Las polillas que beben lágrimas de los pájaros (poesía orgánica para endulzar el día)

Supervivencia o mero complemento nutricional, las polillas que beben las lágrimas de los pájaros resuenan como poema dictado al cielo.

Como los seres humanos somos muy propensos a hacer asociaciones, es normal que liguemos las lágrimas con muchas –y muy diversas– cuestiones. Tristeza, por supuesto; pero también felicidad, nervios, frustración y hasta enojo. Y es que estas son el tipo de emociones que pueden devenir en un inesperado raudal de llanto.

Pero en la naturaleza, algunos insectos sólo asocian las lágrimas con la supervivencia.

polillas-lagrimas-pajaros-aves-animales-beben-lagrimas

En una especie de poética de la supervivencia animal, se ha descubierto que existen insectos que beben las lágrimas de algunos reptiles. Es en la selva amazónica donde se ha podido ver la bella simbiosis protagonizada por mariposas y abejas, las cuales se posan en tortugas y cocodrilos en busca de los minerales presentes en el líquido emanado de los ojos de estos mamíferos.

Pero no sólo los reptiles son presa de las mariposas y las abejas, y no sólo estos insectos se alimentan de lágrimas…

Recientemente se descubrió que las polillas beben las lágrimas de los pájaros mientras éstos duermen.

El descubrimiento fue hecho por el biólogo brasileño Leandro João Carneiro de Lima Moraes. Las imágenes que este biólogo captó tienen algo que oscila entre lo poético y lo inquietante: en la oscuridad de la enigmática selva amazónica, una enorme palomilla marrón se posa sobre un pájaro dormido. Su larga lengua succiona el ojo entreabierto del ave indefensa, que ni siquiera parece al tanto de la operación que el enorme insecto realiza, aprovechando su estado somnoliento.

Aún se sabe poco de este extravagante hábito alimenticio, pero los biólogos se preguntan si habrá alguna especie de retroalimentación entre los insectos y los mamíferos, o si por el contrario, sólo los insectos salen beneficiados de esta extraña interacción. Y más aún, ¿tendrá consecuencias para los ojos de estos reptiles y aves que se les prive de sus lágrimas? Es probable que sí, pues las lágrimas tienen funciones específicas, como lubricar la córnea y distribuir el oxígeno en los ojos.

Y, ¿cuán seguido necesitan las polillas de las lágrimas de los pájaros? ¿Será un hábito de supervivencia, o sólo un complemento nutricional? Aún queda mucho que indagar sobre esta peculiar dieta animal. Como sea, la imagen no deja de ser un recordatorio de que la naturaleza es la madre de toda experiencia estética.



Científicos encuentran cocaína en camarones de río

Los camarones analizados en ríos del Reino Unido contienen trazos de cocaína y pesticidas nocivos para la salud.

La contaminación no solo vicia el aire que respiramos; nuestros residuos también llegan al mar. Cada vez más animales marinos se ven afectados por el plástico, que se encuentra hasta en nuestros propios cuerpos. Pero el daño va más allá. Científicos del Reino Unido han encontrado cocaína en los camarones provenientes de sus ríos. Así es: hay trazos de droga en los mariscos que varios consumimos. 

No se trata de un caso aislado ni un suceso extraño. El estudio publicado en Environment International, que puede consultarse aquí, tomó muestras de 15 sitios en julio 2018, que abarcan 5 zonas del área de Suffolk. A través de un biomonitoreo cauteloso, se determinó que había pesticidas y farmacéuticos en dichos entornos. ¿Qué quiere decir? Que aquellos químicos utilizados por la población terminan en el río e impregnan a sus habitantes acuáticos. 

Este no es un problema reservado al Reino Unido, pues claramente no son los únicos consumidores de farmacéuticos. Los trazos de farmacéuticos que se liberan a través de la orina y que llegan a los ríos por el drenaje son los principales culpables, y un estudio realizado en México quizá arrojaría datos similares. 

Otras drogas descubiertas en los camarones fueron ketamina, un tranquilizante de alta potencia, y tramadol, un opioide utilizado para tratar dolores crónicos. También se hallaron muestras de pesticidas que el Reino Unido ha prohibido por su grado de letalidad, como fenuron. La transparencia de los ríos no oculta ninguna práctica nociva; todo lo que se hace en tierra firme puede encontrarse en ellos. 

