Una gran razón por la que esta es la era de la emergencia climática es a causa de la contaminación por plásticos. Exactamente 8 millones de toneladas de distintos tipos de plásticos y materiales terminan en el océano, de los cuales se recicla menos de la quinta parte. Y no se queda ahí, sino que también se ha probado que el plástico, en forma de microplástico, termina en nuestros estómagos o inclusive en el aire que respiramos. 

Es impresionante el alcance que ha tenido nuestra basura desde que la industrialización comenzó a explotar nuestra necesidad de consumo. Y lo peor: contaminar ya es un acto cotidiano del que no nos damos cuenta y, por ende, resulta difícil que nos importe.

Algunos aseguran que el plástico es el peor invento del ser humano por tres razones: necesita de petróleo y carbón para ser fabricado, suele transferir partículas de polímeros a los alimentos —como las bolsitas de té que liberan 3,000 millones de partículas— y no es un producto que se reutilice, lo cual provoca contaminación masiva.

platos-envases-comestibles-biodegradables
Priestman Goode

Sin embargo, no todo son malas noticias. Incluso con todos los problemas que el mundo enfrenta a causa de la contaminación, existen numerosos proyectos admirables que quieren cambiar las cosas. Este es el caso de los envases y platos comestibles, una nueva (y sabrosa) solución que quiere poner fin a los envases de plástico desechables. 

Estos productos 100% biodegradables y sorprendentemente deliciosos son el futuro del consumo sostenible. Los platos comestibles son una dosis de fibra para tu cuerpo, las cucharas un sencillo y saludable snack y los envases biodegradables de agua unos recipientes totalmente amigables con el ecosistema.

La lista de inventos ultraeco cada día crece más, y esperamos que pronto las soluciones de un consumo más responsable y sostenible estén al alcance de muchos. Por ahora, esta nueva vajilla comestible y biodegradable, es la mejor opción para una comida completa.

 

Mira los diferentes envases y platos biodegradables que se comen y deja en el siglo pasado lo desechable: 

 

Sigue leyendo: Cada semana comes el equivalente de plástico a una tarjeta de crédito