Plantas silvestres comestibles que seguro conoces y no has probado

Estas plantas y flores pueden darle un toque nuevo a tus platillos (y salvarte si te pierdes en el bosque o la selva).

La naturaleza es bondadosa. Pero muchas de las cosas que nos regala, ni siquiera las conocemos: por ejemplo, las plantas silvestres comestibles.

Quizá hemos vivido creyendo que no se puede consumir muchas de las plantas que existen, sólo porque no están en la verdulería o en el supermercado. Lo cierto es que no están ahí porque muchas son demasiado delicadas o son poco productivas para cultivar. No obstante, las plantas silvestres comestibles tienen múltiples beneficios y pueden ser deliciosas.

plantas-silvestres-comestibles-no-toxicas-beneficios

Y si eres vegetariano o vegano, mejor aún te vendrá saber qué plantas son comestibles, pues podrás darle un giro interesante y diferente a tus platillos. Las flores, por ejemplo, suelen dar toques de color y fragantes aromas a las ensaladas, mientras que las hojas de ciertas plantas pueden hervirse y utilizarse para variar ingredientes como la espinaca y la acelga.

Por supuesto, se recomienda que tú mismo cultives tus plantas comestibles. Aunque muchas de las que te presentamos aquí las puedes encontrar incluso en la acera, lo más recomendable es que las crezcas en tu jardín o en tu casa, lo que no es tan difícil si te animas, y menos aún si ya tienes un huerto urbano o planeas empezar pronto el tuyo.

Y ten mucho cuidado de las plantas silvestres no comestibles: muchas son tóxicas. Puedes profundizar sobre plantas comestibles y sus beneficios en libros como esta guía, realizada por François Couplan y Eva Styner, botánicos expertos de Francia.

 

Plantas silvestres comestibles (y algunas exquisitas flores)

Tagete / Cempasúchil
América Central

Esta planta se puede comer cruda, pero en la cocina mexicana se usa para tamales, atole, sopas e infusiones. Su sabor es dulce y cítrico.

plantas-silvestres-comestibles-no-toxicas-beneficios

 

Tréboles
África, América, Asia y Europa

Hay unas 250 especies de trébol; entre ellas, existe una que todos conocemos: el trébol común. Además de tener propiedades curativas antiasmáticas y expectorantes, entre otras, el trébol es una planta que se puede consumir cruda, por ejemplo, en ensaladas. Su sabor es parecido al del limón.

plantas-silvestres-comestibles-no-toxicas-beneficios

 

Cuarto de cordero / Pata de gallo / Zurrón de pastor
Europa y Asia 

Esta planta en ocasiones crece hasta en las ciudades, siendo un poco invasiva. Los brotes inmaduros de esta planta pueden ser comidos crudos, o saltearse. También pueden hervirse, adoptando una forma similar a la de las espinacas.

plantas-silvestres-comestibles-no-toxicas-beneficios

 

Malva / Cheeseweed
Europa y Asia 

Tanto las hojas como las vainas de semillas de esta planta son comestibles, ya sea crudas o cocidas. Cuando están más tiernas son más sabrosas, pues al crecer pierden sabor.

plantas-silvestres-comestibles-no-toxicas-beneficios

 

Suculenta portulaca / Verdolaga
Todo el mundo

Quizá la suculenta más común. También se le conoce como verdolaga, y su sabor es algo amargo, parecido al de la pimienta. Proporciona muchas vitaminas, y el propio Ghandi la nombró una de sus comidas favoritas.

plantas-silvestres-comestibles-no-toxicas-beneficios

 

Flor de guaje / Aromo blanco / Barba de león / Yaravisco
América Central

La flor de esta planta (una especie exótica invasora) es usada para hacer salsa. Su vaina se utiliza en la cocina centroamericana, hervida, y se sirve con la propia salsa de la flor.

plantas-silvestres-comestibles-no-toxicas-beneficios

 

Flor de la tuna (o higo de tuna o chumbera, en España)
América

Otra flor comestible, sólo que ésta nace de un cactáceo. Se puede comer cruda o asada.

plantas-silvestres-comestibles-no-toxicas-beneficios

 

Amaranto salvaje / Quelite
América

Las semillas del amaranto son vendidas, como se sabe, como un cereal. Pero sus hojas también son comestibles, y constituyen una parte importante de la dieta en muchos pueblos de México, donde se les cocina como la espinaca para comerlas con tortilla.

plantas-silvestres-comestibles-no-toxicas-beneficios

 

Tusilago / Pie de caballo
Europa, Asia, América

Las hojas y las flores del tusilago pueden mezclarse en una ensalada, añadiendo un toque aromático. Las flores se pueden usar para infusiones.

plantas-silvestres-comestibles-no-toxicas-beneficios

 

Cerraja / Lechuguilla
Todo el mundo

Es de las plantas silvestres más ricas si se comen tiernos sus brotes o jóvenes sus plantas; si se deja crecer, se suele amargar. En algunos lugares es utilizada en ensaladas, y se usa mucho para mezclas de hierbas en Italia.

plantas-silvestres-comestibles-no-toxicas-beneficios

 

* Imágenes: 1) Flickr Marthax; 2 a 11) CC Pixabay y PxHere



Los más inquietantes cortos en línea de la obra de H.P. Lovecraft

El terror se apoderará de ti antes de que te des cuenta.