¿Significa que comer camarones importados nos afectará? No en primera instancia. De acuerdo al estudio, las concentraciones halladas en los camarones no son suficientes para causar un daño inmediato en quien lo consuma. Pero no por eso debemos respirar tranquilos. Sabemos que el daño acumulativo puede ser real si comemos productos contaminados a largo plazo. 

Este sorprendente hallazgo sirve para recordarnos que nuestros hábitos dejan huella. De alguna forma u otra, lo que desechamos acaba por regresar a nosotros. No estamos separados del lugar que habitamos, hay una conexión que nos une al resto de los seres que viven en el entorno. Por eso el desarrollo de una conciencia sobre lo que compramos, consumimos y tiramos es vital para mantener este delicado equilibrio. 

También en Ecoosfera: 10 acciones contra la contaminación por plástico



Llora y contrata a un chico guapo para secar tus lágrimas

En Japón, como parte de una terapia sanadora, se contrata a hombres atractivos para que limpien tus lágrimas mientras lloras con videos emotivos.

Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza.

Las “Instrucciones para llorar” de Julio Cortázar siguen vigentes, ahora a través del Ikemeso danshi o “guapo llorón”, un nuevo perfil de trabajo en Japón. El guapo llorón se encargará de ir a tu oficina, hacerte llorar y enjuagar amablemente tus lágrimas. Este es el comienzo de una nueva idea creada por Hiroki Terai, un empresario que está empeñado en lograr que los japoneses expresen sus emociones.

contratan hombres guapos llorar limpiar lagrimas 1

 

Llorar es un acto humano

Llorar es parte de lo que nos hace humanos. Aunque algunos animales son capaces de derramar lágrimas, los seres humanos son los únicos que lloran por cuestiones emocionales.

Siempre me han interesado las áreas escondidas de los seres humanos. Quiero que los japoneses lloren.

contratan-hombres-guapos-llorar-limpiar-lagrimas

Con la idea de Terai, las compañías pueden elegir entre una selección de niños guapos llorones. Uno es un dentista que realiza esto como trabajo suplementario, y también hay un gimnasta, un director de funerales y un limpiabotas.

Si lloras en el trabajo (piensas) que tus colegas no van a querer tocarte, hay una imagen muy negativa. Pero sé que después de que lloras y dejas que la gente vea tu vulnerabilidad, puedes relacionarte mejor con otras personas y eso es bueno también para la compañía.

Diversas investigaciones han mostrado que las personas que lloran acompañadas tienen una mejor experiencia. Los individuos que buscan apoyo emocional en ese momento y lo reciben, muestran mejores resultados. Rocket Inc. contrató un servicio en el que las empleadas ven películas tristes con ellos hasta que lloran, y esto sólo por 7,900 yenes ($66 USD).

La idea de esta iniciativa es mostrar tu vulnerabilidad: cuando otros ven que ésta (supuestamente) acerca a la gente, se trabaja mejor como equipo. La mayoría de los videos que presentan se centran en mascotas enfermas o en relaciones de padre e hija, y parecen estar dirigidos a las mujeres.

 

En Japón no se llora

contrata-hombres-guapos-llorar-limpiar-lagrimas

Datos del Estudio internacional sobre el llanto de adultos sugieren que, entre las 37 nacionalidades encuestadas, los japoneses son los menos propensos a llorar.

“Ocultar la ira y la tristeza se considera una virtud en la cultura japonesa”, dijo un psiquiatra japonés al periódico Chunichi Shimbun en el 2013.

En el caso de los adultos, el llanto se asocia con sentimientos de impotencia, pero en la actualidad no está claro si estos sentimientos provocan el llanto o si lo acompañan. El llanto es una forma universal de expresión emocional, pero también existen diferencias culturales en cuanto a la frecuencia del mismo.

Llorar es necesario, pero uno no debería tener que contratar a alguien para enfrentarse a sí mismo, a su propio dolor, emoción o sufrimiento. Es necesario aprender a llorar.

 

¿Cuándo fue la última vez que lloraste?