La relación entre el ser, el alma, la conciencia o el espíritu (como desees llamarle) y el aire, el éter, el cielo o la naturaleza, ha estado presente en las culturas y religiones desde tiempos muy antiguos. El rompecabezas de la existencia ha tomado diferentes ángulos y formas, no obstante, siempre aparece la noción de la conexión entre el ser y el todo, aunque cada cultura los ha nombrado de distintas maneras. El problema fundamental del pneuma yace en la segregación más preocupante derivada de la cultura moderna, la separación entre la naturaleza y el organismo.

naturaleza pneuma

Pneuma, psyché o ruach 

Desde el taoísmo, pasando por el budismo, cristianismo, las antiguas tradiciones brahmánicas y culturas prehispánicas, existe una correlación entre el espíritu y el viento. Ya fuese bajo el nombre de pneuma, psyché, ruach o simplemente espíritu, todos estos conceptos están relacionados con el viento. Y no es casualidad, por ello la respiración forma parte importante de las artes místicas de la meditación. A través de la conexión del alma, la respiración (viento) y la naturaleza, se alcanzan estados asociados con el despertar de la consciencia.

pneuma

Así mismo está presente en el qi de las tradiciones chinas, en el ik de los sabios mayas y el atman del brahmanismo. El tiempo histórico cambia, la cosmovisión pareciera totalmente antípoda, no obstante, la idea sustancial es la misma; conexión entre aire y espíritu; entre naturaleza y organismo. La esencia del ser humano comunicándose y alimentándose a través de la energía misma del cosmos, la fuerza creadora.

Segregación peligrosa

Podría caerse en el grave error de intentar dilucidar el porqué de esta correlación en las distintas cosmovisiones. Así dejaríamos pasar de largo lo más obvio para concentrarnos en los porqués, que de todas formas no tienen salida al laberinto de la razón; la verdadera esencia y enseñanza primordial es la interdependencia del espíritu con su entorno natural.

naturaleza pneuma

Mientras se siga fomentando la segregación peligrosa de apartar la mente del aquí y el ahora, no existirá sanación y despertar de la conciencia. La autenticidad del pneuma se verá quebrantada mientras se siga invisibilizando la interdependencia entre los seres vivos. Interdependencia que se une por el frágil hilo entre el aire y el espíritu.

El problema fundamental de las sociedades modernas es la disociación entre la mente y la naturaleza. La desconexión con el simple hecho de respirar de manera consciente, avecina un ensimismamiento en lo superfluo e impide alzar la vista, en sentido figurado, para entonces conectarse con el todo y alcanzar el verdadero despertar.

Sigue leyendo: El suspiro fisiológico: la respiración más efectiva para calmar la ansiedadLa