Como los seres humanos somos muy propensos a hacer asociaciones, es normal que liguemos las lágrimas con muchas –y muy diversas– cuestiones. Tristeza, por supuesto; pero también felicidad, nervios, frustración y hasta enojo. Y es que estas son el tipo de emociones que pueden devenir en un inesperado raudal de llanto.

Pero en la naturaleza, algunos insectos sólo asocian las lágrimas con la supervivencia.

polillas-lagrimas-pajaros-aves-animales-beben-lagrimas

En una especie de poética de la supervivencia animal, se ha descubierto que existen insectos que beben las lágrimas de algunos reptiles. Es en la selva amazónica donde se ha podido ver la bella simbiosis protagonizada por mariposas y abejas, las cuales se posan en tortugas y cocodrilos en busca de los minerales presentes en el líquido emanado de los ojos de estos mamíferos.

Pero no sólo los reptiles son presa de las mariposas y las abejas, y no sólo estos insectos se alimentan de lágrimas…

Recientemente se descubrió que las polillas beben las lágrimas de los pájaros mientras éstos duermen.

El descubrimiento fue hecho por el biólogo brasileño Leandro João Carneiro de Lima Moraes. Las imágenes que este biólogo captó tienen algo que oscila entre lo poético y lo inquietante: en la oscuridad de la enigmática selva amazónica, una enorme palomilla marrón se posa sobre un pájaro dormido. Su larga lengua succiona el ojo entreabierto del ave indefensa, que ni siquiera parece al tanto de la operación que el enorme insecto realiza, aprovechando su estado somnoliento.

Aún se sabe poco de este extravagante hábito alimenticio, pero los biólogos se preguntan si habrá alguna especie de retroalimentación entre los insectos y los mamíferos, o si por el contrario, sólo los insectos salen beneficiados de esta extraña interacción. Y más aún, ¿tendrá consecuencias para los ojos de estos reptiles y aves que se les prive de sus lágrimas? Es probable que sí, pues las lágrimas tienen funciones específicas, como lubricar la córnea y distribuir el oxígeno en los ojos.

Y, ¿cuán seguido necesitan las polillas de las lágrimas de los pájaros? ¿Será un hábito de supervivencia, o sólo un complemento nutricional? Aún queda mucho que indagar sobre esta peculiar dieta animal. Como sea, la imagen no deja de ser un recordatorio de que la naturaleza es la madre de toda experiencia estética.