de que los carbohidratos –y el pan– engordan?

beneficios del pan-

Primero que nada, muchas personas han adoptado estrictos regímenes alimenticios en los cuales se restringe el consumo de carbohidratos –y con ellos, el pan–, pues en teoría “nos hacen engordar”. ¡Pero esto no es buena idea! Los carbohidratos son nuestra fuente de energía primaria: nuestro cuerpo los necesita para funcionar y, de hecho, nuestra dieta debe tener por lo menos 45% de carbohidratos.

También existe la idea de que, supuestamente, los carbohidratos elevan la producción de insulina, una hormona que se produce en el páncreas y que ayuda a regular el suministro de nutrientes en las células. Pero cuando se produce en exceso, la insulina deja de ser efectiva, y los nutrientes –que se transforman en grasas– comienzan a acumularse en el cuerpo. No obstante, la ciencia ha comprobado en numerosos estudios que el exceso de insulina no es provocado directamente por un alto consumo de carbohidratos, sino que ocurre en cualquier dieta en la cual se incurra en excesos –incluso en las dietas bajas en carbohidratos–.

beneficios comer pan carbohidratos

Por eso lo importante es retomar el diálogo con tu alimentación, y no tanto restringir alimentos o reducir calorías.

Además, hay otra razón para consumir pan…

 

El pan no es puro carbohidrato

beneficios pan salud carbohidratos

Cuando consumes pan estás consumiendo también una alta dosis de fibra, así como vitaminas y minerales que son muy difíciles de obtener por otra vía. Cada rebanada de pan contiene una porción de estos elementos, que no sólo te mantienen sano, sino que pueden propiciar la pérdida de peso gracias a que regulan el azúcar en la sangre y ayudan a sentir saciedad.

Pero si pensaste que sólo estamos hablando de pan integral, tienes algo más que saber: no es el único saludable.

El pan blanco también puede contener granos enteros esenciales, y es una buena fuente de vitaminas y minerales. Además, su proceso de fermentación descompone los nutrientes, de manera tal que se vuelven más asimilables para el organismo. Por si fuera poco, este proceso crea bacterias buenas que restauran la flora intestinal –como en el caso del yogur o los pepinillos–. Por eso los alimentos fermentados son esenciales en las dietas de las personas más longevas, pero pocos saben que el pan entra en esa categoría.

 

¿Y el gluten?

beneficios comer pan salud nutrcion-2

Mucho se ha dicho que el gluten, la proteína del trigo, es un enemigo de nuestro bienestar digestivo. Pero, como han señalado algunos apasionados panaderos, ¿es creíble que tras milenios de consumir pan, de pronto millones de personas se estén volviendo intolerantes al gluten? Muchos apuntan a que no comer gluten se ha vuelto más una moda que una necesidad real y que tiene más que ver, otra vez, con el deseo de perder peso.

Pero para quienes no son parte del 1% de la población mundial intolerante al gluten, no comer esta proteína equivale sólo a un gasto de dinero innecesario –ya que los productos “gluten-free” son muy caros–. Adicionalmente, una dieta así seguida sin supervisión puede provocar desnutrición, no por la falta de gluten, sino porque implica dejar de comer una gran cantidad de alimentos esenciales que forman parte de las recetas con trigo y pan.

 

Pero si no consumes pan porque eres vegano, ¡ahí te va otra buena noticia!

beneficios comer pan carbohidratos-4

Si tu dieta es vegana y tiene como base un imperativo ético que te prohíbe consumir alimentos de origen animal, debes saber que eso no implica que abandones el pan. Quizá ya sabes que existen opciones veganas, o que tú mismo puedes hacer tu propio pan. Pero no tienes que ir tan lejos: muchos panes artesanales, e incluso comerciales, suelen ser veganos (sí, leíste bien), pues hay una gran variedad que no contiene huevo, leche ni ningún otro ingrediente de origen animal.

Comer pan bajo un régimen vegano es aún más necesario, ya que es una gran fuente de energía.

 

Así que, como puedes ver, no comer pan puede ser muy contraproducente para la salud. Además, ya hay mucho de feo en el mundo: ¿para que sumarle la abstención de algo tan delicioso como el pan, que sin duda nos hace más felices?

Si esto te dio hambre, mira algunas recetas que saciarán tu antojo al instante. ¡Y que viva el pan!