Por donde miremos hay plástico. El reciclaje convencional se ha vuelto un sistema obsoleto para la reutilización y clasificación de los desechos plásticos. Cantidades masivas de plásticos permanecen en las costas, mares y calles. Sin embargo, el reciclaje químico parece ser una nueva propuesta de atención a la contaminación plástica, pero ¿funcionará?

reciclaje-quimico-plastico

El Banco Mundial estima que los desechos a nivel mundial pueden elevarse hasta un 70% más para 2050, es decir, en unos 30 años. La tendencia de consumo actual nos guía hacia un mundo ahogado en basura plástica no reutilizable y difícil de eliminar.

Hoy en día el 9% del plástico que se usa es reciclado y el 12% se incinera. Considerando que se producen cerca de 400 millones de toneladas en el mundo, un 79% de plástico queda perdido en algún lugar del planeta. No hace falta dar muchos datos para darnos cuenta de que el plástico es el peor invento del ser humano.

También en Ecoosfera: Plástico fantasma en insospechados productos

 

¿El reciclaje químico salvará al planeta?

Antes de continuar la búsqueda de más procesos para eliminar el plástico que desechamos, sería bueno pensar en que seguimos contribuyendo con la acumulación plástica. Hoy tenemos que eliminar el plástico que se usó hace 50 años y en 30 años tendremos que eliminar más plástico del que imaginamos.

La naturaleza pasiva y los lentos cambios en nuestro consumo y producción de plástico difícilmente podrán combatir la contaminación del planeta. Poco a poco hemos reconocido la importancia de atender el problema del plástico, pero aún no es suficiente.

reciclaje-plastico-quimico

No obstante, el reciclaje químico surge como una alternativa para trabajar con el plástico. No sólo se trata físicamente, sino a nivel molecular. El proceso implica que las moléculas base de los polímeros se descompongan, lo cual otorgaría una nueva posibilidad de utilizar más veces esos materiales.

Lamentablemente, el proceso del reciclaje químico cuenta con algunos obstáculos. El primer paso es encontrar una forma en la que este tipo de reciclaje sea productivo y de bajo costo, pues de esta manera podría llevarse a cabo a gran escala.

El segundo objetivo es que no produzca tantas emisiones de carbono, pues no queremos causar el efecto contrario. Otro punto en contra es que los polímeros podrían ser muy variados para cada plástico y esto dificulta llevar a cabo un proceso masivo lineal.

 

Hagamos este proceso realidad

Teniendo en cuenta los posibles obstáculos, podríamos pensar el reciclaje químico desde un panorama más general. Por ejemplo, comenzar a producir plásticos que sean más sencillos de reciclar para evitar la acumulación de plástico con una sola vida útil.

Asimismo, es posible considerar nuevos procesos energéticos que ayuden a la descomposición del plástico. Es cuestión de encontrar las combinaciones correctas para los distintos tipos de polímeros o materiales y lograr el reciclaje.

plastico-reciclaje-quimico-bolsas

El reciclaje químico anuncia las posibilidades de una nueva era. Para lograr este gran cambio se necesitan de muchos esfuerzos desde diferentes ámbitos. No obstante, las posibilidades están abiertas y podrían funcionar si el ser humano se decide a hacerlo realidad.

 

Sigue leyendo: Y para comer… ¿qué te parece una cucharada de plástico?