El miedo a lo desconocido es probablemente el miedo más grande que podemos experimentar. Es la indagación en ese terror el que distingue a la obra de H.P. Lovecraft, cuyos relatos generan un auténtico pavor –quizá porque también nos confrontan con los vericuetos más oscuros de la psique humana.

Curiosamente, Lovecraft sentía cierto desdén hacia el cine; es probable que no viera en el séptimo arte las potencialidades de la literatura. Pero aunque los terroríficos efectos de su narrativa son difíciles de igualar o simular, lo cierto es que algunos han logrado explorar atinadamente el terror lovecraftiano para llevarlo a adaptaciones audiovisuales de gran calidad.

Aquí te presentamos 3 increíbles cortos y un cuento ilustrado, disponibles en línea con subtítulos, que creemos han logrado el cometido de adaptar fielmente la obra de éste inquietante autor.

Harbinger (18+)

Este corto fue elaborado en conjunto por Thunder Studios y Runes; su estilo de thriller psicológico y su perspectiva en primera persona recuerda a los videojuegos de terror más icónicos de los años noventa, y sin duda cumple su cometido: aterrorizar al espectador.

At the Mountains of Madness

Un territorio inexplorado y recóndito como la Antártida es el escenario perfecto para una historia de terror que nos deja helados tras su lectura, como lo es En las montañas de la locura, uno de los más significativos cuentos de H.P. Lovecraft.

Tal narrativa ha sido adaptada en una brillante animación del italiano Michele Botticelli, quien entre otras cosas ha trabajado con el director Tony Kaye.

A Lovecraft Dream

Se trata de otro corto animado de Botticelli. En solo 5 minutos aborda el proceso creativo de Lovecraft, quien es conocido por haberse inspirado en sus sueños –o deberíamos decir, pesadillas–, para escribir sus relatos. El sonido en este corto es magistral: te recomendamos escucharlo con audífonos.

El Viejo Terrible

Un cuento de Lovecraft bellamente ilustrado por el artista Leda, editado en video y narrado por Lynx Tales, y que es sencillamente imperdible. El sonido también es magistral. Un trabajo altamente recomendable.

 



Indígenas toman la iniciativa y se rebelan contra el plástico y la contaminación

Retomando sus tradiciones, estas comunidades nos enseñan formas alternativas de vivir.

A las comunidades indígenas se les ha impuesto una forma de vida: la nuestra. Se trata de una imposición de grandes magnitudes y que abarca muchas dimensiones, desde filosóficas hasta epistémicas, pero que termina impactado moleculares aspectos del día a día.

Uno de ellos es en el de los objetos de uso cotidiano. Desde hace mucho, el plástico ha usurpado el lugar que antes tuvieran otros objetos, utilizados para funciones tan fútiles como envolver las tortillas o tomar agua. Algo sin duda paradójico, pues si algo no existía en la concepción indígena era el mantra moderno de “usar y tirar”.

En la concepción maya, como recoge la poetisa mayense Briceida Cuevas, no hay objetos. Todas las “cosas” tienen vida.

Lo que nosotros llamamos “cosas” son para los indígenas parte de un todo: de la naturaleza. Y son producto de algo vital: el trabajo de mujeres y hombres. Son, en suma, algo vivo desde su génesis, y que se mantiene con vida al estar en continua relación con nosotros y el mundo.

No extraña por ello que comunidades mayas de Guatemala estén poniendo un ejemplo más del buen vivir al rebelarse contra el plástico.

indigenas-plastico-pueblo-guatemala-prohibe

San Pedro la Laguna, municipio al occidente de Guatemala poblado por la etnia Tzutujil, es el primero donde está prohibido el uso de plásticos en el país. Esta legislación comunitaria, llevada adelante por el alcalde Mauricio Méndez, es una excusa para recuperar las practicas ancestrales que el plástico fue dejando tras de si.

Por ejemplo, ahora se usan servilletas con bordados para envolver las tortillas, en lugar de las miles de bolsas plásticas que se utilizaban. De la misma manera, se han sustituido otro tipo de empaques por hojas de plátano.

Esta conciencia indígena contemporánea surge de una cuestión muy concreta: la imposición no logró matar ni a la tradición ni a la cosmovisión.

Los pueblos originarios, como habitantes de la naturaleza, mantienen todavía profundos lazos con ésta, y son más conscientes del daño que el plástico y la contaminación le están provocando –por ejemplo, a sus lagos–. Por eso ahora, como desde hace siglos, los indígenas son los protectores de la biodiversidad.

indigenas-plastico-pueblo-guatemala-prohibe
Lago de Atitlán, San Pedro la Laguna

A San Pedro la Laguna se une Totonicapán, un cantón que recientemente se comprometió a dejar de utilizar plástico y está apoyando la implementación de una Política Ambiental que no se quede sólo en el papel, sino que irradie a las comunidades guatemaltecas y transforme los hábitos de sus habitantes.

Por su parte, el municipio purépecha de Cherán, en México, se convirtió en 2016 en el primer municipio 100% libre de basura, consiguiendo reciclar todos los residuos inorgánicos.

Así, estos pueblos marcan el paso rumbo un mundo libre de plástico pero, además, ponen el ejemplo de que relacionarnos de otra manera con el medio ambiente es posible, no necesariamente innovando, sino volviendo a tradiciones y prácticas ancestrales de infinita sabiduría.

 

*Imágenes: 1) Esteban Biba, edición Ecoosfera; 2) afp; 3) la hora