Joven socialité sugiere que los pobres son pobres por falta de actitud

Alguien debería explicarle a esta niña (y a muchas otras personas) que la pobreza es consecuencia de un modelo que fomenta la desigualdad.

Aunque para muchos parezca inverosímil, lamentablemente hay miles de personas que todavía creen que la pobreza es un problema de actitud o méritos. Lo mencionamos a propósito de las recientes declaraciones de una socialité canadiense, Mimi Bouchard, que figura en un reality show que se transmite en Inglaterra, Chelsea Girl

En declaraciones que detonaron una crítica masiva en la Red, esta joven canadiense de 21 años hizo alarde de su ignorancia y poca sensibilidad social al sugerir que las personas que se encuentran en condiciones de pobreza están ahí, y seguirán estándolo, porque tienen mala actitud, y que ellos son los responsables de su propia condición.

Bouchard expresó esta postura mediante un story en Instagram, donde muestra y aprueba un extracto de un libro de autosuperación financiera, Think and Grow Rich, que advierte:

[Ellos, los pobres] son los responsables de su propio infortunio por sus creencias negativas, que se impregnan en su subconsciente y luego se trasladan al mundo material. 

desigualdad-pobreza-razones

Aunque en un plano new age suene muy estimulante, lo cierto es que una afirmación así alimenta la noción de que la pobreza tiene que ver con la actitud de vida de las personas, sin reconocer que es consecuencia de un modelo que no favorece la movilidad social y que, en cambio, facilita enormemente la obtención de riqueza a partir de capital social y riqueza heredada. 

Por cierto, en México recientemente se publicó el estudio Desigualdades en México 2018, en el cual un grupo de investigadores de El Colegio de México advierte que sólo el 2% de quienes nacen en hogares pobres pueden escalar socialmente. Es decir, y sin contar los casos excepcionales que son anomalías en el sistema, si naces en condiciones de pobreza, no importa cuánto te esfuerces, que actitud tengas o trabajes, estadísticamente existe un 98% de probabilidades de que te quedes así.



La desigualdad medida con tu juguete favorito

Niños alrededor del mundo, de diferentes niveles económicos, revelan sus juguetes favoritos. El contraste y las similitudes son sorprendentes.

Si quieres entender el mundo, mira cómo vive la gente. Bajo esta idea surge el proyecto de la Fundación Gapminder que retrata a familias alrededor del mundo que ganan desde 45 dólares hasta más de 3,000 dólares al mes.

La Fundación visitó cientos de hogares con poderes adquisitivos diferentes, para fotografiar los juguetes favoritos de niños y niñas.

Los juguetes fueron el índice que sirvió para comparar cada lugar, ingreso y familia. La diferencia es sorprendente.

Las fotografías ofrecen una visión íntima de la vida cotidiana y aunque el contraste en los ingresos es considerable, también se comparten algunas similitudes.

 

Mismas necesidades, diferentes oportunidades

Todos necesitan comer y dormir. Según sugiere el proyecto, todos tienen las mismas necesidades, pero las soluciones son diferentes dependiendo del ingreso. Incluso en el mismo país, las personas pueden tener ingresos muy diferentes.

En las noticias, las personas en otras culturas parecen más extrañas de lo que son. Visitamos a 264 familias en 50 países y recolectamos 30,000 fotos.

Otra de las conclusiones que arroja el proyecto es que la vida cotidiana en el mundo no es tan diferente a como se piensa, por ejemplo, desde los medios de comunicación. La vida es más parecida entre sí para las personas con el mismo nivel de ingresos en culturas y continentes distintos.

En una casa de la India que vive con 80 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es una muñeca de plástico rota.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 8

 

En una casa mexicana que vive con 1,093 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es una guitarra eléctrica.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 12
Zoriah Miller, de Dollar Street

 

En una casa colombiana que vive con 145 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es una pelota de plástico.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 5
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa de Costa de Marfil que vive con 61 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es un zapato.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 26
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa estadounidense que vive con 4,650 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es el equipo de béisbol.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 9
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa en la India que vive con 65 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es un bat de cricket hecho en casa.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 21
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa jordana que vive con 583 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es una tableta.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 14
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa de Burundi que vive con 29 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es el maíz seco.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 22
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa keniana que vive con 3,268 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es una tableta.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 10
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa ucraniana que vive con 476 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es un teléfono celular.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 1
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa china que vive con 2,235 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es un modelo de tanque militar.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 11
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa palestina que vive con 112 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es una botella de plástico.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 7
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa colombiana que vive con 123 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es una pelota de futbol.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 6
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa en la India que vive con 29 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es una botella de plástico.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 25
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa ucraniana que vive con 694 dólares mensuales por adulto, el juguete favorito es una figurita de Lego.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 13
Zoriah Miller, de Dollar Street


¿Sabías que mejorar el medio ambiente es combatir la violencia?

Con sede en Miami, este grupo voluntario trabaja con comunidades marginadas del sur de Florida para recuperar sus ecosistemas.

Foto: rbangreenworks.org

Está demostrado que los lugares marginados, aquellos que carecen de servicios básicos, están generalmente asociados a la pobreza, criminalidad y degradación del medio ambiente. Lo anterior convierte a estas zonas en círculos viciosos de exclusión sostenida, y una de las principales herramientas para combatir este fenómeno es el empoderamiento de sus habitantes.

De acuerdo con lo anterior, la organización Urban Green Works, con sede en Miami, atiende mediante programas eco amigables a comunidades marginadas al sur del estado.

Opciones como seguridad alimentaria, que involucra a granjeros locales, jardines y huertos en escuelas y cárceles, recuperación de espacios ecológicamente deteriorados para convertirlos en zonas de esparcimiento, son algunas de las estrategias empleadas en esta iniciativa .
La agrupación intenta promover entre la población con problemas económicos, una visión integral de su entorno, en donde puedan ejercer mecanismos rentables y de sustentabilidad, lo cual resulta en el empoderamiento de la comunidad y la dota de una conciencia medioambiental.

Generalmente, cuando el entorno visual es decadente, tendemos a descuidarlo. El mejoramiento ambiental y visual de los espacios, sobre todo en zonas de bajos recursos, transforma la manera en que las personas se perciben a sí mismas y a sus hogares.

Urban Green Works promueve una visión de beneficio-compromiso, entre la comunidad y su entorno, que regenera el tejido social, y refuerza un sentimiento de pertenencia ante un espacio que hasta entonces parecía condenado.